Suelo, techo o canal, esa es la cuestión

En mi opinión, en esta ocasión el mercado tiene bastantes elementos a favor para, después de un periodo de consolidación, emprender un nuevo proceso alcista

Foto: iStock
iStock

Mientras los principales índices bursátiles del mundo atacan sus máximos históricos, lo cual es un evento de enorme importancia, el consenso, los medios y las redes sociales hablan del Brexit o de cuándo será el próximo “crash” bursátil. Un “crash” que seguro que llegará, está en la naturaleza de los mercados, pero que a día de hoy no deja de ser un futurible. Y el Brexit hace tiempo que quedó claro que no afecta tanto a las bolsas y que se van a buscar mil formas de diluirlo, aplazarlo, volver a refrendarlo y, en la medida de lo posible, olvidarlo.

Elucubraciones aparte, tenemos delante una realidad que ningún inversor debe pasar por alto. Cada vez que los tres índices bursátiles más importantes —el S&P 500, el Nasdaq y el MSCI World— alcanzan máximos históricos, pasa alguna de estas tres cosas: que inician un nuevo tirón alcista, que no tienen fuerza suficiente para superarlos y buscan apoyo más abajo o que entran en un periodo de movimiento lateral a la espera de noticias. Y las dos primeras no son baladí, porque, en encrucijadas como esta, tanto las subidas como las bajadas suelen ser potentes. Vean sino lo que pasó en diciembre del año pasado. Como no se pudieron superar los máximos anteriores, el personal se asustó, pensó que esta vez acertarían —por fin— los agoreros y vendieron como si quemara.

En mi opinión, en esta ocasión el mercado tiene bastantes elementos a favor para, después de un periodo de consolidación, emprender un nuevo proceso alcista. En primer lugar, porque la otra opción —caer y buscar apoyo más abajo— ya la probó en diciembre y, en lugar de quedarse ahí o seguir bajando, se recuperó en tiempo récord (para gran frustración de “Los Pedros”)

Ahora los índices quieren volver a intentarlo, pero con la ventaja de que, en esta ocasión, tienen a su favor a la Reserva Federal de los Estados Unidos, que ha pasado de decir que quería subir los tipos de interés al 3% a plantearse incluso bajarlos. Aunque lo más probable es que de momento se limite a mantenerlos donde están, lo cual tampoco es malo para el mercado.

Otro elemento a favor, sobre todo de los índices norteamericanos, que son los que lideran al resto, son los resultados empresariales. Siguen sorprendiendo al alza. En la última publicación, un 80% resultaron superiores a lo esperado por los analistas. Y sorprendieron especialmente las grandes empresas tecnológicas.

Otra opción que, en mi opinión, tiene bastantes probabilidades de producirse, es la de un movimiento lateral. Sí, por ejemplo, Estados Unidos y China no llegan a un acuerdo comercial, el mercado tendría una caída importante. Pero luego volverían a tenerse en cuenta los factores alcistas mencionados anteriormente y el mercado seguramente recuperaría posiciones, iniciando así un proceso de subidas y bajadas dentro de un rango. El dato reciente de que la economía USA esté creciendo al 3% y la inflación no sube, sino que, de hecho, ha bajado ligeramente, ayudaría a la recuperación en caso de malas noticias en el frente negociador.

Por supuesto que no descarto una corrección bajista. Entre otras cosas porque si los índices no fueran capaces de tomar la dirección alcista, muchos inversores tirarían la toalla y realizarían beneficios pensando algo así como “hasta aquí hemos llegado” o “esta vez seguro que aciertan” (los agoreros profesionales). Como ocurrió en Diciembre. Pero personalmente me inclino más por un periodo de consolidación que, una vez finalizado, genere un nuevo movimiento alcista, entendiendo como periodo de consolidación un movimiento para intentar consolidar como suelo lo que anteriormente era techo, movimiento que puede incluir alguna corrección.

Le doy más probabilidades a esta opción no solo por los motivos expresados anteriormente, sino porque hace tiempo que el mercado tiene otro motor que es la falta de alternativas. Porque ¿dónde invirtieron los que vendieron en diciembre? ¿Lo dejaron en liquidez al 0%? ¿Lo invirtieron en bonos con cupones muy bajos o negativos? Quienes piensen ahora en vender se van a encontrar con la misma situación. Con el “agravante” de la enorme cantidad de dinero que han puesto en el mercado los banqueros centrales y que busca rentabilidad desesperadamente.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios