Esperando a que el paracaídas se abra
  1. Mercados
  2. Tribuna Mercados
Gilles Moëc

Tribuna Mercados

Por

Esperando a que el paracaídas se abra

Las negociaciones sobre el Fondo de Recuperación y Resistencia implican que el BCE tendrá que seguir cubriendo el vacío político

placeholder Foto:

"Dados los enormes desafíos económicos que tiene Europa por delante, un apoyo fiscal federal de largo plazo es crucial. Por desgracia, las negociaciones sobre el Fondo de Recuperación y Resistencia implican que el BCE tendrá que seguir cubriendo el vacío político". Las declaraciones de la presidenta del banco central, Christine Lagarde, indicando que es preferible un buen acuerdo de gran alcance, aunque lleve más tiempo conseguirlo, que uno precipitado, indican que el BCE está dispuesto a contrarrestar la volatilidad que podría provocar en los mercados los tira y afloja de las negociaciones europeas.

Esto resalta una de las inconsistencias de los “frugales”: defienden una ortodoxia monetaria, pero esta no se puede lograr si no se avanza en el lado fiscal. Más allá del corto plazo, seguir dependiendo demasiado del BCE, donde la cuerda ya está muy tensada, es arriesgado. Precisamente, la decisión del Constitucional alemán es probablemente una de las razones por las que Alemania apoya ahora el fondo de recuperación. La política monetaria tiene sus límites, pero parece que algunos no quieren darse cuenta de ello.

La cuantía y los recortes del fondo de reconstrucción tensan al máximo la cumbre de la UE

Se debería tener en cuenta que la solidaridad entre Estados es uno de los principios de la UE, que es un proceso político, tanto como económico. Desde ese punto de vista, debería ser menos difícil aceptar que la condicionalidad (de las ayudas) se mantiene en niveles mínimos, con un equilibrio entre contribuyentes netos y beneficiarios netos de un esquema que debería estar basado en la capacidad contributiva de cada Estado miembro, de la misma manera que los sistemas fiscales nacionales incorporan alguna medida de redistribución. Esta lógica no es nueva en la UE, es uno de sus principios fundacionales. Por eso, las dificultades evidencias este fin de semana para lograr un acuerdo reflejan una profunda falta de comprensión de lo que es en realidad la Unión Europea. Al final, si algunos países, los frugales, pueden disfrutar de los beneficios del mercado único europeo, sin compartir las responsabilidades financieras, entonces, las tentaciones de 'ir por libre' podrían empezar a ser demasiado elevadas.

Esta situación se da en un momento en el que Europa, aparentemente, parece estar en una “buena situación”, tomando prestadas las palabras de Lagarde, pero hay retos enormes por delante. El virus está mucho mejor controlado que en EEUU, pero dada la menor tolerancia de Europa al riesgo en relación con el virus, las restricciones por el lado del suministro podrían ser reimpuestas mucho más rápidamente que en EEUU en cualquier momento. Las noticias procedentes de Barcelona son una señal de advertencia. España ha tenido que reimponer cierres, principalmente en zonas de Galicia y Cataluña, pero debemos mirarlo con perspectiva. Aunque la tasa semanal de crecimiento de casos se ha acelerado en España, es todavía unas seis veces más baja que la de EEUU. Al igual que en el resto de Europa, la pandemia sigue en España bajo un control mucho mayor que en EEUU durante la fase de desconfinamiento. De hecho, nunca en EEUU, ni en mayo ni en junio llegó a caer tanto la tasa de crecimiento de contagios como lo hizo en España y en Italia. Por lo tanto, no se puede inferir de la situación en EEUU que Europa vaya a entrar necesariamente en un estado generalizado de recaída.

Foto: Pintada en un quiosco cerrado durante el confinamiento en Madrid. (Reuters)

Aun así, las malas noticias procedentes de EEUU en el frente de la pandemia impactarán en la UE; el peso de la economía americana en la importación mundial de bienes y servicios ha ido creciendo marginalmente, desde el 12,5% en 1980 hasta el 14,3% en 2018.

De cara a los próximos meses hay dos factores muy relevantes en Europa: a medida que el apoyo de emergencia de los Estados a las empresas se vaya retirando, la perspectiva de cierres de negocios puede desencadenar un endurecimiento de las condiciones de los bancos para conceder préstamos y, por otra parte, la expiración de las garantías estatales puede coincidir en el tiempo con el fin de los esquemas generosos de desempleo temporal. Es por eso por lo que es tan importante un acuerdo fiscal federal comunitario de gran alcance.

*Gilles Moëc, 'chief economist' de AXA Investment Managers.

Banco Central Europeo (BCE) Christine Lagarde Política monetaria Economía
El redactor recomienda