Un "long - short" de libro
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

Un "long - short" de libro

Da mucho "coraje" que hayan sido tan pocos los que han aprovechado lo que es una de las oportunidades más claras en el proceso que llamamos "la Gran Rotación"

placeholder Foto: (iStock)
(iStock)

El pasado 10 de enero subimos un “mini post” a nuestra cuenta de Twitter @NextepFinance, incluido en la serie de artículos cortos que publicamos todos los meses y que llamamos “Oportunidadex”. Este en concreto se titulaba “Un long-short de libro” y lo vieron solo 221 personas. Solo 221 personas tomaron buena nota de que ponerse largos en el sector financiero y a la vez cortos en renta fija era una buena oportunidad de inversión. Bueno, 221 personas más los clientes Nextep, pues hace tiempo que, primero de forma indirecta y luego de forma directa les hemos recomendado aumentar el peso de la banca y apostar por la subida de los tipos de interés de los bonos.

Como dicen los andaluces, da mucho "coraje" que, por no ser la nuestra una casa híper grande e híper conocida, hayan sido tan pocos los que han aprovechado lo que es una de las oportunidades más claras en el proceso que llamamos “la Gran Rotación”. Así que, con su permiso, voy a insistir en el tema, en la esperanza de que en esta ocasión se beneficie más gente.

Para entender mejor la jugada nos situaremos primero en Estados Unidos, que es donde pasan primero las cosas.

Tal y como venimos insistiendo desde hace tiempo, al final explotó la verdadera burbuja, que no era otra que la de la renta fija (los bonos). Y cuando cae el precio de los bonos sube el tipo de interés. Por eso, hace unos meses el bono americano con vencimiento a 10 años ofrecía un tipo del 0,50% y ahora paga el 1,70%. Sirve de ejemplo, por cierto, de por qué se produce esa relación automática entre el precio del bono y el tipo de interés. El que compró hace unos meses el bono con un tipo del 0,50% tiene ahora un bono que vale menos, ya que un bono muy similar paga ahora el 1,70%. Subida de tipos - bajada de precios (de los bonos).

Foto: Skyline de Shanghai. (Reuters) Opinión
¿Qué pasa con China?
Víctor Alvargonzález

Por lo tanto, el primer beneficiario de que suban los tipos de interés es el inversor que se pone “corto” en bonos, algo que hoy en día no es especialmente complicado si se sabe como encontrar el producto adecuado. Y no hace falta complicarse con productos derivados, con futuros, etc.

Pero hay otro gran beneficiario de la subida de tipos: el sector bancario.

De nuevo los cálculos son muy sencillos. Cuando el tipo de interés del bono a 10 años estaba en el 0,50% un banco norteamericano que tomara dinero al 0% - el de los depósitos y cuentas corrientes de sus clientes – lo colocaba al 0,50% y se llevaba un margen poco atractivo. Pero al subir los tipos de largo plazo, el dinero le sigue costando un 0% pero ahora lo coloca al 1,70%. Cuando se están moviendo miles de millones de dólares, ese margen es mucho dinero para la cuenta de resultados. Pero es que, además, lo que hacen los tipos de los bonos de medio - largo plazo establece cuál es el tipo de interés de los créditos de medio largo - plazo, es decir, ese margen también mejora en las operaciones de crédito. Y como también dan créditos por miles de millones, otro “chute “ para la cuenta de resultados. Todo gracias a la subida de tipos de los bonos.

Por eso, en aquel “Oportunidadex” que solo vieron 200 personas decíamos que, además de cortos en bonos, había que estar largo en el sector bancario, lo cual, por cierto, no tiene porqué hacerse a través de un producto sectorial: se puede hacer “en compañía de otros”, y aprovechar así en paralelo el tirón de otros sectores que se benefician de la “gran rotación” sobre la que venimos insistiendo hace tiempo. Es sólo cuestión de elegir un fondo referenciado al índice adecuado.

Pero ahí no acaba la cosa (nunca mejor dicho). Primero, porque el proceso de normalización de los tipos de interés que acompaña el proceso de normalización de la economía no ha finalizado. Yo no creo que la inflación vaya a subir mucho, al menos a corto plazo, pero sin duda tendrá que repuntar para adaptarse a un entorno normal y no de confinamiento. Pero tengo claro que tarde o temprano los bancos centrales tendrán que poner freno a la compra de bonos. No podrán justificar que sigan engordando su balance solo para cubrirles el trasero a los inversores que compraron bonos con un tipo de interés del 0,50 % - en Estados Unidos - o bonos españoles con rentabilidad negativa. O poniendo en entredicho la credibilidad del banco central para cubrir las espaldas de estados que dilapidan el dinero en gasto político.

Sin prisa, aunque seguramente con alguna pausa, los tipos de interés de los bonos seguirán al alza. Con pausas porque los bancos centrales harán todo lo posible por evitar que suban demasiado rápido, pero cuando vean que la economía está fuerte y puede andar sola lanzarán los primeros globos sonda del “tapering”. Y la posición corta - que insisto se puede implementar utilizando fondos - seguirá generando plusvalías.

Pero tampoco acaba ahí la cosa respecto al sector bancario. La mejora del margen se producirá sobre un importe cada vez mayor de créditos, que es lo que demandará la sociedad cuando vuelva a la normalidad y con ella el crecimiento. El “long “ bancario sigue teniendo todo su sentido. Pero hay que elegir bien el producto que se utiliza. Nada tiene que ver la situación de un banco norteamericano con la de uno español. Norteamérica crece más y vacuna más rápido.

Da mucho “coraje” ver como sólo 221 personas (y los clientes de Nextep) se benefician de este tipo de oportunidades, como cuando tanta gente se perdió tanto por no fijarse en la opinión de los pequeños hace seis meses, cuando los grandes recomendaban prudencia, cautela y evitar la renta variable. Esto ha supuesto un coste de oportunidad brutal para sus clientes. Así que tengan la mente abierta y no se pierdan más “oportunidadex”.

Tipos de interés Renta fija Sector Financiero
El redactor recomienda