Alternativas a los depósitos bancarios

La caída drástica del interés en los depósitos ya es una realidad y viene motivada por el bajo coste de financiación que tienen los bancos europeos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Todo trasciende, la política monetaria expansiva llevada a cabo por el Banco Central Europeo (BCE) está enfocada en reactivar la economía de los países miembros, pero también está teniendo un relevante impacto en la rentabilidad de los activos financieros. Las entidades bancarias obtienen financiación a coste cero del BCE, medida que busca incentivar el préstamo de dinero a particulares y empresas, pero como no podría ser de otra manera, los bajos tipos de interés también se trasladan a la retribución del dinero de los ahorradores.

Las previsiones en cuanto a las decisiones referentes a los tipos de interés o la compra de deuda parecen inamovibles hasta, al menos, fin de año. La última nota de prensa del consejo de gobierno del BCE afirma que “los tipos de interés aplicables a las operaciones principales de financiación, la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito se mantengan sin variación en el 0,00%, el 0,25% y el -0,40% respectivamente” y que “las compras netas de activos continuarán al actual ritmo de 60 millones de euros mensuales hasta el final de diciembre de 2017 o hasta una fecha posterior si fuera necesario”.

Extrapolados estos datos sobre los productos financieros existentes en la economía nacional y, más concretamente, sobre uno de los productos estrella para los inversores, los depósitos bancarios, se observa que la situación de este producto financiero varía en función de las decisiones del BCE. Las medidas que constituyen su política condicionan, en gran manera, la rentabilidad de los depósitos a plazo. La caída drástica del interés en los depósitos ya es una realidad y viene motivada por el bajo coste de financiación que tienen los bancos europeos. Todo apunta a que la tendencia seguirá disminuyendo, y aunque parece lógico pensar que los inversores dejarían de depositar el dinero en este tipo de productos, en realidad, a pesar de haberse reducido la cifra, el volumen de dinero depositado sigue siendo muy alto.

El total invertido en los depósitos ha decrecido con respecto a mayo de 2016 un 25,3%, pasando de invertir 302.150 millones de euros a 225.676. Si retrocedemos cinco años atrás, la diferencia es aún mayor, ya que la variación es de casi un 50% con respecto a 2012 (según datos del Banco de España). Aun con esto, la cifra invertida no es alcanzada por ningún otro producto de inversión, incluso tras registrase una rentabilidad del 0,08%, la más baja de los últimos cinco años.

¿Por qué son el producto estrella?

Los motivos esenciales por los que se define al depósito bancario como uno de los productos favoritos entre los inversores españoles son la seguridad y la liquidez. En primer lugar, la seguridad, ya que cada inversor tiene cubierta la cantidad de 100.000 euros por el Fondo de Garantía de Depósitos. En segundo lugar, el depósito presenta una liquidez real que da la opción de disponer de la cantidad invertida por el cliente en el momento que desee, si bien este servicio suele tener asociado una penalización en forma de comisiones o menor retribución.

¿Existen alternativas?

El 'crowdlending' es la alternativa financiera que poco a poco ha ganado más terreno en nuestro país. Principalmente, son plataformas destinadas a la financiación de empresas que hacen posible que cualquier persona pueda financiarlas directamente, convirtiéndose así en pequeños banqueros. Se constituye como la alternativa perfecta si una empresa busca financiación alternativa y un inversor quiere rentabilizar su dinero. Son simples en su utilización y únicamente con darse de alta y acreditarse en la plataforma se podrá comenzar a operar.

Un ejemplo de posible alternativa directa al depósito bancario a más de dos años son las conocidas como inversiones garantizadas por una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) y las podemos encontrar en plataformas como la de MytripleA, que cuenta con licencia del Banco de España y de la CNMV.

Puede descargarse una guía de explicación del producto aquí mismo.

Es importante matizar que este tipo de inversión no es un depósito bancario, por lo que no cuenta con esa garantía del Fondo de Garantía de Depósitos. La inversión es garantizada por las SGR (Sociedades de Garantía Recíproca) que a su vez son reavaladas por Cersa (Compañía Española de Reafianzamiento) y, por último, por el FEI (Fondo Europeo de Inversiones). Este robusto sistema de seguridad ha sido calificado por el Banco de España como “operaciones sin riesgo apreciable" (Circular 4/2016, punto 83F).

La evolución de las rentabilidades de los depósitos a plazo superior a dos años, frente a los préstamos garantizados por SGR en el último año, se muestra en el siguiente gráfico.

Se puede observar una enorme diferencia entre un producto y otro. Además de tener el depósito una rentabilidad más baja, el tipo de interés que ofrece se ha ido reduciendo con el paso de los meses. Esta estrepitosa caída provoca que las rentabilidades de los depósitos se sitúen actualmente en el 0,08%, mientras que los préstamos garantizados por SGR permanecen constantes al 2% y con la posibilidad de aumentar en función del euríbor. Conforme aumente este indicador, la rentabilidad a obtener por los préstamos garantizados por SGR en los próximos años se incrementará en la misma proporción.

Esta atractiva rentabilidad, hasta ahora solo alcanzada por lo bancos, hace posible que cualquier persona pueda invertir en similares condiciones que un banquero y desde casa. Al final, se trata de observar qué productos existen en el mercado, qué riesgos implican esas operaciones y estudiar si las ventajas ofrecidas cubren nuestras necesidades y expectativas.

*Jorge Antón Sanz, CEO de MytripleA.

Tribuna Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios