Como posicionarse cuando llegue el “Gran Corto” de deuda

En resumen, sería como poner “patas arriba” el escenario actual. Lo que ahora está arriba caería, lo que ahora está abajo pasaría a situarse encima

Foto: (iStock)
(iStock)

Como podrán observar digo “cuando llegue”, porque creo que tardará mucho en llegar. Y no pretendo meter miedo, sólo que sepamos a que atenernos si algún día cambiara este extraño y surrealista escenario de tipos negativos o “cero coma” y pasáramos a uno de tipos claramente positivos. Y como posicionarse cuando ocurra.

Esta es, por lo tanto, la segunda parte del artículo del miércoles pasado. Insisto en el tema por dos motivos: primero, porque no esta bien decir que puede pasar algo y no contarles que hacer si ocurriera. Segundo, porque veo que hay profesionales que ponen en duda que una subida de tipos de la magnitud que comentaba fuera dolorosa para inversores y ahorradores. Puedo entender que duden de que se produzca. Yo también tengo mis dudas. ¿Pero si haría daño a sus ahorros? No les quepa la menor duda.

Veámoslo con un ejemplo real y muy cercano. Diciembre del año pasado: la Fed dice en sus actas – simplemente dice - que considera tipo de interés “neutral” el 3%. El SP 500 se asusta y pierde un 20% en menos de un mes. Los bonos sufren su peor caída en muchos años. Y fue una simple consideración, no una subida efectiva. Ya ven lo “poco” que afectó al mercado. Luego todo se quedó en nada, porque la Fed se dio cuenta de que habían metido la pata, cambió de discurso y las aguas volvieron a su cauce. Pero .. ¿que habría pasado si hubieran pasado de las palabras a los hechos?

Imagínense que tienen que subirlos de verdad – no olvidemos que la economía es cíclica – y que los tipos del mercado de bonos pasan del 2% al 5% en USA y del 0% al 3% en Europa, por poner un ejemplo. Y no es imposible: esos tipos se han dado en el pasado. De hecho serían mucho más “normales”, en términos históricos, que los actuales.

El precio de un bono cae cuando sube en el mercado el tipo de interés de bonos similares. Pongamos que tengo un bono con vencimiento a diez años que ofrece un cupón del 0, 30% anual (situación actual, por ejemplo, del bono español). Supongamos ahora que, como consecuencia de una subida de tipos en el mercado, un bono similar pasa a ofrecer un tipo de interés del 3%. Mi bono, que sólo da un 0,30%, ahora vale mucho menos (que los que que vencen en el mismo periodo y ofrecen un cupón del 3%). Ha perdido mucho valor – fíjense que diferencia de cupón - como consecuencia de la subida de tipos. Y lo mismo ocurrirá con los bonos que tienen en cartera fondos y planes de pensiones que invierten en renta fija. Y respecto a la renta variable, me remito a lo ocurrido en diciembre.

Si esto llegara a ocurrir lo primero que no querríamos es estar posicionados ni en los unos ni en los otros. Pero si además de una posición defensiva quiero ser ofensivo y tratar de ganar dinero, hay varias formas de hacerlo.

La primera y más obvia sería ponerse “corto” contra los activos que pierden valor, es decir, apostar porque caigan. Para la mayoría de los inversores sería fácil: solo tendrían que comprar un ETF con “duración negativa”. Si cuando caen los tipos de interés lo que más sube son los fondos de renta fija de alta duración, también llamados “de largo plazo”, lo que más subirá si suben los tipos serán los fondos cuya duración esté al otro extremo. En este caso duración negativa. Y cuanto más negativa, mejor.

Para un español será más complicado, porque el gobierno y los distribuidores de productos financieros (Bancos, Sociedades de Valores y EAF no independientes) quieren que el inversor español siga en la edad media financiera y para ello ponen trabas a los ETF. Pero son ,sobre todo, trabas fiscales, así que si lo que le importa es ganar dinero aunque tenga que pagar impuestos, por poder, puede comprarlos. Y también los hay para ponerse corto en bolsa, es decir, para apostar porque en esa eventualidad de “subidón” de tipos las bolsas entren en tendencia bajista, algo muy probable. ¿Cuánto sería? Les respondo con una pregunta: ¿Recuerdan lo que pasó en diciembre en bolsa con la “insinuación” de una subida de tipos significativa? Pues multiplíquenlo por dos.

Otro beneficiario sería el oro. Si los tipos suben a esos niveles sería o porque haya subido la inflación o porque haya muchas probabilidades de que suba. El oro es el mejor antídoto contra la inflación y el mayor beneficiario del pánico financiero en general. Los ETFs referenciados al oro y los fondos que invierten en empresas mineras dedicadas a extraer este mineral lo harían muy bien, así como los que invierten en materias primas, que también suben en entornos inflacionistas.

En resumen, sería como poner “patas arriba” el escenario actual. Lo que ahora está arriba caería, lo que ahora está abajo pasaría a situarse encima. Un escenario de inversión “raro”, pero donde sería relativamente fácil entender quienes son los ganadores y quienes los perdedores.

Así que son dos buenas noticias. La primera es que con ciertos conocimientos básicos o un asesoramiento mínimamente profesional sería sencillo no sólo protegerse sino sacar partido de la situación. La segunda sería que no creo que sea algo que vaya a ocurrir ni ahora ni a medio plazo. Vamos, que estén tranquilos y guarden esto en un archivo. Pero ojo: no lo pierdan, que a lo mejor dentro de cierto tiempo hay que desempolvarlo.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios