Tremendo, por qué Podemos terminará gobernando España

Me hace llegar mi amigo Pedro el siguiente documento de la Fundación BBVA: ‘Valores políticos y la crisis económica’, de abril de 2013. Un informe que,

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (E. Villarino)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias. (E. Villarino)

Me hace llegar mi amigo Pedro el siguiente documento de la Fundación BBVA: "Valores políticos y la crisis económica", de abril de 2013. Un informe que, cito literalmente, "permite examinar los valores, percepciones y actitudes de los españoles desde una perspectiva comparada –con otros nueve estados de la UE– en un periodo particularmente crítico (final de 2012)". Se trata de un trabajo estadístico, fruto de más de 15.000 entrevistas a lo largo y ancho de la geografía continental.

Sus conclusiones son demoledoras y no cabe descartar que, entre otras fuentes, fuera en esta publicación donde los ideólogos de formaciones de nuevo cuño, como Podemos, encontraran parte del argumentario necesario para elaborar la utópica propuesta que tan sorprendente éxito electoral cosechó en los comicios europeos del pasado 26 de mayo. Para que luego despotriquen sus integrantes de los banqueros.

Ya en serio, el recorrido por el estudio es muy revelador. De principio a fin. 

Las primeras cuestiones muestran a una población, la española, con un bajo nivel de asociacionismo, al que mueven mucho más que al resto de los europeos los resortes económicos y políticos, y con una cierta propensión a declararse en huelga o manifestarse antes que apoyar causas online. Los más activos en la acción pública son los estudiantes, de izquierda e informados (entendiendo como tales aquellos que leen diariamente la prensa). El target quedaba claramente delimitado. Solo quedaba activarlo.

A partir de ahí, los autores interrogan sobre la calidad de nuestro sistema de representación. Las respuestas prueban cómo existía un amplio caldo de cultivo para lo que habría de salir de las urnas un par de meses después. De los objeto de análisis, España era el país donde sus ciudadanos creen que la democracia funciona peor; se situaba en el podium de los que piensan que la clase poltica vela más por sus propios intereses que por los de la sociedad; y, por si fuera poco, otorgaba como colectivo la menor valoración a los representantes públicos y las formaciones que los amparan. Vista esta realidad, convenía acuñar un concepto que denostara sintéticamente la incompetencia y el abuso. Nace la casta.

Sobre tan pesimista base, el documento aterrizaba a continuación en la parte mollar, la del modelo económico, que justifica esta entrada de Valor Añadido. Nueva ronda de conclusiones alentadoras para los nuevos mesías y preocupantes para la iniciativa privada y el libre mercado, a saber:

  1. Los españoles, no sólo defienden "un papel muy activo del Estado en el control de la economía", sino que tres cuartas partes de los encuestados afirman que "el Estado debe tener la responsabilidad principal a la hora de asegurar que todos los ciudadanos puedan gozar de un nivel de vida digno", frente al 25% que apela a la responsabilidad individual o no sabe/no contesta. Dignidad, divina arma de demagogia. Por cierto, curioso que este resultado se dé justo cuando había sido el abandono de la acción pública por falta de fondos el que obligó a la ciudadanía a ponerse en marcha para sacar las castañas del fuego. No importa. En la encuesta paneuropea destacamos por pensar que la crisis se solucionaría 'manteniendo o aumentando el gasto para estimular el crecimiento'. Eso sí, cuando se pide concreción al entrevistado, lo que reivindica no es inversión, ni siquiera un mísero Plan E, sino prestaciones y subidios. Keynesianismo tergiversado que no tarda en convertirse en promesa programática de los oportunistas.

 

  1. En porcentajes que, los más de los casos, son un 50% superiores a la media europea, los encuestados patrios no sólo defienden un amplio estado del bienestar –sanidad, pensiones, paro y hasta vivienda–, sino que abogan por controlar los beneficios de bancos y empresas, mantener los precios bajo supervisión pública o vigilar los salarios, amén de financiar esta fiesta, como no podía ser de otra manera, con mayores impuestos. ¿Alguien se extraña ahora de la propuesta intervencionista de Podemos? A la luz de los hechos, no. Es maná en el desierto de la inconsciencia. ¡Ay el día que los dioses castiguen a los hombres con sus deseos! Según el paper, España estaría a la cola de Europa en consideración de la economía de mercado como sistema más conveniente para regir los destinos económicos de su territorio. Vivan los derechos y… ¿las obligaciones? Pasapalabra.
  2. De los 10 estados objeto del trabajo de campo, sólo en España, de hecho, hay una mayoría de esos españolitos que ven la tele, les guarde Dios, que propugne que "los ingresos deberían ser más equilibrados, aunque ello pueda significar que las personas que se esfuerzan más y las que se esfuerzan menos ganen cantidades similares". Olé tus narices. Ya me dirán cuando lo van implantado. Para que luego se pregunten de dónde viene la idea de la renta básica de subsistencia de los chicos de Pablo Iglesias. Eso sí, ante el surrealismo de esta propuesta, ¿cree alguien en su sano juicio que se quedaría algo de talento o tesón en nuestro país?, ¿que permanecería una miajica de emprendimiento e innovación en nuestras fronteras? Da igual, la fuga de la inteligencia permite domeñar mejor al rebaño. Por cierto, no hace falta recordar los efectos de este principio aplicado a la educación. Igualar por abajo es siempre receta para el desastre.

Las encuestas ya se sabe como hay que tomarlas. Como lo que son. Tienden a confundir deseo con realidad. Sin embargo, en las elecciones europeas hubo una propuesta que aglutinaba las ideas antes subrayadas y encontró un respaldo significativo entre el electorado. Los sondeos le atribuyen una importancia cada vez mayor en la esfera política patria. Y se pueden quedar cortos. Si las proporciones de las que habla el informe fueran ciertas, no cabría descartar cambios inesperados y significativos en el statu quo público actual. Podemos sería, de acuerdo con el estudio de la Fundación BBVA, la propuesta perfecta de gobierno para una mayoría de españoles a los que el conformismo y la desesperación parecen haber cegado la razón. ¿O lo hicieron antes los actuales mandamases del país con su reprobable espíritu de supervivencia?

Sea como fuere ante el placebo que producen mentiras reconfortantes, ¿a quién le interesa la desagradable realidadnbsp;

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
103 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios