Es noticia
Menú
Cumbre en Washington DC
  1. Mercados
  2. Secretos del Private Equity
Ignacio Sarría

Secretos del Private Equity

Por

Cumbre en Washington DC

A lo largo de la tarde del pasado domingo, representantes de los principales inversores institucionales de más de cincuenta países aterrizaban en el aeropuerto internacional de

A lo largo de la tarde del pasado domingo, representantes de los principales inversores institucionales de más de cincuenta países aterrizaban en el aeropuerto internacional de Washington DC. Como todos los años a principios de septiembre, la conferencia de inversores de Carlyle, el mayor gestor de Private Equity del mundo por volumen de activos bajo gestión, es el pistoletazo del nuevo “curso” del Private Equity, que promete muchas emociones.

Durante dos intensos días, en un céntrico hotel a diez minutos escasos de la Casa Blanca, nos reunimos cerca de mil ejecutivos de los principales fondos de pensiones, compañías de seguros y demás inversores internacionales de Private Equity. Como no podía ser de otra manera, los mensajes y el tono de la conferencia estuvieron dominados por la cautela y la incertidumbre que domina los mercados financieros.

Mucho pesimismo se respira al otro lado del Atlántico, donde se empieza a descontar la inevitable recesión, y parece que hasta el segundo semestre del 2010 no se espera un cambio de tendencia. A pesar de todo, no son malas noticias para los gestores de Private Equity, ya que la historia reciente demuestra que son precisamente los periodos de recesión económica donde el Private Equity ha obtenido las mejores rentabilidades de su historia.

A pesar de que fue muy escasa la presencia de inversores españoles en la conferencia, la perspectiva macro de España no pasó desapercibida y fue destacada junto a Inglaterra, Irlanda y EEUU como economías claramente vulnerables a lo largo de los próximos dos años. Como es costumbre en la reunión anual de Carlyle, participaron ponentes de primerísimo nivel tanto en el mundo de las finanzas como de la política.

Muchos consideran a Carlyle el gestor de Private Equity más influyente del mundo, y no es casualidad que sus cuarteles generales, desde donde se coordinan cerca de mil empleados que gestionan con éxito 90.000 millones de dólares en mas de sesenta fondos a través de 33 oficinas, estén situados muy cerca de la poderosa “Oval Office”. Jaime Dimon, presidente y CEO de JP Morgan, y considerado como el banquero mas cotizado de Wall Street, compartió en una brillante y animada ponencia su visión de la crisis, y denunció la pasividad de la Administración americana durante las últimas tres décadas para prevenir la crisis energética que, según él, ha precipitado el caos actual en los mercados financieros.

Según Dimon “estamos otra vez en 1973”. Como era de esperar en año electoral, los principales “opinión makers” de la CNN, ABC y CBS participaron en interesantes paneles sobre la ajustada “carrera” hacia la Casa Blanca, contando entre otros con cinco jefes de gabinete de la Casa Blanca desde JFK hasta Bush Jr. Una vez más, la carrera se decidirá en tres o cuatro estados clave y la irrupción de la desconocida gobernadora de Alaska en el ticket de McCain ha equilibrado la balanza y eclipsado la estrella de Obama.

Por si no faltara emoción a la cita anual de Washington, en 48 horas la Reserva Federal hizo pública la intervención de Freddie y Fannie, y Wall Street anticipaba el colapso de las acciones de Lehman Brothers. Muchas emociones en muy poco tiempo que reflejan la incertidumbre que reina en los mercados, y que sin lugar a dudas va a representar una de las épocas doradas para invertir en Private Equity. Como decía Bill Conway, co-fundador de Carlyle, y uno de los ejecutivos mas respetados en el sector, “probablemente estemos viviendo el periodo más propicio para hacer buenas inversiones, pero sin lugar a dudas es el momento de ser más prudentes que nunca en nuestros juicios y análisis”.

(*) Ignacio Sarría, Socio-Director General de Arcano Capital

A lo largo de la tarde del pasado domingo, representantes de los principales inversores institucionales de más de cincuenta países aterrizaban en el aeropuerto internacional de Washington DC. Como todos los años a principios de septiembre, la conferencia de inversores de Carlyle, el mayor gestor de Private Equity del mundo por volumen de activos bajo gestión, es el pistoletazo del nuevo “curso” del Private Equity, que promete muchas emociones.

Economía sumergida