Delta es la oportunidad que estaba esperando
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

Delta es la oportunidad que estaba esperando

Aquellos a los que preocupaba la inflación ahora verán como la pausa que puede generar la nueva variante en el crecimiento moderará el ímpetu inflacionista

placeholder Foto: iStock.
iStock.

Hace poco, realizamos una encuesta para conocer los motivos por los que había gente que, habiéndose interesado por nuestros servicios, no se había hecho clienta de Nextep.

Esperábamos, sobre todo, respuestas críticas con el servicio o dudas sobre el mismo, pero nos llevamos la agradable sorpresa de que la respuesta mayoritaria era la de “esperar un buen momento de mercado”. Entendemos que esta respuesta se refiere a entrar a un precio más barato o a que las perspectivas bursátiles estuvieran más claras, puesto que la encuesta se realizó cuando los agoreros profesionales habían pasado de meter miedo con la 'burbuja' y 'la crisis' a meter miedo con la inflación.

La variante delta despeja ambas dudas. Para quienes esperaban una corrección, aquí la tienen. Aquellos a los que preocupaba la inflación ahora verán cómo la pausa que puede generar la nueva variante en el crecimiento moderará el ímpetu inflacionista.

Foto: Foto: iStock Opinión

Lo importante para el inversor es mirar a seis meses vista (como mínimo). Lo dijimos en noviembre desde estas mismas páginas: con la vacuna a la vuelta de la esquina, invertir en renta variable era como hacerlo con información privilegiada. Desde entonces, el MSCI World ha subido un 30%.

Ahora ocurre algo parecido: dentro de seis meses, ya sea de forma voluntaria (vacunación) o involuntaria (contagio), la gran mayoría de la población —de las economías avanzadas— habrá alcanzado la inmunidad de rebaño. No olvidemos que la gente que se contagia también genera anticuerpos. Y digo esto porque alguien me ha llegado a comentar que cómo era posible que hablara de inmunidad de grupo por 'contagio'. Pues muy sencillo: la que se alcanzó en 1917 con la 'gripe española', otro coronavirus. Solo que entonces no tuvieron la suerte de tener una vacuna y los que no murieron se inmunizaron.

En cuanto a la inflación, si se ha descontrolado, ha sido precisamente por el tirón de la demanda, consecuencia a su vez del rebote que se ha producido en el crecimiento ante la esperanza de superar la pandemia. Si baja ese crecimiento como consecuencia de la variante delta, será más fácil que se vayan equilibrando la oferta y la demanda y que el repunte de la inflación no se les vaya de las manos a los bancos centrales.

Foto: Bolsa de Madrid (EFE) Opinión
Cómo acabará este mercado alcista
Víctor Alvargonzález

La forma de incorporarse a una tendencia alcista a un precio razonable es aprovechar una corrección. Pero, para que haya una corrección, hace falta un motivo. Y a más sólida la tendencia alcista de fondo, más difícil que ocurra algo con el suficiente peso como para generar una corrección. En otras palabras y dada la solidez de la tendencia alcista actual, no va a haber tantas cosas que sean capaces de generar una corrección significativa, así que cuando hay una, hay que aprovecharla.

La variante delta podría provocar ese descuento que permitiera 'entrar' en el mercado a un precio razonable a quienes se hayan quedado fuera o no hayan podido completar su inversión. Y muy importante: precisamente en los sectores que machacó la pandemia, que tanto han subido recientemente ante la perspectiva de que sea superada y que, ahora, corrigen significativamente ante el temor a la nueva variante.

Dentro de seis meses, la enfermedad no habrá desaparecido, pero su efecto sobre el sistema sanitario y la economía no tendrá nada que ver con el que produce actualmente. El covid será una carga durante mucho tiempo, pero no el lastre que ha sido y es en la actualidad.

Delta también ha hecho que se recupere el precio de los bonos, puesto que ciertamente los bancos centrales retrasarán el famoso 'tapering'

Dentro de seis meses, en las economías avanzadas no se hablará de variante delta ni de pandemia: se hablará del crecimiento económico y de los resultados empresariales, que se estarán produciendo como consecuencia de unos planes de estímulo sin parangón en la historia y de un nivel de liquidez nunca visto.

Pero la oportunidad es doble. La variante delta también ha hecho que se recupere el precio de los bonos, puesto que ciertamente los bancos centrales retrasarán el famoso 'tapering', es decir, el proceso de reducción de compras de bonos. Ahora bien, en un par de meses, la Fed —y en seis meses, el BCE— estarán pensando de nuevo en reducir esas compras de bonos, lo que tendrá un efecto muy negativo sobre la cotización de los mismos.

Así, la variante delta es también la última oportunidad para reducir el peso de los fondos de renta fija de largo plazo en las carteras. De aprovechar esta subida antes de que se retiren los mayores compradores del mercado, que no son otros que los bancos centrales. Recuerden que los precios de los bonos nunca habían sido tan dependientes de las compras de los bancos centrales como ahora. Y lo de 'nunca' es literal.

Renta fija Renta variable Inflación Desarrollo económico
El redactor recomienda