Dos artículos imprescindibles para comprender el caos actual

No me voy a enrollar mucho hoy. Prometido. Entre otras cosas porque lo que les traigo a colación tiene mucha más enjundia que cualquier aportación que

No me voy a enrollar mucho hoy. Prometido. Entre otras cosas porque lo que les traigo a colación tiene mucha más enjundia que cualquier aportación que un servidor pudiera hacer en forma de comentario más o menos sagaz. Son dos artículos que han llamado poderosamente mi atención ya que apuntan las claves de lo que está pasando en el orden mundial, conflictos a lo largo y ancho de la geografía mundial y crisis, ahora amortiguada, en los mercados emergentes. Ambos merecen una lectura crítica pero, en mi modesta opinión, van bien tirados.

El primero lo firma este lunes el siempre interesante Niall Ferguson en el WSJ. "America´s Global Retreat" censura el fracaso de la política exterior norteamericana y sus terribles consecuencias sobre aquellas regiones en las que la primera potencia del mundo ejercía hasta hace bien poco un papel estabilizador. Más allá de que se pueda estar o no de acuerdo con ese rol, el geopolitical taper de Estados Unidos del que habla el autor –por analogía con el famoso taper o retirada de estímulos de la Reserva Federal– habría generado un vacío que el caos se habría encargado de ocupar en naciones como Iraq, Siria, Egipto o Libia, por citar varios ejemplos.

La enumeración de decisiones erráticas y discursos vacuos del Presidente Obama que realiza el analista refrendaría, sin duda alguna, su visión. Como lo harían las estadísticas que incorpora: desde 1998 nunca se habían producido tantas muertes por terrorismo o conflictos armados en el Medio Oriente como en 2013. No está mal para un Premio Nobel de la Paz. A veces hay que hacer la guerra para asegurar la calma, viene a ser su tesis, y la renuncia del demócrata a rodearse de halcones capaces de asesorarle con visión de largo plazo en estas lides sería uno de sus mayores errores estratégicos. "Si usted no es ‘el policía del mundo’, ¿entonces quién?", concluye defendiendo la figura de… Kissinger. Glaps.

Sea como fuere, no se queden con la forma y vayan al fondo. Interesante food for thought a la que le falta un condimento: ¿qué papel juega la autosuficiencia energética de USA en todo este proceso? Sólo una brevísima mención en el texto. Y colateral.

Ahí queda eso.

La segunda pieza fue publicada el pasado 10 de febrero por Dani Rodrik, experto en el fenómeno de la globalización, en Project Syndicate. "Death by Finance" hace una aproximación muy dura a la realidad de las economías emergentes. Todo lo que aflora ahora que la marea dineraria de algunos bancos centrales se retira –problemas domésticos, modelos erróneos de crecimiento, trucos contables– no es sino la concreción de un accidente que tenía que ocurrir, suma de factores coyunturales que se creyeron estructurales, de equivocadas asignaciones de activos y/o medidas de política monetaria y fiscal como consecuencia de esa errónea percepción, del engaño colectivo al creer que el proteccionismo estaba definitivamente superado y la visión del primer mundo había dejado de ser local, salvaguarda de su propio interés (Valor Añadido, "No se crean el camelo colectivo: el mundo es de todo menos global", 27-04-2011).

Viene a concluir que, al final, estamos ante un fenómeno que es mucho más financiero que real y que, por tanto, queda sujeto a las desigualdades crecientes, la mayor volatilidad y las restricciones sobre la vida real que el mundo de las finanzas históricamente ha generado. Aunque no lo señale expresamente, subyace a lo largo del texto una reivindicación: la necesidad de que los países en vías de desarrollo establezcan mecanismos de control de cambios y flujos para preservar su estabilidad a la vez que velan por un crecimiento interior ordenado basado en modelos productivos y sociales sostenibles. Un, dos, tres, un pasito p’alante María; un, dos tres, un pasito p’atrás.

Dos piezas, como señalaba al principio, que merece la pena leer con detenimiento. El vacío del poder como excusa para el poder vacío de escrúpulo; la crisis emergente como prueba de la emergencia de una crisis estructural, oportunidad de futuro, en muchas de las naciones afectadas.

Casi nada.

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios