Cómo resistir el impacto de las divisas en las cuentas de resultados

Empresas con exposición a países que están fuera del euro están expuestas a lo que se conoce como “riesgo divisa”

Foto: Fotografía que muestra varias libras en Londres. (EFE)
Fotografía que muestra varias libras en Londres. (EFE)

Varias firmas del Ibex 35 han reportado caídas significativas de los beneficios netos en el primer semestre del año acusando los efectos negativos de las divisas. El entorno actual de inestabilidad e irracionalidad en los mercados genera importantes fluctuaciones en periodos cortos de tiempo que afectan directamente a la rentabilidad de los negocios.

Si son gestionados de forma pasiva o inadecuada, dichos movimientos pueden evaporar los beneficios de una compañía o un proyecto en cuestión de días u horas, por lo que es un factor inherente a la gestión empresarial que debe ser ejecutado con mucha cautela.

La fuerte depreciación del euro entre 2014 y comienzos de 2015 fue muy positiva para las empresas españolas con exposición a países fuera de la eurozona ya que, al convertir las divisas extranjeras que se habían revalorizado frente al euro, vieron cómo sus beneficios mejoraban por el mayor valor relativo de éstas frente a la moneda única. Aun así, los mercados esperaban una mayor depreciación del euro, llegando a considerar la paridad del euro y el dólar. El resultado final fue que el BCE no cumplió con las expectativas del mercado, y desde entonces el euro ha avanzado frente a las divisas latinoamericanas, el dólar, etc.

De izquierda a derecha, Janet Yellen, Mark Carney y Mario Draghi
De izquierda a derecha, Janet Yellen, Mark Carney y Mario Draghi

¿Cómo puede una entidad resistir el impacto de las divisas? Empresas con exposición a países que están fuera de la zona euro, ya sea porque tienen filiales, facturan o compran en divisas extranjeras, están expuestas a lo que se conoce como “riesgo divisa, que es aquel generado por la variación de los tipos de cambio. Gestionar el riesgo divisa es sencillo si se utilizan las herramientas disponibles a las distintas necesidades de las compañías.

Hoy en día la carga de trabajo en los departamentos financieros es enorme y esto genera que la atención a aspectos como la gestión del tipo de cambio no pueda ser eficaz y a veces se descuide. No obstante, las empresas participan de forma activa en el mercado de divisas por lo que una gestión proactiva con la ayuda de especialistas es primordial.

Hay alternativas como los “forwards” o futuros que consisten en cerrar un tipo fijo a futuro, evitando así diferencias positivas o negativas en el tipo de cambio

Hay alternativas muy sencillas, como pueden ser los “forwards” o futuros, que como su propio nombre indica, consisten en cerrar un tipo fijo a futuro, evitando así diferencias positivas o negativas en el tipo de cambio. Una gestión activa permitirá protegerse de movimientos negativos y aprovecharse de eventuales movimientos favorables, evitando así la rigidez que planteaban estas estructuras en el pasado.

Puede parecer que la gestión del riesgo divisa queda lejos del entendimiento y del alcance de la gestión empresarial, y los métodos pueden verse como algo especulativo o peligroso. Sin embargo, ¿Qué es más especulativo? ¿Gestionar con inteligencia un riesgo real, o permitir que las fluctuaciones del mercado, ajenas a la actividad empresarial, alteren la cuenta de resultados? Lo realmente especulativo es no hacer nada. 

*Manuel Ortiz-Olave es analista de mercados en Monex Europe

Tribuna Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios