No perdamos de vista a los nuevos bucaneros

Supongamos que ocurre lo inimaginable (para el consenso). Y que después de un periodo de inestabilidad, esta gran democracia, una de las más antiguas del mundo, sea capaz de reorganizarse

Foto: (Reuters)
(Reuters)

La opinión del consenso de analistas es que a Inglaterra en solitario le irá muy mal. He visto tantas veces equivocarse al consenso que me parece motivo más que suficiente para investigar si hay alguna posibilidad de que ocurra justo lo contrario.

Por el momento el Reino Unido no está en nuestras carteras recomendadas. Y tampoco en el radar, es decir, no vigilamos un posible 'timing' de entrada. Pensamos que, como mínimo, hay que esperar. Ver si finalmente se produce el Brexit y en que condiciones. Si hay un acuerdo o es por las bravas. Y cómo evoluciona la situación política del Reino Unido una vez se produzca la separación. No sabemos si los británicos harán “piña” o aumentarán las diferencias y antagonismos que ha creado el referéndum y hagan ingobernable el país.

Pero supongamos que ocurre lo inimaginable (lo inimaginable para el consenso). Y que después de un periodo de inestabilidad, esta gran democracia, una de las más antiguas del mundo, sea capaz de reorganizarse. Y que, contrariamente a lo esperado por la mayoría, se unan en la adversidad. Cualquiera que conozca la historia de estas islas sabe que no sería algo tan extraño.

Hablamos de una economía que ha sido siempre puntera, innovadora y comercialmente activa. No sé porqué estamos tan orgullosos los empresarios de la Eurozona del traje de cemento que nos han puesto los políticos a base de excesos burocráticos, regulatorios e impositivos. Solo nos falta gritar aquello de “¡vivan las caenas!”. Sinceramente, en este sentido envidio a los británicos.

¿Cómo podrían reaccionar el país y su economía una vez se liberen de los excesos burocráticos, regulatorios e impositivos de la Unión Europea?. En los negocios puede ser mejor ir ligero de equipaje que depender de la protección de papá Estado. Por ejemplo: ¿Qué ha aportado Bruselas a la capacidad de la eurozona de competir en la revolución digital? Resulta patético ver cómo se queja Angela Merkel de que sean empresas norteamericanas las que manejan con fines crematísticos los datos de los europeos, sin preguntarse por qué no hay empresas europeas que hagan lo mismo con los datos de los norteamericanos.

[Europa: ¿Oportunidad o trampa?]

Un Reino Unido “liberado” podría adelantar a la Unión Europea en la revolución digital. Viendo el interés —cuando no antagonismo— de la Eurozona hacia esta nueva revolución industrial no parece muy difícil. Tampoco podemos negarle al Reino Unido su capacidad de mantener el liderazgo en cuestiones financieras y bancarias porque abandone la Unión Europea. No lo tienen fácil, desde luego, pero no daría a la “city” por desahuciada a favor de Fráncfort o París (de España ni hablo, aquí estamos a cosas importantes).

Para los inversores, la bolsa británica podría ser interesante como elemento de descorrelación en una cartera de renta variable europea. La diversificación inteligente no consiste en comprar activos que hagan siempre exactamente lo contrario, eso da suma cero. La diversificación inteligente consiste en tener activos que permiten una suma positiva con menor volatilidad. Reino Unido es una economía que va a seguir muy relacionada con la de la Unión —que nos lo pregunten a los españoles—, pero sin estar en la Unión. Suena a mercado europeo con baja correlación con la Eurozona. Este tipo de activos da mucho juego a la hora de reducir la volatilidad del conjunto de una cartera de renta variable europea.

En cuanto al 'timing', parece de libro: comprar cuando todo esté fatal en el Reino Unido —para comprar barato—, pero no hacerlo hasta que empiece a vislumbrarse que tocan fondo. En cuanto a si está “caro” o “barato”, como muestra un botón: la rentabilidad media por dividendo del mercado británico es del 5% frente al 3,5% del Stoxx Europe 600. Buena opción para garantizarse un buen dividendo, ahora que la maravillosa gestión de los políticos europeos nos condena a un mercado de bonos “japonizado”, es decir, con tipos cero o negativos durante muchos, muchos años.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios