Un año aceptable para el sector del automóvil
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

Un año aceptable para el sector del automóvil

Se va el 2013 un año que comenzó mal pero que con el paso de los meses fue mejorando en lo que al sector el automóvil

Se va el 2013 un año que comenzó mal pero que con el paso de los meses fue mejorando en lo que al sector el automóvil se refiere. La clave ha sido, en el apartado industrial, la buena relación establecida ya en 2012 entre las empresas fabricantes de automóviles y los comités de empresa de las fábricas instaladas en España. Y en el plano comercial por la continuidad de los planes PIVE y PIMA que han permitido aumentar las ventas en un contexto europeo muy negativo.

Pero empecemos por el apartado industrial, sin duda el mejor desde el punto de vista del automóvil en España. Con los acuerdos entre las empresas y los representantes de los trabajadores la industria española ha ganado la competitividad necesaria para que las marcas adjudiquen nuevos modelos a las plantas españolas. Y con ello se asegura el empleo, al menos, para los próximos diez años.

Este año se han presentado tres modelos nuevos que se fabrican en España de forma exclusiva para el todo el mundo. Por un lado el Renault Captur, la versión todocamino del Clio, que está alcanzado un gran éxito comercial en todo el mundo y que se fabrica en Valladolid. El modelo se exporta ya a 65 países y la cartera de pedidos sigue creciendo.

También las dos nuevas versiones del Seat León, los SC y ST, que completan la gama más importante de la marca española, junto con la del Ibiza. De hecho, Seat es la marca que más ha crecido en Europa este año entre las generalistas, con más de un 10% de incremento de ventas cuando el mercado europeo cae.

La otra gran novedad llega de Vigo. Y es que en la planta de Citroën se fabrican dos nuevos e importantes modelos, el C4 Picasso, el monovolumen compacto, y la variante de siete plazas de este modelo. Lo más importante es que incorpora la nueva plataforma EMP2 que representa el futuro del grupo PSA. Y es que permite hacer coches 140 kilos más ligeros, más compactos, menos consumidores y con un ahorro en torno al 15% en los costes de producción.

Y lo más importante es que se han sentado las bases para que esto siga por este buen camino en los próximos meses. Ford ya tiene ultimados los preparativos para producir en Almussafes la nueva generación del Ford Mondeo. Esto supone un importante paso adelante para la fábrica española que comenzó haciendo el coche más pequeño de la marca, el primer Fiesta a finales de los años setenta, y que en 2014 hará el más grande y el de mayor valor añadido.

También son muy importantes los planes para la planta de Figueruelas. La clásica factoría del Opel Corsa, entre otros modelos, comenzará a fabricar el Opel Mokka, el todocamino pequeño basado en el Corsa, que hasta ahora se hacía en exclusiva en Corea. Y demuestra que algo se está haciendo muy bien en España, porque poder competir con Corea en la producción de vehículos parecía imposible hace solo unos años.

En la planta de Peugeot, en Villaverde, ya se están fabricando las primeras unidades del nuevo Citröen C-Cactus, un innovador vehículo compacto que será presentado el próximo mes de febrero a nivel internacional.

En el apartado comercial se puede hablar de una ligera mejoría, pero sin duda consecuencia de la aprobación de los sucesivos planes de ayuda a la compra de vehículos nuevos, los PIVE y PIMA. Estos planes han permitido no solo mantener la cifra de las 700.000 unidades sino que en los últimos meses han hecho que el mercado español sea el que más suba de los grandes en Europa y las previsiones apuntan a 720.000 unidades.

Además, hay una demanda acumulada de más de 2,5 millones de vehículos que deberían haber sido sustituidos en los últimos cinco años, pero que por la crisis y también por la incertidumbre con el empleo, no se han cambiado. Se respira una cierta mejora de la economía, al menos eso dicen los expertos, pero los posibles compradores que tienen que cambiar de coche necesitan de momento ese empujón que supone un plan de ayudas. Y también una mayor fluidez del crédito.