Vacuna, gamma y M&A... El rebalanceo llega al mercado

La expectativa de una vacuna de cara al primer trimestre ha afectado principalmente a la variable tiempo y a la esperanza de que la implementación de medidas pueda ser exitosa

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.
Adelantado en

Tras el 'rally' que provocó el anuncio de Pfizer, y otras posibles vacunas, es lógico vivir una semana como esta última, de cierta consolidación y reorganización de carteras, adaptándose al nuevo entorno.

La noticia determinó un agresivo cierre de cortos que afectó especialmente a fondos cuantitativos, obligándolos a un sustancial rebalanceo de carteras que impactó al conjunto del mercado por la 'gamma' generada. La presión al alza y el cierre de posiciones cortas determinaron que un significativo volumen de órdenes entrara a la vez en el mercado, con igual dirección y sin existir un vendedor claro, provocando que el movimiento fuera exageradamente rápido.

Una vez que este movimiento de reacción se ha producido, y además de forma tan abrupta por el especial entorno en el que vivimos, los diferenciales generados suelen tender a corregirse, adaptándose a las nuevas expectativas. En la actual fase, el mercado está buscando un teórico nivel de equilibrio si bien, en esta ocasión, la falta de visibilidad existente seguirá determinando que la volatilidad siga siendo elevada. No es una situación normal, es una situación nueva, no previsible, sin datos estadísticos que permitan elaborar patrones de comportamiento. Las bases de política monetaria y fiscal nos pueden ayudar a encontrar suelos, al apoyar el soporte de la economía y el crecimiento futuro, pero seguimos dependiendo del tiempo y de la implementación.

En esta ocasión, la expectativa de una vacuna de cara al primer trimestre ha afectado principalmente a la variable tiempo y a la esperanza de que la implementación de medidas pueda ser exitosa. Si realmente se consigue a través de la vacuna una estabilización de la enfermedad y, consecuentemente, de la economía, la implementación ganará peso como variable fundamental en el modelo, ya que el mercado tenderá a fijarse en la rapidez, sí, pero sobre todo en la forma en la que se utilice la liquidez que conllevan las medidas. Es el momento de aclararlas y centrarse en su optimización. Es el momento de intervenir facilitando el crecimiento y, de igual forma, la reestructuración de los diferentes sectores y sus empresas. El cómo se lleva a cabo se sitúa como el principal conductor de un 2021 que, si la vacuna es eficiente, debe ser un año de reconstrucción, existiendo una oportunidad única para llevar a cabo procesos que hubieran tardado años en producirse.

En este entorno, ha cobrado relevancia el factor M&A (fusiones y adquisiciones) como catalizador. Las grandes compañías empiezan a moverse y los sectores más afectados por la pandemia lo hacen a una velocidad mayor. El riesgo es rápidamente cotizado por el mercado y, en la actualidad, muchas valoraciones se ven minoradas por significativas primas de riesgo ante la necesidad de reestructuración que presentan, o pueden presentar, determinados sectores y compañías.

Con un escenario como este, muchas valoraciones se hacen descontando entornos especialmente estresados, incluyendo necesidades de capital o deuda. En general, se cotizan riesgos de corto plazo que podrían influir estructuralmente en las compañías afectando a su negocio futuro. Las ventas de activos y de negocios concretos pueden favorecer la valoración significativamente al aportar liquidez y poder centrarse en áreas de crecimiento, eliminando una parte importante de la prima de riesgo. Las fusiones bancarias o las ventas de activos que hemos visto estas últimas semanas son un ejemplo. La creación de compañías de mayor viabilidad favorece sus valoraciones. Un entorno normalizado y la aceleración de estos procesos deberían hacer que, finalmente, el 'value' tuviera su momento.

Visión Alternativa
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios