Volatilidad: Tres escenarios y un mismo riesgo

¿Es esto una mera corrección? ¿Una nueva fase del mercado? ¿Entramos en consolidación? Son tres escenarios entre varios, pero el riesgo es uno: la pérdida de confianza

Foto: (iStock)
(iStock)

Durante las dos últimas semanas, la evolución del mercado ha estado correlacionada con una significativa toma de beneficios fundamentalmente en sectores ligados a la denominada "nueva economía", destacando la negativa evolución de la tecnología tras meses liderando las subidas, habiendo sido clave en la consecución de nuevos máximos en numerosos índices pese a la pandemia.

La pregunta en estos momentos es si: A) se trata de una mera corrección dentro de una tendencia positiva de largo plazo que ya dura años?. B) por el contrario, nos encontramos en una nueva fase de mercado en la que el denominado "value" puede coger el testigo? o, C) el mercado, tras la recuperación vista desde marzo, no encuentra conductores suficientes para descontar al alza y estamos iniciando una fase de consolidación. La pregunta es compleja porque todos los escenarios explican parte de lo ocurrido.

Respecto a la posible corrección dentro de la tendencia, es necesario tener en cuenta la muy positiva evolución seguida pero, especialmente las fuertes subidas durante el mes de agosto con los cambios vistos en índices a favor de "crecimiento". Se ha visto un incremento significativo del posicionamiento en estos sectores produciéndose en un entorno de mercado de muy baja liquidez, lo que conlleva un efecto positivo en precios. Es normal que, una vez descontados los conductores principales a corto plazo (cambios de pesos, posicionamiento quant, factores, etc.), se produzca corrección dentro de un proceso de normalización. La tendencia a largo plazo se mantiene y una vez que se han tomado beneficios, deberíamos volver a ver entrar dinero, con una perspectiva de largo plazo.

En el segundo caso, podríamos estar asistiendo a una rotación de sectores. Una perspectiva más positiva sobre la evolución de la pandemia unida a datos macro mostrando estabilización o perspectivas de estabilización en un plazo más o menos corto de tiempo, con expectativas positivas de cara al 2021, favorecerían el movimiento a sectores tradicionales y a empresas cuyas valoraciones se han visto muy penalizadas por la falta de visibilidad y la necesidad de adaptarse a través de procesos de reestructuración, necesitando un entorno estable. En estos momentos, es muy difícil que este sea el principal escenario y, los mercados de bonos no apuntan a ello. Es necesario que las rentabilidades de los bonos subieran antes, a pesar de los planes de recompra existentes, para poder descontar esta opción. Es cierto que vimos un repunte tras las últimas declaraciones de la Reserva Federal, pero también se ha visto una reducción de tipos a medida que se producían las salidas en renta variable. Tendremos que seguir muy de cerca los mercados de bonos los próximos días/semanas así como la evolución de la pandemia antes de poder empezar a descontar expectativas más positivas que pudieran llevar a una significativa mejora del denominado "value".

La tercera opción estaría basada en un escenario de no recuperación o de una recuperación mucho más tardía de la que se ha descontado. La evolución del covid-19, aún sin controlar y con posibles retrasos en la consecución de una vacuna, nos llevarían a un escenario negativo en el que los efectos en la economía real serían aún peores a los vistos hasta el momento. La duración es aquí clave pues, una mayor duración generaría daños estructurales y retrasaría las posibilidades de reestructuración haciendo que, en algunos casos, sea inviable. La visibilidad sería nula y, aunque contemos con toda la batería de medidas monetarias y fiscales ya adoptadas (o que aún pueden adoptarse) la parte de las valoraciones empresariales fundamentada en una posible recuperación en 'V' o, en una significativa mejora a partir del 2021, se perdería.

Sin duda existen otros múltiples escenarios pero, la convivencia de estos tres explican la alta volatilidad existente ante la falta de visibilidad que aún tenemos. Reitero que todos los diferentes escenarios son posibles. El primero explica en gran medida la corrección vista hasta ahora pero, no explicaría significativas caídas adicionales fuera de un entorno basado en liquidez. Para poder descontar el segundo necesitamos ver antes repuntes en tipos y descensos de volatilidad. El mercado, en estos momentos y a los niveles alcanzados, parece que es al entorno al que le da más posibilidades si bien se necesita una importante mejora en la evolución de la pandemia y, poder observar a través de datos macro, un impacto estructural limitado. Por último, el tercer caso siempre ha existido. La velocidad y contundencia de la actuación por parte de bancos centrales y gobiernos, ha limitado la posibilidad de descontar pero no olvidemos que el tiempo corre y sigue existiendo el riesgo de una pérdida de confianza.

Visión Alternativa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios