Es noticia
Menú
Los factores que pueden truncar las previsiones del BCE
  1. Mercados
  2. Tribuna Mercados
Gonzalo de Cadenas-Santiago

Tribuna Mercados

Por

Los factores que pueden truncar las previsiones del BCE

Si bien el escenario de inflación planteado por el BCE del 5% es plausible, podría estar subestimado por varios factores, como la errática en las previsiones anteriores

Foto: Christine Lagarde (EFE/Stephanie Lecocq)
Christine Lagarde (EFE/Stephanie Lecocq)

Tras la última reunión del BCE, el escenario a la baja en actividad económica y al alza en los precios dificulta no solo el cronograma del BCE, sino el propio imperativo de estabilidad de precios en un entorno donde la brecha entre la producción y el consumo se amplía, bajo una dinámica de presiones inflacionarias más elevadas e inmediatas ya reflejada en las perspectivas de inflación.

Si bien el escenario de inflación planteado por el BCE del 5% es plausible, podría estar subestimado por varios factores: (i) la errática en las previsiones anteriores (con una cierta inclinación a moderar las expectativas), (ii) las implicaciones de la continuación de la escalada en el conflicto entre Rusia y Ucrania (hace tan solo una semana se pensaba que la implementación de sanciones culminaría el máximo de tensión, mientras que en la semana actual las sanciones de segunda ronda se activaron sin haber valorado los efectos de la primera), y (iii) una la subida de precios que ya se está contagiando a otros componentes (vivienda, transporte y alimentos, entre otros), de forma que el efecto de base esperado podría ya no ser tan favorable.

Foto: Sede del Banco Central Europeo en Fráncfort, Alemania. (EFE/Armando Babani)

En este sentido, a la moderación en la actividad económica que ya se preveía antes del conflicto, se suma el shock de oferta actual que no puede ser ignorado, desplazando el corredor de previsiones hacia un riesgo de “estanflación”, con una segunda ronda de presiones en los precios latente que se filtraría desde los insumos básicos hacia los márgenes empresariales (aún en disrupción como indican los elevados precios del productor), especialmente en aquellos con alta dependencia energética (precio mayorista de la electricidad en España +95%, añadido al 189% en 2021), y cuya canalización hacia el consumidor final consolidaría los efectos de segunda ronda.

De esta forma, en el corto plazo, y a medida que la inflación se aleje del objetivo de manera marcadamente más alta, la línea de política monetaria conduciría hacia unas condiciones financieras más estrictas bajo el paraguas de una política fiscal aún laxa que, si bien dado el punto de partida continuarían siendo acomodaticias, encajarían con la sincronía de endurecimiento monetario global, aunque con el riesgo de seguir debilitando al euro contra dólar.

Tras la última reunión del BCE, el escenario a la baja en actividad económica y al alza en los precios dificulta no solo el cronograma del BCE, sino el propio imperativo de estabilidad de precios en un entorno donde la brecha entre la producción y el consumo se amplía, bajo una dinámica de presiones inflacionarias más elevadas e inmediatas ya reflejada en las perspectivas de inflación.

Banco Central Europeo (BCE) Política monetaria Inflación
El redactor recomienda