¿Están las caídas de las bolsas bajo control?
  1. Mercados
  2. Visión Alternativa
Ángel Blanco

Visión Alternativa

Por

¿Están las caídas de las bolsas bajo control?

Es lógico pensar que la negativa evolución de la tercera ola y sus potenciales efectos sobre la economía a corto plazo generen dudas suficientes para que el mercado corrija

placeholder Foto: iStock
iStock

Las correcciones significativas suelen estar ligadas o a noticias lo suficientemente disruptivas como para poder generar dudas sobre expectativas a corto y medio plazo o a situaciones en las que los escenarios descontados son excesivamente positivos; con lo cual, una mínima desviación del camino marcado o la ausencia de catalizadores adicionales implican toma de beneficios. En esta ocasión, aunque no podamos hablar aún de corrección significativa, sí podemos analizar la pérdida de momento y, también, algunos de los movimientos de rotación que estamos viendo y que explican mucho del mercado en el que nos encontramos.

En primer lugar destacar, por situarnos, cómo el Nasdaq finalizaba la semana anterior alcanzando nuevos máximos históricos apoyados en compañías como Netflix, tras anunciar haber alcanzado los 200 millones de usuarios, o Alphabet. Los resultados de Microsoft, Apple y Facebook incrementando ingresos y rentabilidad favorecen a su vez el movimiento. El mercado volvía a centrarse en la nueva economía y en el crecimiento ligado a la misma reduciendo posiciones en otros factores. Durante esta semana, más concretamente durante los primeros días, el posicionamiento hacia este tipo de compañías continuaba, mostrándose de nuevo sus supuestas capacidades como valores refugio.

Foto: Cartel que señala Wall Street, en Nueva York. (Reuters)

Crecimiento y liquidez primaban y lo hacían de forma conjunta. No hemos visto, ni mucho menos, esa búsqueda de refugio ni en todas las empresas ligadas a crecimiento ni en todas las empresas de alta liquidez. La entrada en estos activos de altísima capitalización hace que realmente no debamos fijarnos en la valoración de los índices; es engañosa, puesto que, frente a la positiva evolución del 'value' a lo largo de diciembre y las primeras semanas de enero, hemos vuelto a asistir a una corrección del mismo. Estamos ante un mercado de movimientos bruscos que no tienen por qué estar asociados a fuertes volúmenes, por lo menos en un principio, hasta que determinan reestructuraciones de cartera para limitar pérdidas.

Lo normal es que, aunque estemos viviendo entornos de volatilidad, la base macro y micro dé soporte suficiente para que las caídas no sean aún mayores; pero el riesgo por las propias normas del mercado actual, muy ligadas a la 'gamma', determinan un riesgo difícil de controlar. Ya hemos hablado en más de una ocasión cómo estamos, y no solo por el covid, en un mercado muy ligado en sus movimientos a 'gamma'. El exceso de inversión dependiente de modelos cuantitativos y también de índices hace que los volúmenes se concentren en determinadas inversiones y, a medida que aumenta su capitalización, la entrada sea aún mayor, generando situaciones que en ocasiones pueden resultar extremas. En un mercado de falta de visibilidad y alta liquidez, como el que tenemos ahora, la posibilidad de que estas variaciones se produzcan es mucho mayor. Incertidumbres relativas a la pandemia y la evolución de la vacunación hacen que los movimientos sigan siendo bruscos, al menos en un amplio rango que no queda cubierto por la estabilidad que claramente dan las políticas monetarias y fiscales.

Esta situación de apalancamiento en determinados activos, llevada al extremo máximo y sirviendo solo como ejemplo de lo que supone la presión al alza y a la baja, sin hablar de otros muchos factores que hay que tener en cuenta y que son sumamente peligrosos, se está viviendo estos días con GameStop. Y se produce tanto en las subidas como en las bajadas. Un considerable volumen de compras contra un valor marcado por un posicionamiento corto elevadísimo, muy por encima de su media, ha determinado subidas exponenciales no ligadas a ningún fundamental. En el momento en el que esa liquidez ha pasado, lógicamente los descensos han sido igual de agresivos.

Foto: EC

Reitero que este es un ejemplo que explica bien cómo se producen estos movimientos por ser extremo; pero de una forma mucho más limitada, las concentraciones en sectores y factores se producen a diario y en ocasiones durante periodos de tiempo relativamente largos. Esta semana, quizá ligados también al fenómeno GameStop y el ruido generado, hemos visto movimientos que, fuera del momento en el que se producen, serían irracionales, con ventas en valores de convicción para hacer liquidez, limitar pérdidas o deshacer coberturas.

En resumen, es lógico pensar que la negativa evolución de la tercera ola y sus potenciales efectos sobre la economía a corto plazo generen dudas suficientes para que el mercado corrija, especialmente cuando este mercado se encuentra en máximos y habíamos asistido a una notable recuperación del 'value' durante los últimos meses. El soporte debe seguir en el apoyo confirmado estas últimas semanas tanto por parte de bancos centrales, con sus políticas monetarias, como por parte de los gobiernos a través de sus políticas fiscales. Todo ello nos debería llevar a una corrección limitada, siempre que el crecimiento no se ponga en duda a un plazo mayor. Sin embargo, la dinámica actual puede hacer que los movimientos sean más bruscos al depender de la concentración de liquidez en determinadas inversiones. Una ruptura de esta tendencia sin producirse como una rotación ordenada es un riesgo que debemos tener en cuenta.

Por último, simplemente como reflexión, llama la atención la velocidad, récord histórico, a la que la ciencia ha conseguido desarrollar un importante número de vacunas y medicaciones frente a la imposibilidad, parece estructural, de hacer frente a la distribución adecuada de las mismas. Claramente la inversión en infraestructuras tanto digitales como no digitales, así como el desarrollo logístico, con la reestructuración del mismo y nuevos desarrollos, van a ser claves para la aceleración de la nueva economía; y aunque ya era foco de la nueva economía, debe verse apoyado para su aceleración.

Rentabilidad Coronavirus