Los pilares de la inversión

Como la realidad nos recuerda con frecuencia, el hecho de tener hoy éxito en la inversión no garantiza tenerlo mañana

Foto: Los pilares de la inversión

Como la realidad nos recuerda con frecuencia, el hecho de tener hoy éxito en la inversión no garantiza tenerlo mañana. No obstante, en los más de 16 años que llevo en Pimco, he aprendido que hay tres pilares de inversión que revisten el mayor potencial de lograr alfas de forma sostenida en el tiempo. Esos principios seguirán modelando el enfoque de Pimco respecto a la gestión activa del riesgo y la generación de rentabilidades para nuestros clientes.

Son los siguientes: la previsión macroeconómica, el posicionamiento estructural de las carteras y el análisis bottom up.

Estos pilares forman parte integrante de nuestro proceso de inversión. Durante nuestros foros trimestrales, que reúnen en nuestra oficina de Newport Beach a inversores profesionales de todo el mundo, llevamos a cabo un análisis detallado y debatimos sobre las perspectivas cíclicas y seculares para las economías y los mercados. En las reuniones diarias de nuestro Comité de inversiones, afinamos nuestras conclusiones macroeconómicas y establecemos nuestras directrices para la inversión, que se traducen en el ajuste, con una perspectiva top down, de la exposición a cada una de las distintas fuentes de primas de riesgo.

En la construcción de las carteras nos guiamos, asimismo, por el análisis bottom up y las aportaciones de más de 250 gestores de carteras y 130 analistas. Uno de los legados duraderos de Bill Gross en Pimco es que nos ayudó a dotarnos de un proceso de inversión, plenamente institucionalizado a lo largo de los años.

Mejora continua

Incluso en empresas asentadas que funcionan con la precisión de un reloj, hay margen para perfeccionar los detalles. De hecho, si bien nuestro proceso de inversión básico se mantiene sin cambios, necesitamos adaptarnos en determinadas áreas a medida que tanto los mercados como los objetivos de nuestros clientes evolucionan; la capacidad de evolucionar en paralelo resulta esencial para satisfacer sus objetivos a largo plazo.

El cuidadoso estudio de las tendencias económicas a largo plazo en los mercados financieros ha sido una característica típica de nuestro proceso de inversión. Fruto de un profundo análisis durante nuestro Foro secular celebrado en mayo de 2009, adoptamos nuestra tesis de La Nueva Normal, con la que pronosticamos múltiples años de un crecimiento inferior a la tendencia y una tasa de inflación baja como consecuencia de escollos importantes asociados al exceso de apalancamiento, el refuerzo de la regulación, una evolución demográfica desfavorable y la continua aversión al riesgo resultante de la crisis financiera.

Son esas desviaciones previstas entre las tasas de crecimiento e inflación entre EEUU y Europa las que siguen impulsando las decisiones de valor relativo entre estos mercados, incluida nuestra convicción por una continua fortaleza del dólar estadounidense a lo largo de nuestro horizonte cíclico

El pasado mes de mayo actualizamos nuestras perspectivas a través de la expresión de La Nueva Neutral, con la que sintetizamos nuestra hipótesis de unos tipos de interés oficiales neutrales más bajos en todo el mundo desarrollado, que seguirán brindando un importante anclaje a la valoración secular de todas las clases de activos. No obstante, será inevitable que se produzcan desviaciones cíclicas en torno a la neutral, por lo que resultará igualmente crítico comprender cómo divergen las tendencias de crecimiento e inflación de unas regiones a otras. 

De hecho, son esas desviaciones previstas entre las tasas de crecimiento e inflación entre EEUU y Europa las que siguen impulsando las decisiones de valor relativo entre estos mercados, incluida nuestra convicción por una continua fortaleza del dólar estadounidense a lo largo de nuestro horizonte cíclico.

El segundo pilar, otra de las señas de identidad del proceso de inversión de Pimco, es la identificación de fuentes estructurales de alfa. Periódicamente, las anomalías del mercado no solo ocurren, sino que persisten durante intervalos de tiempo considerables. Como ejemplos de posicionamiento de inversión ante dichas ineficiencias cabe citar la posición vendedora neta de volatilidad a lo largo del ciclo de mercado, el énfasis en los tramos pronunciados de la curva de tipos, lo que incluye estrategias de roll down en el tramo corto, y la orientación hacia títulos de valor frente a títulos de crecimiento en la selección de valores.

Un área de interés que pretendo estimular entre los gestores de carteras es la búsqueda de las ineficiencias estructurales que recientemente se han puesto de manifiesto en los mercados financieros de rápido crecimiento fuera de EEUU. Entre ellas, se dan ciertas fricciones institucionales asociadas a la considerable regulación nueva y compleja aprobada sobre el sector financiero que, en nuestra opinión, dará lugar a nuevas oportunidades para generar rentabilidades ajustadas al riesgo sólidas y persistentes para nuestros clientes.

El tercer pilar es un elemento clásico, el análisis bottom up, donde reside uno de los principales puntos fuertes de Pimco. Nuestro equipo mundial de gestores de carteras y analistas, que se ha visto reforzado en un 17% en menos de dos años, es sinónimo de significativos recursos en prácticamente todos los segmentos de los mercados financieros. Las últimas incorporaciones han ampliado nuestras capacidades en los mercados de tipos de interés, volatilidad y crédito.

Tenemos la intención de seguir mejorando la vinculación bottom up con la toma de decisiones de cartera a través del continuo énfasis en un entorno proclive a la generación de ideas dentro del equipo de gestión de carteras, lo que incluye promover la aportación al debate de los miembros del equipo recién incorporados, con perspectivas novedosas. El aprovechamiento de las mejores ideas de los compañeros desplegados sobre el terreno en cualquiera de nuestras oficinas internacionales ha desempeñado un papel importante en la obtención de rentabilidades en las estrategias centradas en los ingresos de las que soy cogestor.

Así que una excelente visión top down, la identificación de ideas de inversión estructurales que puedan generar alfas adicionales en una variedad de entornos de mercado distintos, y un análisis bottom up e implementación disciplinada deberían sentar las bases para una inversión de éxito.

 

Visión desde Londres
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios