El día en que Apples solicitó ficha bancaria en España

Una reflexión sobre el día que el gigante tecnológico decida prestar servicios financieros... Y a lo mejor no es una distopía.

Foto: Imagen de la App Store en el evento Apple Worldwide. (REUTERS)
Imagen de la App Store en el evento Apple Worldwide. (REUTERS)

Madrid, 12 de febrero de 2025. Agencias de noticias confirman que la multinacional tecnológica Apples ha solicitado licencia bancaria para operar en España.

Siguiendo con su plan de expansión en el sector financiero, cuyo calendario se basa en iniciar la actividad en cada país en función del grado de inmersión digital del mismo, la conocida multinacional norteamericana Apples ha llegado a la conclusión de que los españoles mayores de cuarenta años – edad a partir de la cual se empieza a ahorrar - son ya mayoritariamente “digitales”. También considera que no les vale el modelo digital de la banca nacional, un modelo anacrónico que se limita a cerrar oficinas y pasarle el trabajo al cliente, cobrándole encima por ello y sin aportar valor añadido alguno.

Apples, que ya lleva tiempo en el sector financiero, tanto en Estados Unidos como en Asia y algunos países europeos, ha basado su éxito en un planteamiento totalmente diferente. Igual que hizo historia convirtiendo los teléfonos móviles en auténticas plataformas con útiles aplicaciones que vendía a través de su tienda, vuelve a hacer historia con bancos que son plataformas en las que productos financieros de muchas entidades conviven con asesoramiento de analistas independientes de reconocido prestigio. Apples no acepta en su plataforma analistas o asesores que cobren comisión de los productos recomendados.

El modelo de Apples en banca es el de la arquitectura abierta llevada al terreno financiero. Lo único que no comparte con terceros es el control de las cuentas corrientes y los datos de los clientes, que se mantienen siempre en el banco. Pero no lo hace por evitar compartir ingresos, pues las cuentas corrientes casi no generan ingresos, sino porque los clientes valoran la seguridad que ofrece Apples frente a los piratas informáticos. Especialmente desde que, en 2021, se produjera el ataque masivo a una importante entidad financiera, el Banco Analógico y Comisionista, un ataque tan grave que tuvo que intervenir el BCE y la Agencia Europea de Protección de Datos. Desde entonces los “hackers” bancarios no han cejado en sus atracos en búsqueda de dinero y datos y se han convertido en una auténtica plaga. Los bancos españoles no consideraron esto prioritario en su estrategia y ahora no pueden competir en seguridad con Apples, ni con su avanzada tecnología “blockchain”, que garantiza la protección de datos y los saldos de sus clientes.

En los últimos años se ha despejado la incógnita de porqué Apples tardó tanto tiempo en entrar en el sector financiero. Tal y como declaraba ayer su consejero delegado, Jim Shook “hace diez años los millenials no tenían dinero para ahorrar o invertir, solo tenían gastos. Como les ocurre a todos los jóvenes desde que el mundo es mundo. Pero ahora si que lo tienen”. A continuación y ante la insistencia de los periodistas, añadió: “a ver: ¿de qué sirve ofrecer productos financieros a quien no tiene dinero?” “Los jóvenes demandan sobre todo crédito. Es cuando crecen cuando demandan productos de ahorro. Es, como dirían Uds. los españoles, de “Perrogrulla” (disculpen el español del Sr. Shook). “En crédito la única forma de competir es el margen”, comenta Shook, “pero en productos financieros se puede competir de muchas maneras. Y es ahí donde nosotros podemos aportar valor”.

Hace cinco años, a finales de 2020, las encuestas ya mostraban que había muchas personas de más de sesenta años que utilizaban aplicaciones financieras y servicios online. Pero no dejaban de ser una minoría. Ahora, a mediados del año 2025, la minoría se ha ido convirtiendo en mayoría. Como dice un cliente de Apples Francia “¡oiga, un respeto, que soy ingeniero y esto no es tan difícil, que narices!”

A la pregunta de porque Apples va a ser capaz de romper el monopolio de la banca española, tan protegido por los políticos y sus regulaciones, Shook respondió que “una de las mayores diferencias entre el cliente digital y el analógico es que el digital le da más importancia al servicio que a la nacionalidad”, para añadir luego “¿O acaso no es Amazon quien más vende en España cuando antes era El Corte Inglés?”

Otro aspecto que sorprende a los banqueros españoles es que los servicios financieros de Banco Apples se basan en el asesoramiento y no en la pura venta. Acostumbrados a un modelo basado en “colocar” producto de forma indiscriminada, donde el asesoramiento es una pura excusa, el modelo de Apples les resulta chocante. “Estamos en 2025”, aclara Jim Shook, “así que Apples piensa que, a la hora de vender, el que ofrece un buen asesoramiento libre de conflicto de interés juega con ventaja. Además de tener la mejor plataforma multimarca, por supuesto”.

De hecho, la entidad que fundó Stephan Nobs ha buscado un modelo financiero en el que, para evitar el conflicto de interés, no cobra comisiones de los productos recomendados – las famosas retrocesiones - sino que le cobra al cliente un corretaje, que es igual para todas las “marcas”. Como ocurre actualmente con los ETF. Así, a Apples le da igual lo que se venda, lo que le importa es que se utilice su plataforma. Un modelo de negocio diametralmente opuesto al de la banca española y que está haciendo furor en los países donde se ha instaurado. Como comenta un cliente del Banco Apples UK “no se de finanzas, pero es fácil de entender la diferencia de Apples con un banco que solo trata de colocar sus productos o los de quien más le pague”. El modelo de Apples me parece más limpio”

Especialmente llamativo resulta para los bancos españoles el hecho de que el asesoramiento en la plataforma bancaria de Apples lo ofrecen asesores independientes, no el banco, y además no cobran del banco, sino del cliente, aunque el banco subvenciona a todos – por igual – para abaratarle al cliente el coste del asesoramiento. El posicionamiento de los asesores en la plataforma recuerda al sistema del gigante del alojamiento Airbnb, dónde en función de las calificaciones de los clientes – inversores en este caso - los apartamentos tienen un lugar más o menos preferente en el portal.

El pánico ha cundido no sólo entre la banca, sino también entre las sociedades de valores, las gestoras de patrimonio y muchas EAFIs. La mayoría de las sociedades de valores y EAFIs no supieron valorar la importancia de la independencia y, como no cuentan con el músculo comercial de la banca, son presa fácil para la plataforma de Apples. Respecto a las segundas, tienen que competir en la plataforma de Apples con fondos de inversión indiciados y ETFs, cuyas comisiones son mucho más bajas. Sólo los fondos de gestión activa que superan de forma consistente a sus índices de referencia y a los ETF pueden permitirse el lujo de estar posicionados en la parte alta de las tablas.

Hasta hace relativamente poco tiempo la protección de los políticos a la banca nacional hacía de España un país muy complicado para competir, pero la “omertá” entre políticos y sector financiero ha tenido que ceder finalmente a la presión de un lobby mucho mayor: el los grandes gigantes tecnológicos digitales. Y donde llega un capitán deja de mandar el marinero.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios