¿Seguirá Sarkozy los pasos de Felipe González?
  1. Mercados
  2. Secretos del Private Equity
Ignacio Sarría

Secretos del Private Equity

Por

¿Seguirá Sarkozy los pasos de Felipe González?

Algo tiene que tener el sector del private equity para que personajes tan ilustres como los ex presidentes de Francia y España, Nicolas Sarkozy y Felipe

Algo tiene que tener el sector del private equity para que personajes tan ilustres como los ex presidentes de Francia y España, Nicolas Sarkozy y Felipe González, se interesen por este “micro mundo” de la gestión de fondos para invertir en compañías no cotizadas.

Hace unos días, se filtraba la noticia sobre las conversaciones que está manteniendo Nicolas Sarkozy con varios inversores institucionales para captar un fondo de private equity. Según fuentes cercanas al ex presidente galo, fondos soberanos de Oriente Medio, como el de Qatar, están dispuestos a invertir hasta un total de 500 millones de euros para levantar el primer fondo gestionado por Sarkozy desde París.

Es probable pensar que el ex presidente esté influenciado por su hermanastro Oliver, que es socio de Carlyle, la gestora americana donde gestiona desde hace unos años un fondo de private equity especializado en invertir en instituciones financieras.

Otro ilustre dentro de los políticos europeos, Felipe González, también dedicó tiempo a levantar un fondo de 120 millones de euros para invertir en empresas. El proyecto finalmente no llegó a materializarse por aparente falta de interés entre los inversores institucionales.

Al otro lado del Atlántico, también hay ejemplos de veteranos políticos como Al Gore, que rozó la presidencia de Estados Unidos en las disputadas elecciones del año 2000, y que cuatro años después fundó Generation Investment Management, una gestora especializada en invertir en empresas que son referencia en lo que se refiere a crecimiento sostenible.

Asimismo Carlyle -cuyos cuarteles generales en Washington no están muy lejos de la Casa Blanca- durante muchos años incluyó entre su plantilla de asesores a políticos tan conocidos como el ex primer ministro británico John Major o el mismísimo George Bush padre.

A pesar de lo que se puede pensar, captar y gestionar con éxito un fondo de private equity no es nada fácil, y son muy pocos los que pueden hacerlo. Este tipo de fondos son inversiones a largo plazo, de diez años más o menos, y requieren un equipo con amplia experiencia.

Nadie duda que contar con una buena agenda de contactos ayuda para acceder a buenas oportunidades, pero el análisis y las decisiones de inversión requieren experiencia y, sobre todo, instinto para saber decir que no en el momento adecuado.

En un momento de incertidumbre como el que vivimos, los inversores se refugian cada vez más en los gestores con más experiencia y dudo mucho que un primer ministro, por muy brillante que haya sido su carrera política, pueda ser a la vez un excelente inversor.

Hace unos meses Mitt Romney, fundador de Bain Capital en 1984 y que hoy en día es una de las gestoras con más éxito de private equity, perdió las elecciones a la Casa Blanca. La mayoría de los americanos decidieron seguir respaldando a Obama antes que apostar por un candidato con una impecable hoja de servicios en el mundo de la inversión en private equity.

Una historia similar habría que aplicar a los ilustres políticos que creen que sus contactos y experiencia les garantizan ser buenos gestores de fondos.