Si esto es una corrección ¿cuáles son las oportunidades?

Con estas correcciones hay que prestar atención a dos aspectos clave: los mercados que están baratos y la tendencia hacia la revolución digital

Foto: Corrección.
Corrección.

Antes de nada habría que responder a la mayor, es decir, saber si estamos ante una corrección o si se trata de un cambio de tendencia. Pero, sin ser mi intención eludir esa pregunta, que contestaré en un próximo artículo y de forma más detallada en mi próximo informe mensual, es más urgente plantearse cómo aprovecharla sí, efectivamente, se trata de una corrección. Porque si lo es, cuanto antes se actúe, mejor.

En mi opinión esta corrección deja dos oportunidades muy claras en función del plazo de la inversión. Por un lado tenemos mercados que ya estaban en negativo en el año y que, gracias al traspiés de la bolsa norteamericana, ahora están francamente baratos. Personalmente no me gusta mucho la situación política y económica en la que se encuentra Europa, pero a un PER de 16 el MSCI Europe se sitúa a precios del año 2010. Con la diferencia de que ahora la situación económica es bastante mejor. Yo creo que ni Salvini ni Podemos juntos podrán evitar un repunte técnico, que debería producirse en el medio plazo. Es una oportunidad puramente especulativa, porque - insisto en lo que llevo años diciendo - los problemas de Europa son estructurales.

En el pelotón de los índices en los que llueve sobre mojado encontramos también a los mercados emergentes. Pero yo no me arriesgaría a invertir en ellos, salvo que fuera un “trader” de corto plazo. Como comenté en mi artículo anterior son las principales víctimas de los tipos de interés norteamericanos. Si siguen subiendo las cosas podrían ponerse muy feas para todos, pero especialmente para estas economías. Y más todavía para las que dependen de la financiación exterior o la venta de materias primas.

En cuanto las oportunidades de largo plazo, mantengo el “mantra” de los últimos ocho años: estamos inmersos en una revolución industrial, en este caso la revolución digital, y los principales beneficiarios son las empresas y países que apoyan la innovación y el empresariado y que participan de alguna manera en dicha revolución. Porque en esta revolución no se valoran las materias primas ni el ladrillo. Se valora el talento, la innovación, la información, el “big data” y la creación y fabricación de componentes electrónicos.

Mientras dure la revolución digital, hasta que se consolide como nuevo modelo económico y esté todo descontado en los precios, la reina seguirá siendo la economía norteamericana. Tal y como ocurrió en febrero, si se trata de una corrección estamos ante la oportunidad de tomar posiciones o aumentar las existentes en el buque insignia de la revolución digital.

En una economía en la que en lugar de subir los impuestos los bajan, que en lugar de machacar a los empresarios con nuevas regulaciones las reducen y donde su aportación a la sociedad se valora en lugar de criminalizarse. La corrección ha dejado el índice SP 500 de la bolsa norteamericana a un PER de 20, el mismo nivel que en el año 2016, dado que los ingresos por acción no han dejado de aumentar desde entonces. No es un chollo, pero más vale comprar caro en un buen negocio que barato en uno malo o mediocre.

La reina seguirá siendo la economía norteamericana

Para inversores muy agresivos la corrección y la caída anterior generan otra oportunidad que podría resultar interesante en el largo plazo: el sector tecnológico en China.

No me habrán oído recomendar China desde que se produjo la primera devaluación del yuan y los primeros síntomas de debilidad de está elefantiásica economía. Y no voy a hacerlo ahora, pues lo que nos llega de China son señales inquietantes de necesidad de estímulo económico. Ahora bien, hay algo específico que si me interesa: su sector tecnológico.

Inmerso en el “maremágnum” del desplome de la bolsa, de la guerra comercial y de los problemas de la economía en general hay un sector tecnológico muy puntero y nada ajeno a la revolución digital. Ciertamente el “timing” es complicado, puesto que es muy probable que la bolsa china continué bajando, pero tenemos que empezar a identificar y seleccionar fondos del sector tecnológico. Podríamos estar comprando crecimiento a precios de valor. O para que se entienda mejor, empresas digitales y tecnológicas con alta expectativa de crecimiento a precios de empresas de la vieja economía.

Telón de Fondo

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios