Estar en el sitio justo en el momento adecuado

Estamos a tiempo de considerar algunas cuestiones que son fundamentales a la hora de rentabilizar la inversión en fondos de renta variable

Foto: Corredores de bolsa trabajan en Wall Street. (EFE)
Corredores de bolsa trabajan en Wall Street. (EFE)

Las estadísticas de los últimos 12 meses muestran cómo, de nuevo, más del 80% de los gestores de fondos de inversión son incapaces de batir a sus índices de referencia. Mientras tanto, la selección de activos, sectores, países y estilos de gestión sigue marcando una gran diferencia en los resultados de las carteras de fondos.

Fíjense, por ejemplo, en la rentabilidad de las pequeñas compañías norteamericanas del Russell 2000 y las compañías tecnológicas que cotizan en el Nasdaq: mientras el primero pierde este año un 5%, el segundo gana un 15%. Y el Dow Jones, paradigma de la gran capitalización, obtiene ya un 9% en lo que va de año.

¿Y qué me dicen de la gestión 'de moda', de los fondos de valor? En los últimos 12 meses son muy pocos los que consiguen superar a sus referencias. De hecho, en muchos casos —no todos— habría sido más rentable invertir en algo tan sencillo y barato como un fondo indiciado al archiconocido Dow Jones (+23%).

Afortunadamente, todavía estamos a mitad del ejercicio. Estamos a tiempo de considerar algunas cuestiones que son fundamentales a la hora de rentabilizar la inversión en fondos de renta variable. Y de evitar ideas que, por mucho que se repitan, seguirán siendo falsas.

Es más importante encontrar el activo que marcará la diferencia que devanarse los sesos buscando el gestor que batirá al índice de referencia

Al inicio les he puesto un par de ejemplos. Necesitaría por lo menos tres artículos como este para que me cupieran todos los que demuestran que lo más importante es estar en el sitio justo en el momento adecuado. Lo que técnicamente se conoce como distribución de activos. Este concepto incluye también, y es muy importante, la selección de países. No puedo evitar la tentación de poner otro ejemplo llamativo: hasta 15 puntos de diferencia encontramos en lo que va de año entre invertir en China o hacerlo en India, su competidor en las preferencias de quienes invierten en grandes países emergentes.

No digo que yo, personalmente, esté siempre en el sitio justo en el momento adecuado. Por supuesto que no. Digo que es más importante encontrar el activo, sector o país que marcará la diferencia que devanarse los sesos buscando el gestor que batirá al índice de referencia. El gestor, si lo consigue, cosa harto difícil visto lo visto, lo hará por un 2% o 3% de diferencia, en el mejor de los casos, mientras que las diferencias positivas por una correcta selección de activos y países son mayores. No son fáciles, cierto, pero al menos no son como buscar una aguja en un pajar.

Cuestión de estilo

Por motivos obvios —y legítimos—, las gestoras y sus gestores transmiten que lo importante son ellos. De hecho, hubo un tiempo en que la elección del gestor sí que era importante. No tanto como la distribución de activos, pero en aquella época muchos gestores aportaban valor. Y también la entidad gestora. Yo les habría dicho entonces que las gestoras eran como los restaurantes: cada una tiene su especialidad. Conocer esas especialidades y a los buenos 'cocineros' aportaba lo que técnicamente se conoce como 'alfa', es decir, una rentabilidad adicional sobre lo que hiciera el índice de referencia. No es el momento de entrar en por qué se ha deteriorado tanto la gestión de fondos, pero sí en la importancia de los estilos de gestión, porque la correcta elección de los mismos aporta mucho valor y lo quita en caso contrario. Y encima hablamos de elegir entre negro o blanco, no de acertar entre cientos, miles de gestores de los que, además, sabemos que el 80% no aportará 'alfa'.

Hay épocas para el estilo 'de valor' —'value'—, épocas para el estilo de crecimiento ('growth') y épocas para un estilo de gestión mixto ('blend'). Lo importante, además de acertar en la elección, es entender que se trata de un movimiento cíclico. En otras palabras: a más tiempo lleva funcionando un estilo —normalmente varios años—, más probabilidades tiene de ser el menos interesante para el siguiente periodo. Todo es cíclico en la economía y en los mercados, así que no es de extrañar que a un periodo determinado le vaya mejor un estilo de gestión y a otro totalmente diferente le vaya mejor a un estilo de gestión diferente.

El tamaño sí que importa

Ya lo han visto al inicio del artículo. En Estados Unidos las grandes compañías lo han hecho mucho mejor que las pequeñas. Pero no siempre será así. Ni lo es ahora mismo en todas las zonas geográficas.

No se trata de realizar una elección esotérica o compleja, de esas que tanto gustan a esos analistas con más tendencia hacia la química o las matemáticas que hacia las simples leyes de los mercados. Sencillamente hay entornos que le van mejor a, por ejemplo, Amazon, que a una pequeña empresa cuyo negocio “abarca y devora” Amazon, que diría Groucho Marx.

Pueden imaginar la diferencia de rentabilidad entre la obtenida por el asesor que recomendó comprar al depredador y el que, fijándose solo en el balance y no en el futuro, recomendó comprar un fondo compuesto por sus víctimas. En cambio, en Europa, la cosa cambia: en los últimos 12 meses, el Eurostoxx Small (pequeñas compañías) gana un 21%, frente a un 15% del Eurostoxx 50 (los 'blue chips' europeos). Cosas de la salida de la crisis, que EEUU abandonó hace tiempo. Ya lo ven: distinto ciclo, distinto ganador.

Estar o no estar en determinados países, activos, sectores o estilos de gestión es lo que marca la diferencia. Ojalá vuelva el 'alfa' de los gestores. Los asesores estaremos encantados de tener el mayor numero posible de motores de rentabilidad. Como es lógico. Y no les quiero decir los asesores y analistas 'dizque' independientes pero que cobran comisión de los fondos. Al menos así podrán justificar la retrocesión ante sus clientes. Me temo que llevará tiempo, pues requiere un cambio muy profundo en la industria. Mientras tanto, ya lo sabe: el valor está en el posicionamiento estratégico. No le quepa la menor duda.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios