El sector financiero, un pilar sólido y necesario para reconstruir España
  1. Mercados
  2. Tribuna Mercados
Tribuna EC10

Tribuna Mercados

El sector financiero, un pilar sólido y necesario para reconstruir España

Sin la banca de hoy sería difícil pensar en la recuperación del mañana

placeholder Foto: (iStock)
(iStock)

Han pasado ya ocho meses desde que el 23 de enero se impusiera el confinamiento en la ciudad china de Wuhan. Desde entonces, el ritmo del mundo se ha visto alterado profundamente ante la propagación a escala global del covid-19, un reto sanitario, económico y social de proporciones inéditas y carente de precedentes en nuestra historia mundial.

España es un país que ha sufrido de manera virulenta las consecuencias de la crisis sanitaria y todo parece indicar que será uno de los países de la UE donde el impacto económico y social va a ser más profundo. Las últimas previsiones de Funcas apuntan para 2020 a una caída del PIB de 13% y a una tasa de paro del 17% - menor de lo que cabría esperar al actuar los ERTEs como dique de contención-. La vuelta a los niveles del PIB precrisis no se alcanzarían hasta 2023 o incluso 2024 dependiendo de la senda de política económica.

Ante la magnitud del desafío que supone la recuperación de nuestra economía, hay consenso en reconocer que la banca va a tener un papel esencial. Lo ha tenido durante la hibernación de la actividad productiva contribuyendo a apuntalar la economía con oxígeno financiero para las familias, pymes y autónomos. Seguirá teniéndolo, en la reconstrucción del país sosteniendo a nuestro tejido productivo y ayudando a que la recuperación sea lo más corta posible.

Podemos decir que sin la banca de hoy sería difícil pensar en la recuperación del mañana

Si la banca puede ser hoy el pilar sobre el que se asiente la reconstrucción de la economía es porque en estos momentos el sector parte de una situación de solidez financiera muy distinta a la de la crisis de 2008. A día de hoy, la banca cuenta con capital y liquidez reforzados y sus balances están saneados. Las entidades no tienen problemas de liquidez al tener abiertas las ventanas del Banco Central Europeo y del mercado y la apuesta decidida de los últimos años por las políticas de buen gobierno han permitido mejorar de manera exigente la gestión del riesgo y la transparencia. Además, conviene recordarlo, nuestra banca es especialmente eficiente - situándose 10 puntos porcentuales por encima de la media europea - lo que le permite estar preparada para responder con eficacia a las necesidades excepcionales de los clientes en estos momentos.

Por tanto podemos decir que sin la banca de hoy sería difícil pensar en la recuperación del mañana.

La solidez financiera de las entidades es lo que ha permitido a los bancos y cajas de CECA volcarse con las familias y las empresas más golpeadas por la crisis. Por un lado, en estrecha colaboración con las autoridades, vehiculando las medidas de emergencia del Gobierno y, por otro, poniendo en marcha iniciativas complementarias de carácter sectorial para proveer de liquidez al sistema y contribuir a evitar la destrucción del tejido productivo, las rentas y el empleo.

En este sentido, para las empresas y los autónomos, los bancos y cajas de CECA han sido clave en la canalización de los avales del ICO con más de 235.000 operaciones formalizadas a finales de agosto por un importe cercano a los 28.500 millones de euros. Además, las entidades han movilizado enormes volúmenes de financiación adicional para cubrir las necesidades de crédito y circulante.

Foto: (Reuters)

En cuanto a las familias, las entidades asociadas a CECA han puesto en marcha distintas medidas orientadas a aliviar la necesidad de hacer frente a los gastos corrientes. Entre éstas, destaca la concesión de moratorias en el pago de las cuotas de las hipotecas y de los préstamos al consumo por un plazo de tres meses de acuerdo a las medidas de emergencia del Gobierno, y complementariamente, las moratorias extendidas aprobadas por el Consejo de CECA en su sesión de abril que contemplan no sólo una extensión de los plazos sino también de los colectivos para incluir aquellos que no cumplen estrictamente con los criterios de vulnerabilidad establecidos en el RD 8/2020 - A 30 de agosto las entidades de CECA habían formalizado más de 460.000 operaciones de moratoria por un importe de 22.000 millo­nes de euros.

Así mismo, otras medidas de apoyo a las familias incluyen el aplazamiento o incluso la condonación de las rentas de alquiler dentro del programa del Fondos Social de Vivienda. También, el adelanto del pago de las prestaciones por desempleo y jubilación. A 31 de agosto las entidades asociadas a CECA habían adelantado más de 40 millones de prestaciones por un importe de 36.600 millones de euros.

Por último, no se puede dejar de mencionar la labor de la Obra y Acción Social de las fundaciones adheridas a CECA que desde un principio se han volcado con programas de emergencia para apoyar a los grupos más desfavorecidos de la población. Una inversión total de 135 millones de euros que se ha dedicado, entre otros, al abastecimiento de los bancos de alimentos o ampliación de las becas comedor, al apoyo asistencial para colectivos en riesgo de exclusión social, o la financiación de proyectos de investigación sobre el covid-19.

Lo expuesto hasta aquí pone de manifiesto el compromiso de los bancos y cajas de CECA con el papel esencial que tienen que cumplir en la recuperación de nuestra economía. Ahora bien, conviene tener muy presente que deberán hacerlo dentro de su perímetro de actuación, es decir, el desarrollo de una actividad crediticia generosa, a la altura de las circunstancias, pero, a la vez, con una gestión del riesgo prudente y profesional. La historia – no muy lejana – y la teoría económica han demostrado que cargar en exceso los balances de la banca en tiempos de recesión es la mejor manera de poner en riesgo la recuperación. Por eso, un sector financiero sólido y solvente es hoy más necesario que nunca. Es lo que necesitan nuestras familias, nuestras empresas, nuestros autónomos y nuestro país porque con esta banca ganamos todos.

*Alberto Aza es portavoz de CECA

CECA Sector Financiero