Pero entonces .. ¿cuándo bajarán las bolsas?

Curiosamente, la respuesta sobre donde podría detenerse esta subida está en los mismos motivos por el que estos mismos analistas o gestores se equivocaron la primera vez

Foto: istock
istock

Nada parece poder con la fortaleza de las bolsas mundiales. El Ibex es la excepción, no la regla. Tras una ligera corrección veraniega, los mercados han vuelto a la tendencia alcista, especialmente los líderes.

Los analistas y gestores que se quedaron fuera asisten pasmados a la fortaleza de un mercado por el que no daban un euro hace unos meses. Empiezan a pensar que su sufrimiento – y la alegría de los que sí invirtieron o recomendaron invertir - no se acabará nunca.

Curiosamente, la respuesta sobre donde podría detenerse esta subida está en los mismos motivos por el que estos mismos analistas o gestores se equivocaron la primera vez.

Porque los mercados se parecen mucho a la física y en física todo tiene una causa y un efecto. Así que si queremos entender cuando se detendrá realmente la subida tenemos que saber cuando se detendrá la causa de la misma. O más bien las causas, porque fueron dos.

Por un lado, la constatación de que ahora la ciencia es capaz de generar una vacuna para un coronavirus de forma relativamente rápida. Por otro, el aviso de los bancos centrales de su disposición a insertar una ingente e ilimitada cantidad de dinero en el sistema. Un dinero pensado para la economía real, pero que suele quedarse una buena temporada en la economía financiera, como ya hemos visto en otros procesos de estímulo.

Sí el detonante de la reacción en cadena bursátil fue el tsunami de liquidez, lo que la detendrá será que los bancos centrales cierren el grifo y pierda fuerza la ola.

La buena noticia es que esto tardará tiempo en ocurrir y que además es posible verlo venir. Un gestor de patrimonios o un asesor financiero con experiencia deberían ser capaces de identificar alguna de las señales que mandarán previamente los bancos centrales, que son muy conscientes del caos que pueden generar si este proceso no va acompañado de pequeños globos sonda.

Además, tenemos el mejor indicador posible: la propia evolución de la economía.

El papel de los bancos centrales es similar al del médico que entuba a un paciente gravemente enfermo y que. cuando el paciente mejora, le retira los tubos. Ocurre lo mismo con la economía: cuando los banqueros centrales vean que la economía está en condiciones de funcionar sin asistencia, empezarán a quitársela.

El primer mundo se recuperará primero porque cuentan con dinero y sistemas sanitarios para vacunar antes a su población de riesgo

Lo importante es analizar la evolución del enfermo. Irónicamente, a más rápida sea la mejoría, peor para el futuro de la tendencia alcista , porque los banqueros centrales, lo crean o no, están deseando dejar de comprar todo lo que se mueve, conscientes de la responsabilidad que asumen haciéndolo. Tan pronto les den la oportunidad de parar lo harán. No lo duden.

Además de vigilar el grado de mejoría de las economías avanzadas, que son las que se recuperarán primero porque cuentan con dinero y sistemas sanitarios para vacunar antes a su población de riesgo, - el asesor o el gestor de patrimonios tendrá que acordarse de otra regla de los mercados: “comprar con el rumor, vender con la noticia”, que es la versión coloquial de que en los mercados hay que saber anticiparse.

El otro motor de la subida de las bolsas ha sido y es la posibilidad de que de aquí a fin de año se aprueben una o varias vacunas razonablemente efectivas y sin efectos secundarios particularmente adversos. Vaya por delante que si no fuera así tendremos otro motivo para que se rompa la tendencia alcista, pero considerando que hay varias vacunas en fase final de prueba y que, aunque está habiendo los típicos parones de seguridad, siguen adelante, es lógico asumir que antes de fin de año tendremos vacunas aprobadas por los organismos competentes.

Por cierto, aprovecho para comentar un detalle del que no se habla normalmente: se dice que va a llevar años vacunar a toda la población, lo cual es evidentemente cierto, pero no se dice que tampoco llevará tanto tiempo vacunar a los grupos de riesgo, que siendo mucha gente, no son toda la población. La presión sobre los hospitales decaerá tan pronto se vacune a la población de riesgo. Y aquí de lo que se trata es de volver a la normalidad.

Así, con la vacuna en marcha llegaremos a ese momento en el que el rumor se convierte en noticia y el mercado se queda sin otro de sus motores. Además, si bien no coincidirá exactamente con el “tapering” de los bancos centrales (será antes el anuncio de la vacuna) tampoco estarán tan alejados en el tiempo, ya que la llegada de la vacuna estabilizará la situación económica y es cuando los bancos centrales decidirán quitarse poquito a poco de en medio.

¿Significa esto que se acabará totalmente la tendencia alcista? Esta si, pero no es imposible que luego se inicie otra. Dependerá de lo que haga la economía a partir de ese momento. Si es capaz de crecer sin necesidad de la ayuda de los bancos centrales, si la tendencia alcista pasará de los valores tecnológicos a los valores industriales, a los financieros, a las pequeñas y medianas empresas, etc.. Pero no se preocupen, ese puente ya lo cruzaremos cuando llegue.

Telón de Fondo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios