El mundo, goleado por sectores y gestores
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

El mundo, goleado por sectores y gestores

Si el año pasado fueron el NASDAQ y China quienes le ganaron por goleada, este año la goleada ha venido por el lado de los sectores, los estilos de gestión y la gestión activa

placeholder Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Los resultados bursátiles del primer semestre de este año demuestran, una vez más, que siempre hay sectores y países que lo hacen mejor que el mundo en general, es decir, que el índice MSCI World.

Si el año pasado fueron el NASDAQ y China quienes le ganaron por goleada, este año la goleada ha venido por el lado de los sectores, los estilos de gestión y, para más escarnio (porque no suele ser habitual), de la gestión activa. Como dijimos aquí a finales del año pasado, el momento adecuado para la gestión activa es el río revuelto y la salida de la pandemia iba a ser un auténtico torrente bursátil. Y así ha sido.

Elegir gestores que superen al índice no es fácil. En cambio, no es difícil elegir sectores capaces de hacerlo. Y este año ha habido varios. Como también dijimos en aquel artículo del pasado mes de diciembre, la salida de la pandemia generaría una “Gran Rotación” sectorial – así, en mayúsculas - donde muchos de los últimos de 2020 serían los primeros en 2021. Y vaya si lo han sido: varios índices sectoriales le han sacado un 90% de ventaja al MSCI World. Eso es “alpha” (exceso de rentabilidad sobre un índice) y lo demás son tonterías.

Foto: Bolsa de Madrid (EFE) Opinión
Cómo acabará este mercado alcista
Víctor Alvargonzález

Para dar con gestores que sean capaces de superar al índice de referencia hay que afinar mucho. Y tener un buen departamento de análisis. Pero para dar con sectores ganadores lo más importante es el sentido común. Si la pandemia perjudicó a determinados sectores, aquellos cuyo perjuicio se deba exclusivamente a la pandemia y no a que se hayan quedado obsoletos, lo normal es que, cuando se vea a venir la salida, suban. Y así ha ocurrido. Y si, además, los bancos centrales han realizado la mayor inyección de liquidez de la historia, a la que luego se han unido los gobiernos con planes de estímulo que dejan pálidos los de la posguerra mundial, no es difícil detectar quienes pueden ser los beneficiarios de ese “tsunami” de liquidez y estímulo económico.

Además, en los últimos años y gracias a la explosión de los ETF, se puede invertir en todo tipo de sectores y subsectores, y es en estos últimos dónde se encuentran los negocios con más futuro. Y pasa bastante tiempo hasta que se puede invertir en ellos con fondos tradicionales. Y en los mercados, el que pega primero, pega dos veces. Subsectores tipo Blockchain, inteligencia artificial, hidrógeno, etc., no están representados en los grandes índices globales como no lo estuvo durante mucho tiempo la biotecnología.

Los robots que se limitan a replicar más o menos un índice global tampoco participan de las ocasiones en las que la gestión activa supera a los índices

Otra forma de superar a los índices es dar más peso a determinados estilos de gestión. En la pandemia, los beneficiarios fueron las empresas que vendían online y no necesitaban contacto físico, es decir, empresas que se suelen englobarse en los estilos de inversión de “de crecimiento” o “growth”. Y ganaron de nuevo por goleada al “value” (que de todos modos llevaba en tercera división muchos años como consecuencia de la revolución digital). Pero La Gran Rotación ha llegado a los estilos de gestión. Y eso tampoco se nota mucho en los grandes índices.

Los robots que se limitan a replicar más o menos un índice global tampoco participan de las pocas ocasiones en las que la gestión activa supera a los índices. Es cierto que son pocas y que pocos son los elegidos, pero cuando lo consiguen y “pillan” un año bueno, vaya si lo consiguen.

Este año no son pocos los que se están beneficiando de haber pescado en río revuelto durante la crisis y algunos también están superando por goleada al MSCI World. Porque una cosa es dar más peso a los fondos indexados, ya sean globales o sectoriales, y otra olvidarse del “alpha” que aportan los estilos de gestión y, ocasionalmente, la gestión activa. No tiene mucho sentido autolimitarse a invertir solo en el mundo sabiendo que todos los años se puede mejorar la rentabilidad poniéndole un par de guindas al helado y sal y pimienta al plato principal.

Nasdaq Rentabilidad Gestión activa
El redactor recomienda