Las suscripciones netas en fondos de inversión se resienten

Las incertidumbres económicas que se ciernen sobre la economía mundial están alterando la toma de decisiones por parte de las familias en relación con su ahorro

Foto:

Las incertidumbres económicas que se ciernen sobre la economía mundial están alterando la toma de decisiones por parte de las familias en relación con su ahorro desde comienzos de año.

Los depósitos de las familias en las entidades bancarias (que forman parte de sus activos financieros) están creciendo hasta agosto en aproximadamente 60.000 millones de euros en variación interanual, lo que supone un incremento sustancial frente a lo observando en años anteriores. Sin embargo, estos depósitos no están remunerados, al contrario algunas entidades en Europa están comenzando a cobrar a los clientes en depósitos a la vista con saldos superiores a 100.000 euros, y cada vez hay más voces que están anunciado que podrían adherirse a esta decisión. De convertirse en una medida generalizada sería el primer episodio en la historia en que los clientes pagarían por depositar sus ahorros. Existe un racional, con tipos cero la cuenta corriente se convierte en un mero servicio de custodia de fondos.

Una de las formas que hasta ahora habían tenido las familias para intentar generar rentabilidad por los bajos tipos de interés (o nulos) en depósitos era traspasando parte de ese ahorro a inversiones en fondos de inversión, lo que había supuesto un incremento de suscripciones en esta tipología de activos durante los últimos años.

[Consulte aquí los mejores fondos de inversión]

Sin embargo, esta tendencia se ha revertido en el año 2019, influida en gran medida por la mala evolución de los mercados a cierre de 2018 que impactó negativamente en el valor patrimonial de los fondos de inversión por el mal comportamiento de los mercados. Concretamente de octubre de 2018 a enero 2019 una pérdida en valor patrimonial de más de 11.500 millones, a la que se unió una caída de suscripciones netas de las familias de más de 4.500 millones.

Con datos a septiembre, los fondos de inversión habrían crecido en valor patrimonial en aproximadamente 13.000 millones de euros en el año. Este crecimiento correspondería íntegramente a la revalorización de los mercados tanto de renta variable como de renta fija. Por el contrario, las suscripciones netas en fondos de inversión habrían caído ligeramente en unos 13 millones de euros, lo que podría poner de manifiesto una mayor aversión al riesgo por parte de las familias a la hora de tomar sus decisiones de ahorro o una mayor preferencia por la liquidez, ya que hemos pasado de un promedio de crecimiento de unos 1.700 millones de euros mensuales a un promedio de caída de unos 1.500 millones de euros.

Desde la crisis, es la primera vez que no se observa una correlación entre el buen comportamiento de los mercados financieros y una derivación del ahorro de las familias a los fondos de inversión, lo que hace pensar que las incertidumbres están afectando de manera ostensible a la toma de decisiones familiares, con una actitud mucho más conservadora. Desde un punto de vista macroeconómico remansar el ahorro en cuentas corrientes supondría un menor consumo privado (como así presentan las previsiones del consenso de mercado). Para las entidades bancarias, por su parte, supondría una menor generación de ingresos derivados de la comercialización de los productos fuera de balance.

En este escenario de incertidumbre cabría preguntarse de forma abierta si una política monetaria más laxa, que propiciara nuevas caídas de los tipos de referencia, con toda la curva monetaria actualmente ya en negativo, ¿podría alterar las decisiones de inversión o ahorro, o de composición de las finanzas de los hogares? Como mínimo, deberíamos ser escépticos.

Tribuna Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios