Aprovechen la oportunidad, invita el BCE
  1. Mercados
  2. Telón de Fondo
Víctor Alvargonzález

Telón de Fondo

Por

Aprovechen la oportunidad, invita el BCE

Estamos ante un movimiento “de libro” y hay que aprovecharlo. Lagarde piensa una cosa, el mercado piensa otra, así que se abre oficialmente la veda

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

El movimiento del euro está siendo de libro. Lo dije el pasado 13 de octubre desde estas mismas páginas: si el BCE pone como prioridad adormecer las primas de riesgo en lugar de controlar la inflación, lo que despertarán serán las divisas. Y ahora añado: también se está despertando el mercado de bonos.

Estamos ante un movimiento “de libro” y las oportunidades “de libro” hay que aprovecharlas. La Reserva Federal ha tenido la prudencia de ir preparándose de la posibilidad de que la inflación no sea tan transitoria y ha iniciado el proceso de reducción de compra de bonos. Y ha establecido un calendario e importes muy claros. También ha dicho cuándo pretende cerrar definitivamente el grifo. Otro banco central muy importante para la UE, por la enorme relación comercial existente pese al Brexit, el Banco de de Inglaterra, habla incluso de subir los tipos de interés en breve.

Mientras tanto, la señora Lagarde sigue “a su bola” y considera que estamos ante una tormenta de verano y que, cuando pase, la inflación volverá a donde estaba antes de la pandemia. Así que va a seguir comprando bonos como si estuviera en plena pandemia. Y eso que lleva acumulados bonos por un importe equivalente al 80% del PIB de toda la UE. Que se dice rápido.

Foto:  Fachada del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort (EFE) Opinión

El problema es que el mercado no lo ve igual. Como ya lo expliqué a primeros de octubre y no quiero repetirme, resumiré porqué no creo que la situación sea igual que antes de la pandemia. 1) Los bancos centrales han creado una oferta monetaria - dinero en el sistema- nunca visto la historia. 2) Los programas de estímulo dejan en pañales los que se pusieron en marcha tras la Segunda Guerra Mundial 3) Los cuellos de botella se solucionarán, pero llevará tiempo. 4) Las tensiones en el mercado de trabajo están permitiendo negociaciones salariales impensables hace un par de años ( no hablo de España, hablo de las economías avanzadas en general). Y esto último no digo que sea algo malo, es simplemente un dato.

Lagarde piensa una cosa, el mercado piensa otra, así que se abre oficialmente la veda. Primero contra el precio de los bonos europeos. El BCE no podrá comprar eternamente todos los bonos de todos los países de la Unión Europea, y menos aún si la inflación se sitúa por encima de sus objetivos. Cuando deje de comprar bonos la idea de inversión se llamará “sálvese quien pueda” o “el último que cierre la puerta”. Y la forma de implementarla son productos que se benefician de la subida de los tipos de interés - caída del precio - de los bonos europeos. Que, por cierto, ya nos están dando un buen resultado.

Pero, como dije en Octubre, el mejor termómetro del alejamiento de la realidad de un Banco Central es la divisa. Concretamente su cotización frente a las de otros bancos centrales que sean más conscientes de la realidad o tengan prioridades menos políticas que el BCE.

Foto: iStock Opinión

Alguien dirá que un euro débil le viene muy bien a las empresas exportadoras de la UE. Cierto, pero la prioridad del BCE no es fomentar las exportaciones, sino la estabilidad de precios. Y un euro débil es un elemento inflacionista adicional que se une a la compra masiva de bonos que sigue realizando el BCE. Cuando el euro baja vendemos con más facilidad en los mercados internacionales. Pero también nos sale más caro lo que compramos. En el exterior nuestros euros valen cada vez menos, tenemos que pagar cada vez más caras nuestras compras externas, estamos importando inflación.

El objetivo declarado de la señora Lagarde es seguir manteniendo bajos los costes de financiación de la Eurozona, especialmente los de los países del sur. Manipular los tipos de interés de los bonos y las primas de riesgo todo el tiempo que sea posible. Probablemente - y esto último es una opinión personal- hasta que se consolide la llegada de fondos europeos y no resulte tan doloroso detener la compra de bonos y la subida de los costes de financiación de la deuda. El problema es que un plan con muchas lagunas que encima es inflacionista: por las inyecciones masivas de liquidez en una economía en crecimiento y ahora por la devaluación del euro. Todo el plan Lagarde podría irse al traste y obligarle a una rectificación brusca, de esas que no gustan a los mercados. Mientras tanto, aprovechemos, que invita el BCE.

Banco Central Europeo (BCE) Inflación Prima de riesgo Tipos de interés Reserva Federal Bancos centrales Inversores