Es noticia
Menú
Los tipos de interés seguirán bajos pero veremos financiaciones más caras
  1. Mercados
  2. Visión Alternativa
Ángel Blanco

Visión Alternativa

Por

Los tipos de interés seguirán bajos pero veremos financiaciones más caras

Al mercado no le gustan los escenarios de ruido, le gusta que los hitos se cumplan en entornos estables, y las palabras de Powell confirman la expectativa de estabilidad

Foto: La Bolsa española. (EFE)
La Bolsa española. (EFE)

La expectativa de crecimiento estable e inflación transitoria que transmitió Powell el pasado viernes en Jackson Hole, fue claramente la clave de un discurso en el que el objetivo fundamental era ratificar el punto de inflexión, marcando el inicio de las salidas, sin crear dudas sobre los siguientes pasos, entendiendo que pueden realizarse sin generar distorsiones en los mercados al realizarse progresivamente, sin necesidad de acelerar y, por supuesto, sin tocar tipos de interés oficiales en un largo periodo de tiempo.

Las declaraciones se hacen basándose en la necesidad de retirar medidas que han sido extraordinarias y, por lo tanto, han de ir deshaciéndose por el cambio de escenario, pero siempre dejando abierta la puerta al famoso; “lo que se necesite”, que explica las diferentes políticas monetarias desarrolladas desde la crisis financiera del 2008 y, también, las excepcionales medidas adoptadas ante la aparición del covid.

Foto: EFE

Como sabemos, al mercado no le gustan los escenarios de ruido, le gusta que los hitos se cumplan en entornos estables, y las palabras de Powell confirman la expectativa de estabilidad, al menos de corto plazo, lo que le permite seguir adelante con el plan previsto sin tener que actuar con la rapidez que se llegó a descontar ante los repuntes de inflación que vimos a lo largo de mayo y junio. Concretamente, el presidente de la Reserva Federal, dijo que el banco central podría comenzar a reducir sus compras mensuales de bonos a lo largo de 2021 si bien, y es clave por lo implícito en la frase, “no tendrá prisa por comenzar a subir las tasas de interés a partir de entonces”. La clave está en el progreso sustancial adicional de crecimiento y empleo, alcanzando objetivos de inflación, todo dentro de una tendencia de recuperación pospandemia, aunque la misma se haya de seguir con cautela, siendo una de las variables fundamentales a la hora de definir la velocidad de las salidas.

En este sentido, Powell comentaba que: “El mes intermedio (desde la última reunión), ha traído más progreso en la forma de un sólido informe de empleo para julio, pero también la mayor propagación de la variante delta”. "Evaluaremos cuidadosamente los datos entrantes y los riesgos en evolución". El otro aspecto fundamental, a la hora de dar tranquilidad sobre el proceso de salida, está en el hecho de que el inicio de la liquidación de las compras de bonos, no debe interpretarse como una señal de que pronto se puedan subir los tipos oficiales; "El momento y el ritmo de la próxima reducción en las compras de activos no tendrán la intención de transmitir una señal directa con respecto al momento del despegue de las tasas de interés, para lo cual hemos articulado una prueba diferente y sustancialmente más estricta, con el empleo máximo, y la inflación habiendo alcanzado el 2% y en camino de superar moderadamente el 2% durante algún tiempo”.

Foto: Bandera de Noruega. (Reuters)

Un escenario de bajos tipos a largo plazo, salidas progresivas sin dañar en exceso el entorno de los mismos ante una inflación controlada (transitoria), y estabilidad económica, es el mundo ideal tras la crisis del covid, lo malo es que no todo se puede cumplir fuera del escenario de intervencionismo necesario en el que nos encontramos. Si analizamos por donde puede fallar, la principal duda vendría, como siempre, del principio de confianza, todo puede seguir mientras la confianza exista o se la fuerce a existir, pero en algún momento puede romperse. Mientras la confianza se mantenga y no haya ruptura, entre otras posibles razones, por riesgo de inflación estructural, los tipos seguirán bajos, pero poco a poco y ya hemos tenido situaciones a lo largo del 2021, los 'spreads' de deuda de SMIDs tenderá a aumentar, lo que ligado a tipos ligeramente más altos implicará financiaciones más caras.

En algunos casos, especialmente por razones de duración y riesgo, la tendencia de tipos de mercado debería será ligeramente alcista. La reducción de estímulos rompe en parte con la presión en precios y se tenderá a reequilibrar diferenciales. En este sentido ya hemos visto y estamos viendo presión en los tramos más largos, existiendo oportunidades de emisión en el entorno de 5 años, pudiendo, en algunos casos, llegar a los 7. En ese tramo, la demanda sigue siendo sólida, entre otras razones por el interés de reducir duración en cartera sin irse a tramos excesivamente cortos, donde para obtener rentabilidad has de asumir riesgos elevados…

Foto: iStock

La oportunidad de emitir es muy atractiva, siendo una ventana para cubrir riesgos de liquidez y vencimientos en un entorno que, no olvidemos, puede ser de incertidumbre tanto por las buenas como por las malas razones. Buenas razones: estarían ligadas a un crecimiento estable, 'tapering' progresivo y consecuente normalización de tipos de interés. Malas razones, estarían ligadas a inflación estructural (déficit, deuda, devaluación), rompiendo la estructura de equilibrio existente entre tipos oficiales y tipos cotizados en mercado. Lo normal, por lo tanto, es ir viendo un repunte generalizado en las tasas de interés.

Nos encontramos por lo tanto en una nueva fase, esperada, pero nueva. Una fase que parte de la premisa de poder pararse si fuera necesario, dando un suelo a la misma, pero con el riesgo de que en algún momento sus efectos puedan acelerarse al quitar liquidez del mercado. No olvidemos tampoco que los riesgos de crisis siguen existiendo y no son menores. Las políticas monetarias siguen en proceso de implementación y, la verdad, está siendo más lento de lo descontado (esperemos no haya complacencia y no se retrasen aún más).

Debemos observar los siguientes pasos y actuar en consecuencia sobre el escenario más probable, el que parece más seguro en estos momentos es que ligeros repuntes son esperables.

La expectativa de crecimiento estable e inflación transitoria que transmitió Powell el pasado viernes en Jackson Hole, fue claramente la clave de un discurso en el que el objetivo fundamental era ratificar el punto de inflexión, marcando el inicio de las salidas, sin crear dudas sobre los siguientes pasos, entendiendo que pueden realizarse sin generar distorsiones en los mercados al realizarse progresivamente, sin necesidad de acelerar y, por supuesto, sin tocar tipos de interés oficiales en un largo periodo de tiempo.

Reserva Federal Tipos de interés
El redactor recomienda