¿'Quantitative' qué?

Recuerdo que cuando trabajaba de broker nos reuníamos a primera hora de la mañana con los analistas para ver las noticias del día y tratar de

Recuerdo que cuando trabajaba de broker nos reuníamos a primera hora de la mañana con los analistas para ver las noticias del día y tratar de predecir el impacto de las mismas sobre el mercado. No sé si sigue siendo así, pero en aquella época los brokers sabíamos mucho de órdenes de compra o venta y poco de macroeconomía o análisis de empresas, así que los analistas nos ilustraban para que pudiéramos transmitir buena información a los clientes.

Un compañero analista y yo solíamos reírnos con uno de los brokers, que quería afinar tanto la conclusión que siempre acababa preguntando si era malo o bueno para el mercado o el valor en cuestión. Y digo que nos reíamos no porque pidiera concreción, lo cual no puede ser más acertado (en los mercados los mediocres se caracterizan por no “mojarse”), sino porque lo llevaba a tales extremos que si decían que Saddam Hussein había invadido Kuwait, el inmediatamente preguntaba: ¿pero eso es bueno o es malo para el mercado?

Si nuestro colega estuviera hoy participando en este “post” seguro que preguntaría: “…pero el ‘Quantitative Easing’ ese, ¿es bueno o es malo para el mercado?”, a lo que responderíamos: bueno para unos, malo para otros.

A última hora del miércoles salía la fumata blanca: la Fed comprará en el mercado hasta 600.000 millones de dólares en bonos -preferiblemente bonos a largo plazo-, ampliables hasta casi 800.000 por la reinversión de los intereses que genera su ya abultada cartera de deuda, con la intención de inyectar liquidez de forma masiva al mercado y a la economía y tratar así de evitar que EEUU se escore peligrosamente hacia el “modelo” japonés de bajo crecimiento y deflación.

Pero, insistiría mi colega, ¿eso es bueno o malo? Y yo le respondería: es bueno para el mercado de renta variable, y como a mí me gusta trabajar con fondos de inversión, pues permiten invertir de forma sencilla en cualquier activo, país o sector, diría que es bueno para los fondos de renta variable en general. ¿Y para los fondos que invierten en renta variable española?, insistiría mi colega. Pues menos que para los que invierten en otros países. España es, probablemente, el país del mundo con mayor riesgo de “japonetización”, pero aún así es positivo. Y él volvería a la carga: “vale, es positivo para los fondos de renta variable, ¿pero lo es a corto o a largo plazo? Y yo citaría a Keynes (siempre queda muy bien citar a Keynes): “a largo plazo, todos muertos”. De momento me interesan los próximos meses, luego ya veremos.

¿Y por qué es bueno para los fondos de renta variable? Pues por varias razones. La primera es que es una cantidad enorme de dinero, y una parte de ese dinero es lógico que acabe en la renta variable, sobre todo con la baja rentabilidad por cupón que ofrece ahora la renta fija. Es más, no tiene mucha lógica que el que vende el bono compre otro bono igual. En todo caso venderá un bono del estado y comprará un bono corporativo o una acción, o se gastará el dinero en consumir, que, por cierto, es lo que más le gustaría a la Fed (y no digamos al Sr. Obama), y eso tampoco es malo para las bolsas.

La segunda razón es puramente técnica. Fíjense un momento en el gráfico siguiente:

MSCI World Index

  
Es un gráfico del índice que representa no ya las principales compañías norteamericanas, sino las principales compañías del mundo. Fíjense que desde que se empieza a hablar de ‘Quantitative Easing’ empieza a subir casi sin interrupción, y que luego, coincidiendo con el anuncio del mismo, rompe la resistencia que llevaba meses sin poder superar. Es una señal técnica importante que no debemos dejar de considerar, sobre todo después de un período tan largo de tendencia indefinida (banda de fluctuación).

Me adelanto a quienes dirán que el QE podría no funcionar en la economía real -cierto, pero yo escribo para gente que invierte o le interesan los mercados- o que a largo plazo podría generar inflación, lo cual también es posible pero, insisto: estamos hablando de las bolsas y del corto/medio plazo, que no es poco. Al menos para los inversores.

Por lo demás también creo que el QE será bueno para los fondos que invierten en oro, pero malo para los que invierten en dólar, así que las inversiones en EEUU deberán hacerse utilizando fondos que incorporen cobertura de divisa. En cualquier caso no me voy a extender en hablar sobre el oro o el dólar porque ya lo hice en un post anterior. Aún así mi antiguo colega broker seguiría preguntando, al acabar la reunión: “¿y para los fondos de renta fija, es bueno o malo?”. Y yo le contestaría: te lo cuento en el próximo “post”, porque aquí no cabe más.

Víctor Alvargónzalez, consejero delegado de  PROFIM, asesores patrimoniales, EAFI

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios