¡Que no le tomen más el pelo!

El problema no radica en que un título pueda caer o subir. Sino en todo lo que se hace para que unos pocos logren vender y unos muchos se queden pillados a la espera de milagros

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Siempre he estado en contra de la idea, muy difundida en varios círculos de inversión, de que los mercados están manipulados de forma global. Una cosa son actuaciones determinadas y puntuales de ciertos actores del mercado buscando rendimientos mediante esos manejos, y otra muy distinta el aceptar como norma general que todo gira en torno a desplumar al pequeño, al incauto, al débil.

Pero la realidad es que, sin ser tan rotunda la afirmación anterior, esta puede llegar a ser muy dura. Casas de análisis, brókers, bancos de inversión, medios de comunicación… parece que tengan un objetivo claro: vender activos sobrevalorados antes de su fecha de caducidad. Los esfuerzos de ventas se intensifican justo en los puntos de inflexión, para atrapar a los mas incautos. Y a los más avariciosos. Ellos venden, tú compras. Fácil ecuación. Expresiones del tipo “subida libre”, “empresas punteras en un mundo cambiante”, “nuevo paradigma”... son síntoma de salida rápida del activo de referencia. Los analistas y demás no son tus amigos.

El inversor debe tomar la responsabilidad de formarse para evitar ese tipo de dramas y no tener que escuchar más la típica frase de “nadie podía prever lo sucedido” o “nos ha sorprendido el mercado”.

Una de las mayores manipulaciones las hemos visto en varias ofertas públicas de venta de los últimos meses/años. Los famosos IPO han hecho furor en el Nasdaq, con auténticas joyas y verdaderas farsas que están acabando con la paciencia de muchos inversores.

En julio de 2014, sale a cotizar GoPro (GOPRO) sobre los 30 dólares. Tres meses después, las acciones cotizan a 95 dólares. Es muy interesante ver todo el 'marketing' y esfuerzo de venta que acompañó a la acción en ese tiempo. Precios objetivo de 80-90 dólares; frases del tipo “no es una cámara digital, sino una nueva plataforma de contenido digital”, “no se puede valorar de forma tradicional” o “tiene un potencial ilimitado”… se vieron en ese entorno de precios. Ante esa campaña y el rápido recorrido de la acción, el inversor final, ¿qué hace?

Hoy las acciones ya están por debajo del precio de salida a bolsa y, en el camino, han dejado a muchas víctimas. Sin duda, la famosa cámara está bien, y seguro que mejorará sus números, pero, a 90 dólares, no era un valor a comprar, sino un valor para vender. Cosa que hicieron unos pocos.

A estos niveles, y bajo el punto de vista de 'cash flow' futuro, la acción estaría cerca de su valor contable esperado.

Fuente: SIMPLIWALLST.
Fuente: SIMPLIWALLST.

El sector de los restaurantes, cotizados en el Nasdaq, también ha dado muchos disgustos a los inversores. Ha sido una moda curiosa, donde los buenos resultados del inicio de las salidas se han convertido en auténtica pesadilla para muchos. Incluso los que se han apuntado al carro tarde, ya con descuentos sobre los máximos, ahora dicen esto:

Mientras que otros le dan esperanzas. Siempre hay esperanza… o inversión a largo plazo.

Se trata de las acciones del Pollo Loco (LOCO). Sus acciones salieron a bolsa hace poco más de un año, pasando de los 19 dólares a los 40 en menos de un mes. Cotizan actualmente a poco más de 11. Otros ya hablan de milagros para poder salir del título.

En este caso, ni su valor esperado por 'cash flow' parece aportar mucha 'esperanza'.  

En el caso español, también encontramos esta serie de historias. Talgo, sin ir más lejos, no ha dejado de caer desde su salida hace unos meses. Si bien la acción ha recuperado casi 1,5 euros en el último mes, también se escucharon “muy buenas recomendaciones” sobre la acción antes de su debut y, en el mes de julio, le daban un valor objetivo de 8,4 euros… Hoy cotiza a 5,70 euros.  

El problema no radica en que un título pueda caer o subir, sino en todo lo que se hace para que unos pocos logren vender (fíjese en el volumen de estos ejemplos en los momentos de inflexión) y unos muchos se queden pillados a la espera de milagros. Por supuesto que existen casos positivos dentro de estos analizados pero, curiosamente, han pasado mucho más desapercibidos y el inversor 'normal' no ha participado de la misma forma. No les interesaba que el inversor comprase.

Lo que quiero hacerles ver es la necesidad, imperiosa, de estar bien formado antes de tomar cualquier decisión de inversión. Y más en estos momentos actuales de mercado, donde el ratio rentabilidad/riesgo está muy decantado hacía el lado del riesgo. Hay que analizar el mayor número de datos posible y huir de lo fácil, del 'marketing'. Una de las herramientas que les invito a visitar, para inversión en mercado norteamericano, es Simply Wall Street. Una web gratuita que le dará una visión de cada acción de forma objetiva, que puede ponerle en contexto desde el punto de vista fundamental. Luego utilice sus herramientas técnicas y, al menos, participará por su cuenta y riesgo.

Al tipo del principio del Pollo Loco, le puse esto:  

Y él reconoció su error...

Todos queremos tener un 'gurú' que nos solucione el futuro pero, tristemente, el que te dice no tiene ni idea y, por el contrario, aquellos que saben, no te dicen.

Tribuna Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios