Segunda en la frente: Grecia no tiene, ni ha tenido, un plan B
  1. Mercados
  2. Valor Añadido
S. McCoy

Valor Añadido

Por

Segunda en la frente: Grecia no tiene, ni ha tenido, un plan B

No ha habido internamente ninguna conversación entre autoridades, bancos comerciales y el Banco Central sobre un posible Grexit. Ni una sola. Tsipras ha jugado de farol y le han pillado

Foto: El primer ministro griego, Alexis Tsipras. (Reuters)
El primer ministro griego, Alexis Tsipras. (Reuters)

El miércoles pasado nos hacíamos eco de una sorprendente información firmada por Ambrose Evans-Pritchard (AEP) en The Telegraph.Según las fuentes del comentarista estrella del rotativo británico, Alexis Tsipras habría convocado el referéndum del día 5 con la única intención de perderlo y asegurarse una salida airosa del Gobierno griego. Aunque se trataba de una tesis chocante –obras son amores–,el prestigio del periodista le daba un cierto barniz de credibilidad.

Pues bien, cinco días más tarde es el corresponsal económico de una BBC que trata de aferrarse desesperadamente a glorias pasadas, el que trae a colación una segunda noticia sorpresa que iría en línea con la anterior. Robert Peston afirma que la posibilidad de una salida aún temporal del euro de Grecia –tal y como propuso el ministro de finanzas alemán,Wolfang Schäuble–atenaza a Syriza, entre otras cosas, porque a día de hoy no ha habido internamente ninguna conversación entre autoridades, bancos comerciales y el banco central sobre un posibleGrexit.

Ni una sola.

Como lo oyen.

Nada que permitaabordar técnicamenteuna amenaza que fue explicitada por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, hace ahora seis días y que devino más factible después del éxito del ‘no’ en el referéndum y la congelación de las líneas extraordinarias de financiación del BCE. Ni documentos preparatorios, ni diagramade flujos, ni planes de contingencia. Nada. Preocupados por la táctica negociadora, señala Yves Smith en Naked Capitalism, olvidaron todo lo demás.

Increíble.

No es de extrañar que el abajo firmante, cuyos informadores son ‘banqueros locales de renombre’, concluya, al más puro estilo británico, que…

placeholder

Actitud ‘sorprendente’, rayana en lo ‘criminal’ son adjetivos tremendos enla moderada cadena pública inglesa.

Para que vean.

En esas manos están las islas helenas.

Claro que cabe otra posibilidad. Que los actuales dirigentes griegos nunca contemplaran la salida como una posibilidad. Que todo fuera un enorme paripé para justificarse tal y como subrayaba AEP en la información que da inicio a este post. En tal caso, la irresponsabilidad de Tsipras y sus chicos convertiríacasi en piropos los epítetos empleados por Preston, ante lo inabarcable de su idiocia intelectual y procesal y desu maquiavelismo manipulador.

Aun aprobándose finalmente los términos del rescate, el daño infligido al sistema financiero y a la economía griega es de un calado tal quetardaráaños en restañarse. No solo han dilapidado la herencia de un Samarás que trató de hacer de la necesidad virtud, sino que han metido a la aúnnación miembro en una situación crítica. El yugo al que queda sujetaes hoy más fuerte que cuando su llegada al poder, y la intervención de la troika aún mayor.

Y todo ello a costa de unos ciudadanos que habían depositado en Syriza toda su esperanza y buena parte de sus exhaustas fuerzas.

De ahí, precisamente, que el elemento crítico a partir de este punto sea el juego de la política local. Veremos quédice el parlamento heleno en las votaciones que han de tener lugar los próximos 15 y 22 de julio. La revuelta del ala más radical de Syriza está servida, lo que puede derivar en unas elecciones anticipadas que afectarían aún más a la gobernabilidad del país. Todo el espectro legislativo está hecho un erial,por lo que pensar en un gobierno de unidad nacional se antoja imposible. Más aún después de la beligerancia antisistema del descorbatado.

Al final, la utopía tiende a estrellarse contra las paredes de la realidad. Europa es, para bien o para mal, un Estado de derecho en el que hay unas reglas que cumplir, unos pactos que honrar, unos compromisos que atender.Pensar que se puede hacer a nivel internacional de la capa un sayo es ilusorio. Así les ha ido a los soñadores para desgracia del pueblo.

Bienvenido, Tsipras, al mundo real.

Crisis en Grecia Syriza Alexis Tsipras Banco Central Europeo (BCE) Troika