El automóvil saca a España de la recesión

La economía está mal, hay muchos parados y muchas personas piensan que evoluciona a peor, pero el primer semestre del año se ha  cerrado con un

La economía está mal, hay muchos parados y muchas personas piensan que evoluciona a peor, pero el primer semestre del año se ha  cerrado con un superavit en la balanza de pagos de 1.357 millones de euros. Pero lo más importante es que hacía nada menos que 16 años que no se conseguía que España cerrara un semestre con número negros en el balance entre exportaciones e importaciones.

Yo no les voy a hablar de economía, porque tampoco soy un experto en la materia, pero lo que les quiero recalcar una vez más es que la mayor parte de esa mejoría en la balanza de pagos es debida al mundo del motor, que está tirando de España para arriba en los momentos en los que más se necesita. Ya ha superado al sector químico en exportaciones y ahora es el tercer sector exportador en España.

El superávit de este semestre es de 1.357 millones de euros, que puede parecer una cifra pequeña, pero lo importante es compararla con la del primer semestre de 2012. Entonces, se perdieron 16.978 millones de euros por este concepto, es decir que se importó mucho más que lo que se exportó.

Ahora permítanme que les cuente las cifras del sector del automóvil, que son las que han permitido lograr ese importante superávit. La balanza comercial de la industria automovilística española ha logrado un superavit de 4.292 millones de euros en el primer semestre, lo que supone mejorar la cifra un 25% con respecto al primer semestre de 2012.

Según los datos de Comercio de Exterior que elabora el ministerio de Economía, los fabricantes de automóviles han cerrado el semestre con un resultado positivo en la balanza comercial de casi 7.200 millones de euros. Por su parte la industria de componentes cerró el semestre con un déficit de 2.908 millones de euros.

En total, el sector el automóvil exportó en el primer semestre del año por valor de 17.194 millones de euros, lo que supuso el 14,5% de las exportaciones españolas, y supone un crecimiento del 5,9% con respecto al mismo periodo de 2012.

Pero hay un aspecto muy importante que no se puede dejar de lado, que los principales mercados de exportación para España son otros países europeos como Alemania, Francia o Italia. Y en estos países las ventas de coches han caído drásticamente en los últimos años. Esto significa que España ha sabido buscar nuevos mercados fuera de Europa donde vender los coches “made in spain”. Y lo ha hecho mucho mejor que sus países rivales en la producción de automóviles, que no han sabido diversificar su cartera exportadora como España.

Eso significa que en el momento que Alemania, o Francia, o Italia  empiecen a ver subir sus ventas de coches, España aumentará sus exportaciones de forma natural, sin tener que hacer nuevas prospecciones de mercados.

España está en una posición idónea en estos momentos, pese a la crisis, para seguir creciendo en el plano industrial del automóvil,  para mejorar su balanza comercial. Las cifras están ahí y son innegables, el sector industrial del automóvil está tirando de España muy fuerte. Como ya les comenté hace unos meses, la razón fundamental de esta situación ha sido el acuerdo logrado hace muchos meses entre las empresas fabricantes por una parte  y los trabajadores y sus representantes sindicales por la otra. Esa es la competitividad de España en estos momentos. Y la que va a permitir que en los próximos meses se anuncien nuevos modelos y nuevas inversiones que se van a traer a las fábricas españolas del automóvil.

El último informe de JP Morgan habla de que España está saliendo de la recesión y esa valoración se hace en base a datos macroeconómicos, a los datos de la evolución del PIB, pero sobre todo al notable incremento de las exportaciones. Y en eso, el automóvil  “español” tiene mucho que ver. 

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios