La bolsa europea es una bomba de relojería… alcista
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

La bolsa europea es una bomba de relojería… alcista

El mercado alcista perfecto necesita de una perfecta alineación de las estrellas. Y eso es exactamente lo que creo que está ocurriendo ahora en la eurozona

placeholder Foto: El fundador de Amazon, Jeff Bezos. (EFE)
El fundador de Amazon, Jeff Bezos. (EFE)

Dice Jeff Bezos, fundador de Amazon, que son tantas las cosas que pueden salir mal, que para que una “start up” tenga éxito se tienen que alinear las estrellas.

En las bolsas sucede algo parecido. El mercado alcista perfecto necesita de una perfecta alineación de las estrellas. Y eso es exactamente lo que creo que está ocurriendo ahora en la eurozona. Como será la cosa qué hasta Grecia cumple con sus acreedores. Pero vayamos por partes.

Al inicio del año les dije que la bolsa norteamericana se movería al ritmo que marcarán los éxitos o fracasos de Donald Trump a la hora de implementar su pprograma económico. Y, en Europa, el interruptor que encendería o apagaría las bolsas seria el del ascenso o descenso de los populismos. Malos resultados de los populistas, interruptor alcista en las bolsas. Y viceversa. Y así ha sido. A Trump se le ha puesto el congreso de cara y a la bolsa norteamericana le cuesta más subir. En Europa se apagó el interruptor populista en Holanda y en Francia y las bolsas se animan.

Pero según avanza el año vemos que además de las estrellas políticas, también se ponen en línea las económicas. Se llaman crecimiento, empleo, confianza del consumidor, etc.. No sé qué parte se debe al BCE y cual es resultado del sacrificio y el esfuerzo de trabajadores/asalariados y trabajadores/empresarios de la euro zona (para mi más los segundos que el BCE), pero lo importante es que hace meses que no sale un dato macroeconómico que no sea mejor que el anterior. No me puedo imaginar como sería si, además del Banco Central y los ciudadanos, hubiéramos contado con liderazgo e ideas por parte de los políticos (subir los impuestos hasta la extenuación no es especialmente innovador ni una forma de liderazgo).

Desde los indicadores de actividad manufacturera y de servicios, pasando por los beneficios empresariales y los datos de empleoo, todos se han puesto en línea para mostrarnos lo que ya puede calificarse como una recuperación, recuperación que incluso podría sorprender a los más escépticos. Y lo mejor es que se retroalimentará, no sólo por la puesta en marcha del circulo virtuoso crecimiento-empleo-aumento de la demanda-empleo, sino porque, a más empleo, menos populismo. Bolsas “on”, populismos “off”.

La derrota de los populismos sería lo que abre el tapón y desencadena el potencial de la eurozona

Para hacernos una mejor idea de lo que está ocurriendo, imaginemos una botella con una bebida gaseosa en su interior. La bebida sería el potencial económico de la eurozona y el tapón la situación política. Imaginemos ahora que llega alguien y empieza a agitar la botella: esos serían los ciudadanos con su esfuerzo y el BCE con su estímulo. La derrota de los populismos sería lo que abre el tapón y desencadena el potencial económico de la eurozona.

Ahora solo queda una estrella en fuera de juego: las elecciones italianas. Sinceramente, no los veo tirándose a la piscina que supone salir del euro y cargarse de paso la eurozona. El “mosqueo” de Italia con el euro tiene más de búsqueda de un culpable exterior, eso que tan bien se les da a los políticos, que de una voluntad seria y firme de abandonar la divisa europea por parte del pueblo italiano. En otras palabras: es más fácil echarle la culpa de todo al euro que hacer autocrítica o reformas, y por eso todos los partidos italianos hablan de irse – excepto el que gobierna, claro – pero para mi que a la hora de la verdad lo más probable es que la cosa se quede en muchas palabras pero poco referéndum. “Brexit” rima, "Frexit" también, pero “Italexit” suena muy forzado.

Últimamente veo muchas carteras de inversores y me sorprende hasta qué punto han ganado poco, es decir, que no han aprovechado el mercado alcista de los últimos años. No sé si ha sido por la explosión de “Pedros” que ha habido en los medios de comunicación y las redes sociales (ver “De profesión Pedro, el del lobo”) o porque los gestores de patrimonio que han vivido la crisis han salido muy escaldados, pero, sea por lo que sea, es mucha la gente que veo que se ha perdido uno de los mercados alcistas más potentes de los últimos tiempos. Y esto tiene un corolario positivo: el hecho de que tanta gente se haya perdido el rally también significa que queda mucho dinero por entrar. Y no es la anécdota de lo que pase por mi mesa; es el dato objetivo de que sigue habiendo muchísimo dinero en depósitos, fondos de renta fija, fondos muy conservadores, etc. Y el dinero es la gasolina que mueve las bolsas.

Alivio político, datos macro, beneficios empresariales y mucho dinero al 0% o perdiendo, esas son las estrellas que van a marcar la dirección a corto y medio plazo de las bolsas europeas. Se cruzarán con meteoritos, claro, como el futuro proceso de “tapering” del BCE, pero si, como dice el señor Bezos, los resultados dependen de la alineación de las estrellas, ahora mismo su sociedad patrimonial estará comprando renta variable de la eurozona.

Bolsas Eurozona Banco Central Europeo (BCE) Noticias de Italia Noticias de Francia Grecia Amazon Holanda Impuestos Macroeconomía Elecciones Italia Economía