De “cash is trash” a “cash is king”

Lo de “cash is trash” - la liquidez es basura - empieza a no estar tan claro en Norteamérica. Esperemos que no pasemos a “cash is king” (“la liquidez reina”)

Foto:

Lo de “cash is trash” - la liquidez es basura - empieza a no estar tan claro en Norteamérica. Esperemos que no pasemos a “cash is king” (“la liquidez reina”), porque tendría malas consecuencias.

No me gusta decir “cuidado” sin haber dicho antes “venta”. Conozco demasiados analistas que están siempre con el “cuidado” en la boca pero luego no venden, para así tener la respuesta adecuada pase lo que pase. Si el mercado cae dirán “ya lo advertí”. Si sube dirán “lo estoy aprovechando”. Yo trato de poner siempre mi dinero donde pongo mis palabras y estoy en renta variable tanto de palabra como de obra desde hace muchos años. Es más, sigo creyendo que estamos en una corrección y no en el inicio de un mercado bajista.

Pero en este negocio hay algo peor que la hipocresía y es perder el contacto con la realidad. O tener una mente cerrada. Hay que contrastar las opiniones con otras opiniones y, sobre todo, con los hechos. Si enfrentando tus ideas a las de otros profesionales sigues convencido de que tu opinión es la correcta, genial. Tu posición será más sólida. Y todavía más importante es el “test” de la realidad.

Los suscriptores de mi informe, con quienes comparto ideas de inversión, habrán comprobado recientemente que he comprado bonos norteamericanos de corto plazo. Primero, porque el diferencial de tipos con Europa es híper atractivo. Segundo, porque estamos ante un tema que se retroalimenta y, de esa forma, cubre el riesgo divisa. Como suben los tipos de los bonos en todos los plazos, atraen dinero hacia el dólar y amortiguan su posible caída. Y prueba de ello es que el euro ha hecho un doble techo en 1,25 y no parece capaz de romperlo.

En otras palabras, y tal y como desarrollo con más detalle en mi próximo informe, si compras una letra del tesoro USA con vencimiento a un año y el dólar se mantiene en el nivel actual, te estás “haciendo” un depósito al 2,25%, un auténtico lujo para un inversor europeo. Cierto, hay riesgo divisa, pero cuentas con dos protecciones: una, el propio cupón, pues hasta un 2,25% de caída del dólar frente al euro estás cubierto y no hay coste de oportunidad porque en Europa un depósito no da nada y, dos, que los tipos altos sigan atrayendo dinero hacia el dólar. También cuentas con la inflación europea, que se mantiene muy baja y aleja así la posibilidad de una buena remuneración de la renta fija en euros.

Buena noticia en renta fija

Esto, que afecta a todos los plazos, es una gran noticia para la inversión en renta fija, pero tiene un lado oscuro: sus posibles consecuencias sobre la renta variable.

Imaginemos al gestor de un fondo de pensiones norteamericano. Sus clientes son jubilados y futuros jubilados que se conforman con una revalorización moderada si es estable. Supongamos que siguen subiendo los tipos de interés de la deuda pública. Que, por ejemplo, el bono a dos años se pone en un 3% - ahora está en un 2,50% - y que el tres años, que ahora está en un 2,70%, se pone en un 3,50% . La tentación de realizar beneficios con parte de en ese dinero que tiene en bolsa y pasarlo a un “mix” de bonos será muy fuerte. Y lo será también para sus colegas de otros fondos de pensiones, con la ventaja frente a nosotros de que ellos no tienen riesgo de tipo de cambio.

En esta situación lo que tiene que hacer el inversor en renta variable es adelantarse a los movimientos de la mayoría. Si siguen subiendo los tipos y se sigue manteniendo la relación de cambio euro-dólar – o incluso mejorando (la cotización del dólar) lo que harán el gestor norteamericano y sus amigos será reducir el peso de la renta variable y pasar ese dinero a renta fija. Y sería como si se abre el desagüe de una bañera y el agua empieza a pasar de la bañera de la renta variable al depósito de la renta fija. Del “cash is trash” al “cash is king”. En ese contexto la bolsa podría perder su soporte actual –otro indicador importante a vigilar– y profundizaría en la corrección. O incluso podría entrar temporalmente en un periodo bajista. Todo dependerá de cuánto y por cuánto tiempo suban los tipos en el mercado.

Dicho lo anterior, quede claro que hablo de vigilar y no de actuar. Actuaré si la Reserva Federal sigue con sus comentarios agresivos, haciendo que suban los tipos en el mercado y que el SP 500 pierda su soporte. Pero por el momento esto sigue siendo una hipótesis tan valida como la contraria, es decir, que el mercado decida fijarse en la mejora de los beneficios empresariales o en la probable relajación de las tensiones comerciales con China. Va a ser como observar ese juego en el que dos equipos se ponen cada uno a un lado de una línea dibujada en el suelo y tiran de una cuerda a ver quien puede más. La línea es el soporte actual del SP 500 y dependiendo de por que lado rompa habrá que establecer una u otra estrategia.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios