Invirtiendo en los sectores del futuro

Si todo el mundo habla de las FAANG, el margen de alza disminuye y es hora de buscar complementos, ideas y sectores con futuro a los que se pueda acceder vía fondos y ETFs

Foto: Robot inteligencia artificial. (iStock)
Robot inteligencia artificial. (iStock)

Estarán ustedes hartos de oírme hablar de que estamos inmersos en una revolución industrial tan o más importante que las anteriores. Pero que duda cabe que quien haya puesto su dinero a trabajar bajo esta premisa habrá obtenido muy buenos resultados. Comparen, sino, la evolución del Nasdaq - el índice tecnológico de la bolsa norteamericana - con la de otros índices mundiales.

Y no les quiero decir si se han centrado en un ETF de los que invierten en una cesta de valores líderes de la revolución, las FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google) No ha sido necesario complicarse la vida tratando de detectar quien sería el próximo caballo blanco. Era un índice. O un ETF.

Pero a partir de ahora es posible que haya que empezar a afinar un poco más la puntería. Cuando todo el mundo habla ya de las FAANG, el margen de recorrido alcista disminuye y es hora de buscar complementos, ideas y sectores con futuro a los que se pueda acceder vía fondos y ETFs. Y no lo digo porque yo trabaje con este tipo de vehículos, sino porque creo que, en este caso al menos, la inversión directa en empresas es muy arriesgada y la diversificación muy importante.

Ocurre como con el capital riesgo: para dar con un ganador hay que invertir en varias empresas que hagan algo parecido, porque no todas serán ganadoras. Vean, por ejemplo, lo que ocurrió con Google y otros buscadores. Y ese grupo de empresas con un negocio similar es la definición exacta de un ETF: una cesta de valores con un “tema” común, “empaquetada” como un fondo de inversión y que cotiza en bolsa como un solo valor.

Así que, dado que recientemente decidí realizar parcialmente beneficios en el Nasdaq (ver mi Informe de noviembre), además de poner dinero a trabajar en la recuperación económica europea - inversión que espero no estropee el consenso, pues esta vez desgraciadamente coincidimos - he seleccionado varios sectores o actividades en los que veo un gran futuro y que me gustaría comentar con ustedes.

Uno de los cambios más importantes que vamos a vivir es la llegada de la tecnología “blockchain”. Podríamos decir que revolucionará internet y, muy especialmente, las transacciones. Y no solo la propia transacción económica, sino todo proceso de compraventa. Es más, me creo lo que dicen de que llegará a dividir la red en dos: una internet con garantías - de seguridad, autenticidad, calidad, etc. - y otra bastante más salvaje.

En la internet con sello de calidad y autenticidad “blockchain” será mucho más difícil “colar” noticias o informaciones falsas. La seguridad de las transacciones, las entregas, la información sobre los productos y en general, todo el proceso comercial será mucho mejor. Para que se hagan una idea de la importancia de esta tecnología, baste decir que las criptomonedas o monedas digitales son solo un derivado o parte de la misma. Y ojo: hablo de criptomonedas como medio de pago del futuro – que lo serán -, no como inversión, que es otra historia.

Otro sector con un desarrollo potencial increíble es el relacionado con la Inteligencia Artificial (IA). No confundir con la robótica, también muy interesante. La IA es algo mucho más grande. Hablamos del desarrollo de esos sistemas que hacen que su móvil sepa que música le gusta, que come, que bebe, que lee, donde va., etc. Y lo hacen para cientos de millones de personas a la vez.

Algoritmos que tienen localizados millones de usuarios potenciales de un producto o servicio para que el vendedor dispare a balón parado. Sistemas que van a quitarle el trabajo a gente cuya labor no tenga un componente creativo, sensorial o intuitivo muy claro. Aunque igual que quitan trabajo lo dan. Hay cientos de miles de personas trabajando para programar estas máquinas. Y otras tantas “ayudándoles” para que “aprendan” a tener una inteligencia casi humana, acompañada de una capacidad sobrehumana de tratamiento de datos.

Fascinante a la vez que estremecedor. No es un “robocop”, son “entes” tipo el Gran Hermano de George Orwell, pero en software. No se si al final todo eso será bueno o malo. La historia muestra que la humanidad se adapta y se beneficia de todos los avances tecnológicos. Los ordenadores no crearon paro, ni Internet tampoco. El paro lo crean los errores de los políticos y los fallos del sistema económico, no el avance tecnológico. En cualquier caso, mi misión es buscar productos de inversión que ayuden a inversores y ahorradores a participar en el proceso en lugar de ser solo simples espectadores.

Fascinante a la vez que estremecedor. No es un “robocop”, son “entes” tipo el Gran Hermano de George Orwell, pero en software

También estamos al inicio de una revolución en el modelo energético. Coches eléctricos, turbinas eólicas del tamaño del mayor edificio del mundo, tecnologías que harán que la energía solar sea cada vez más barata, etc., etc. Las empresas punteras en el cambio energético serán buenas inversiones. Si es usted un inversor agresivo podría hacer una operación “long-short” de lago plazo: ponerse “corto” en petróleo y “largo” en los protagonistas del cambio energético.

Finalmente, y para quienes no se quieran complicar la vida, sugiero seguir el método de Warren Buffet aplicado a la época digital. Identifiquen a los ganadores “tecno”– ya demostrados - y cómprenlos cuando haya una fuerte corrección en el mercado. La habrá, aunque solo sea para darles un respiro a los de la “burbuja”, que llevan cinco años anunciándola y nada, que no cae la breva. Pero llegará, claro, porque al final en los mercados siempre hay caídas y periodos bajistas. Cuando llegue, Ud., en lugar de comprar acciones de Coca Cola, Gillette o Bank of América, como hace Buffet, compre acciones de los FANG.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios