Es noticia
Menú
¿Por qué KKR no tuvo éxito en RJR Nabisco?
  1. Mercados
  2. Secretos del Private Equity
Ignacio Sarría

Secretos del Private Equity

Por

¿Por qué KKR no tuvo éxito en RJR Nabisco?

Hace exactamente dos décadas que tuvo lugar la toma de control de RJR Nabisco por el fondo de Private Equity KKR por más de 31.000 millones

Hace exactamente dos décadas que tuvo lugar la toma de control de RJR Nabisco por el fondo de Private Equity KKR por más de 31.000 millones de dólares incluyendo deuda. La operación fue la mayor adquisición de una compañía realizada hasta la fecha a través de una complicada guerra de OPAs hostiles que marcó una época en Wall Street descrita con máximo detalle en el bestseller “Barbarians at the Gate”.

 

Tuvieron que transcurrir diecisiete primaveras hasta que los fondos de Private Equity se decidieran a principios de 2006 a superar el record establecido por KKR, y desde entonces nueve de las diez mayores adquisiciones de compañías por fondos de Private Equity fueron materializadas hasta mediados de 2007, precisamente cuando el desplome de las hipotecas “subprime” empezó a contaminar los mercados de crédito.

Tendremos que esperar unos años más para saber si los gestores de Private Equity tomaron buena nota de las dificultades de la inversión de KKR en RJR Nabisco y si son capaces de obtener rentabilidades tan atractivas en las “mega” operaciones como en las exitosas inversiones en compañías de tamaño medio.

Por si acaso, aprovecho el aniversario de tan singular operación para recordar algunas de las lecciones que aprendimos cuando los “bárbaros se asomaron a la puerta” hace exactamente veinte años con la toma de control de RJR Nabisco:

1.       Obtener rentabilidades atractivas a través de la toma de control de compañías de gran tamaño como fue el caso del fabricante de las cajetillas de Winston y Camel y las famosas galletas Oreo, no es sencillo. La rentabilidad de KKR en la operación fue un decepcionante 1%, muy por debajo de la excelente trayectoria de este experto inversor que supera el 20% durante las últimas tres décadas.

2.       La capacidad de gestionar con éxito grandes compañías no es la misma que en empresas de tamaño medio. A lo largo de los seis años que mantuvo el control KKR tuvo que hacer frente a dificultades como las millonarias multas contra las compañías de tabaco americanas y una agresiva guerra de precios del tabaco que pusieron en peligro la viabilidad de RJR Nabisco.

3.       El excesivo apalancamiento de la operación, que superó los 25.000 millones de dólares, incentivado por la proliferación de los bonos de alto rendimiento que tuvo lugar a finales de los ochenta obligó a KKR a reestructurar la financiación posteriormente inyectando un volumen adicional de fondos propios para capitalizar el balance.

4.       La realización de una inversión tan significativa en importe como fue RJR Nabisco no fue sencilla y afortunadamente la habilidad de KKR en firmar un canje de acciones con Borden, un gran conglomerado de productos de consumo y alimentación, le permitió recuperar el dinero invertido.

5.       El tamaño de la inversión inicial y la posterior ampliación de capital de urgencia hizo que más de la mitad del fondo que KKR gestionaba a finales de los ochenta estuviera invertido en acciones de RJR Nabisco. A pesar de ello, el fondo KKR 1987 obtuvo una rentabilidad en torno al 10% pero muy por debajo del 26% que ha obtenido de media en todos los fondos gestionados hasta la fecha.

Hace exactamente dos décadas que tuvo lugar la toma de control de RJR Nabisco por el fondo de Private Equity KKR por más de 31.000 millones de dólares incluyendo deuda. La operación fue la mayor adquisición de una compañía realizada hasta la fecha a través de una complicada guerra de OPAs hostiles que marcó una época en Wall Street descrita con máximo detalle en el bestseller “Barbarians at the Gate”.