Buenas noticias para sus hipotecas: veremos el Euribor 12M en negativo

La próxima reunión del BCE anticipa una rebaja de las facilidades de depósito que puede situar el tipo interbancario en negativo

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Para aquellos que no la leyeron, les recomiendo que echen un vistazo a la columna de ayer de Daniel Lacalle sobre el fracaso de políticas monetarias y fiscales hiperexpansivas en Japón. El país vuelve a estar en recesión mientras la deuda pública se dispara, el pago de intereses alcanza el 23% de su presupuesto nacional -pese a su (de momento) irrisorio coste- y el banco central acumula títulos del Tesoro en porcentajes del PIB que debieran hacer palidecer a sus ciudadanos.

Un panorama incruento que, por conocido, no es menos preocupante.

Pues bien, la constatación de que la expansión dineraria y del gasto público, si no va acompañada de las correspondientes reformas estructurales, es  completamente ineficiente, no va a impedir que el BCE lleve a cabo en su reunión de diciembre una nueva vuelta de tuerca a las facilidades de depósito anunciando, en caso de ser menester, renovados programas de compras en los que cabrán los activos más variopintos. 'From lost to the river'.

Poco le va a importar que el exceso de liquidez en la eurozona alcance ya los 500.000 millones de euros para el que no hay demanda (en apariencia) solvente.

Poco o nada, me atrevería a decir.

Que no, señor Mario Draghi, que no.

Que esta es una crisis de exceso de oferta productiva y crediticia, de 'output gap' en la parte real de la economía -diferencial negativo entre PIB actual y potencial- y de una productividad marginal de la deuda cada vez menor -aumento del PIB por cada unidad porcentual de endeudamiento adicional- cuando no directamente negativa (Valor Añadido, ‘Una simple ecuación económica está destrozando España’, 08-07-2014).

Que en la Vieja Europa, nunca mejor definida, estamos abocados al mismo problema demográfico de Japón.

Y que, si no exige a los gobiernos que acometan los cambios permanentes que sus respectivas economías necesitan para intentar conciliar Estado de bienestar con crecimiento y empleo, va a acabar como su colega nipón: arruinando a la sociedad por varias generaciones. Ya verá el día en que se enteren, primero fuera, y luego allí mismo.

Me temo que le va a dar igual.

Valdrá cualquier excusa.

Cuando no sea la inflación, le tocará al aún sobrevalorado euro y, si no, a que el dinero no circula (vid supra), a China, Volkswagen o a la viruela de la abuela. Rictus y circunspección en el anuncio es lo único necesario. Además, contará con el caramelo necesario para que el pueblo llano mire con ojos generosos tales medidas, mientras la banca a la que exige, eso sí, que cumpla con planes de negocio que la propia acción del BCE convierte en quiméricos, camina hacia su ruina definitiva.

¿A qué me estoy refiriendo?

A la posibilidad cierta de que, con una nueva rebaja de tipos de interés, sitúe el deprimido Euribor, tanto el 12 meses actual como el cotizado a un año, a los niveles negativos por los que ya transita la referencia 'forward' a tres meses. Bastaría, de acuerdo con algún servicio de estudios, con que la facilidad de depósito pasara del -0,20% al -0,50%. 

Teóricamente, con ello habría más posibilidades de que el dinero circulara, que se pusiera en funcionamiento la liquidez excedentaria a la que hemos hecho referencia con anterioridad. Pero la experiencia prueba que no ha sido así en el pasado inmediato. Porque el problema es, ya lo hemos dicho, de demanda, de concentración de riesgos en los balances bancarios y de desarrollo de fuentes alternativas de financiación, amén de una renovada competencia en precio en la industria y el efecto arrastre del 'stock' de crédito aún existente a diferenciales nimios.

Total, que, en efecto, Draghi conseguirá que el vivo, hipotecado que verá reducida su cuota mensual, se coma el bollo de los menores pagos, mientras que su entidad financiera, con un Euribor 12M que no se espera que esté por encima del 1% hasta 2019, no se irá al hoyo porque concentrará y despedirá, minorando demanda, actividad y precios (Valor Añadido, ‘La paradoja de Draghi: los tipos de interés no subirán en Europa hasta… 2025’, 30-09-2015).

¡Menudo círculo 'virtuoso'!

En fin, mundo extraño este. Disfruten mientras puedan.

Valor Añadido
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios