Salidas a bolsa, ¿se abre o se cierra la venta de liquidez?
  1. Mercados
  2. Secretos del Private Equity
Ignacio Sarría

Secretos del Private Equity

Por

Salidas a bolsa, ¿se abre o se cierra la venta de liquidez?

El año no podía haber empezado mejor para los fondos de private equity en lo que se refiere a obtener liquidez vía colocación de acciones en

El año no podía haber empezado mejor para los fondos de private equity en lo que se refiere a obtener liquidez vía colocación de acciones en los mercados cotizados. Durante los primeros cinco meses del ejercicio, en Estados Unidos se han captado más de 35.000 millones de dólares en salidas a bolsa y colocaciones de nuevas acciones de empresas cotizadas.

Después de más de cuatro largos años de sequía en los mercados de renta variable, los inversores institucionales han vuelto a retomar la confianza y a suscribir órdenes de compra de acciones de compañías cotizadas en el mercado.

Los fondos de private equity -especialmente en Estados Unidos- han sido algunos de los grandes beneficiados de la fuerte actividad en las operaciones de salidas a bolsa. Un tercio del capital captado en los mercados de renta variable en lo que llevamos de ejercicio ha estado protagonizado por compañías controladas por estos fondos, que aprovechan la ventana de oportunidad para obtener liquidez de sus empresas en cartera.  

Los grandes gestores de private equity no han desaprovechado la situación y han obtenido importantes plusvalías colocando acciones de compañías como SeaWorld, propietario de parques acuáticos en Estados Unidos; Intelsat, operador de satélites; HCA, gestor de hospitales en Estados Unidos; o Ziggo, operador de cable en Holanda.

En los primeros cinco meses de 2013, los fondos de private equity han captado 10.000 millones de dólares a través de salidas a bolsa y colocaciones de acciones de compañías cotizadas en Estados Unidos, lo que supone un aumento significativo si tenemos en cuenta que el año anterior el volumen de todo el ejercicio ascendió a 13.000 millones.

La actividad no se ha limitado exclusivamente al mercado americano: en Europa se han vuelto a llevar a cabo con éxito colocaciones de compañías de gran tamaño en el mercado con elevados niveles de apalancamiento, algo que no ocurría desde la irrupción de la crisis financiera.

Sin embargo, a lo largo de las últimas dos semanas y coincidiendo con los mensajes de advertencia lanzados por la Reserva Federal respecto a la revisión de las políticas de estímulo monetarias, por primera vez en lo que llevamos de ejercicio, la demanda de los inversores a suscribir nuevas acciones ha empezado a deteriorarse.

La semana pasada se llevaron a cabo cinco colocaciones en el mercado americano y a pesar de que todas ellas se suscribieron por debajo del rango inicial de precios, las acciones cotizan por debajo del precio de colocación. Es prematuro anticipar si la tendencia del mercado ha cambiado o si es un tema coyuntural, pero hay que remontarse a más de una década para ver una situación similar donde el after performance de todas las colocaciones esté por debajo de su precio de salida.  

Las ventanas de oportunidad para acudir a los mercados de renta variable para colocar acciones nuevas no son fáciles de anticipar. Hay muchas compañías tanto en Estados Unidos como en Europa en proceso de colocación, que esperan obtener el respaldo de los inversores institucionales. A lo largo de las próximas semanas sabremos si la ventana de oportunidad en los mercados de renta variable sigue abierta. Algunos reconocidos gestores de grandes fondos de private equity anunciaron que en 2013 se batirían todos los récords de años anteriores respecto a colocaciones en bolsa. Una vez más, el tiempo dará y quitará razones.