¿Cómo puedo volver a ganar un 3% sin riesgo?

Se acabaron los depósitos al 3% y se acabó la represión financiera que hacía subir un 5% al año el valor de los fondos de renta fija. Pero en el problema está la solución

Foto: (iStock)
(iStock)

No puede. Y quien diga lo contrario miente. O mejor dicho: sí que puede, pero tendría que cambiar su forma de ahorrar.

Los tipos de interés negativos han democratizado el reto inversor. Da igual que se trate de una gran compañía de seguros o de un pequeño empresario, un asalariado o un autónomo que ahorra para su pensión. Todos tienen que enfrentarse al mismo problema: los tipos de interés bajos han venido para quedarse.

Hasta ahora la “represión financiera” hacía que subiera el valor de fondos y planes de pensiones de renta fija. Conocidos economistas decían que era muy mala paro los ahorradores, pero el caso es que sus fondos iban de cine. Y eso después de una época maravillosa en la que la competencia entre los bancos permitía obtener una estupenda rentabilidad en los depósitos.

Pero se acabaron los depósitos al 3% y se acabó la represión financiera que hacía subir un 5% al año el valor de los fondos de renta fija. Porque primero repuntarán los tipos de los bonos –como advertí y ya está ocurriendo–, perjudicando así a los fondos de renta fija. Algo más de daño y algo más de tiempo si hay estímulo fiscal en la eurozona. Y luego vendrá el invierno. Los tipos se quedarán en niveles bajos durante mucho tiempo. El estímulo fiscal tendrá un efecto muy reducido sobre la economía europea, porque de nada servirá mientras sigan en vigor las trabas burocráticas, impositivas y los excesos regulatorios que atenazan al tejido productivo de la eurozona. El mismo motivo por el que no ha funcionado el estímulo monetario (QE).

El inversor institucional, el que gestiona, por ejemplo, las pensiones de los clientes de una gran compañía de seguros tiene exactamente el mismo problema. Durante más de treinta años el trabajo se lo ha hecho la “represión financiera”. Compraba un bono de largo plazo, lo mantenía unos años, cobraba los cupones y luego lo vendía con plusvalía antes del vencimiento gracias a la bajada de tipos. Un auténtico chollo. Pero eso se acabó. Y lo sabe.

Hasta aquí el problema. Vayamos ahora con la solución. Porque lo bonito de esta situación –para el que sepa aprovecharla– es que precisamente en el problema está la solución. Porque los grandes inversores institucionales europeos solo tienen una salida y, al tomarla, van a solucionarle el problema a los pequeños. A los que sepan verlo o tengan asesores que sepan aprovecharlo. Ahí está la clave.

Los grandes dirán que van a solucionar el problema invirtiendo en vehículos privados de inversión y “hedge funds”, que queda muy 'guay'. Pero eso es de cara a la galería y a los cazatalentos. A la hora de la verdad nadie en su sano juicio invierte el grueso del dinero de los futuros pensionistas en vehículos opacos y poco o nada líquidos. Eso se lo puede permitir – y con restricciones – el fondo de un país híper rico como Noruega, que va sobrado. Tampoco es plan invertir el dinero de los futuros abuelos en bonos de alto rendimiento – “High Yield” -, que dan un cupón mayor, hasta que uno falla y causa un quebranto importante. También hablarán de invertir en bonos de países emergentes, pero a la hora de la verdad invertir en bonos argentinos no ha resultado una buena idea, por muy alto que fuera el cupón.

No, la única salida razonable es invertir en compañías con buenos dividendos, especialmente en Europa, donde están en niveles históricamente altos. Hablamos de más del 3%, frente al “cero coma” de los bonos.

Si claro, pero ¿y si cae la bolsa? Pues mire, la bolsa caerá, pero a la larga esos gestores que antes se iban a media mañana a jugar al golf son su garantía. Porque como ahora tienen el mismo problema que Ud., a lo largo de los próximos años van a invertir enormes cantidades de dinero en sectores y valores que les ofrezcan un dividendo sostenible en el tiempo. Es la ley de la oferta y la demanda: si hay más dinero a la compra que a la venta el resultado a largo plazo será alcista.

Pero, como le decía al principio, tendrá Ud. que efectuar algunos cambios. Tendrá que cambiar su forma de pensar y convertirse en inversor. No digo en inversor agresivo, más bien en inversor de perfil moderado. También necesitará un asesor que tenga claro por donde van los tiros y sepa aprovecharlo. Y que sea un asesor que le ayude a ahorrar en comisiones, porque cuando los tipos son bajos – y le aseguro que van a serlo durante muchos años – las comisiones importan. Vaya si importan. Y ojo, porque la mayoría de los asesores viven de lo que les ceden las gestoras de los productos recomendados.

Y, finalmente, lo más importante: tendrá que grabarse en la mesa del despacho -o tatuarse en el antebrazo- esta frase: “no revisaré todas las mañanas lo que han hecho los mercados, ni leeré a los 'influencers' que me han hecho perder tantas oportunidades”. Como tatuaje no es muy romántico, pero si va a invertir lo va a necesitar.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios