La CNMC sigue su cruzada contra el automóvil

105 concesionarios de Seat, Audi y Volkswagen sancionados con 41 millones de euros

Foto: La CNMC sigue su cruzada contra el automóvil

La semana pasada se hacía pública una nueva oleada de multas contra los concesionarios de automóviles, en esta ocasión contra las redes del grupo Volkswagen en España. Nada menos que 41 millones de euros contra un total de 105 concesionarios. Unas multas sin duda exageradas en relación con el supuesto fraude cometido y que son un preludio de lo que va a pasar en toda Europa pronto. 

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC, debería tener un papel muy importante dentro de la sociedad actual, y sobre todo con la situación económica en la que vivimos. Con una CNMC que fuera realmente independiente y no impuesta por el Gobierno, se podrían defender los derechos de los ciudadanos, que es para lo que realmente se ha creado este organismo.

La Unión Europea se basa en el libre mercado como premisa básica para todo. Sin embargo, la propia Comisión Europea plantea limitaciones a ese libre mercado en aspectos como el automóvil, como las telecomunicaciones o la energía. Y entonces, cuando las fija la CE, si son legales esas limitaciones al libre mercado.

La Comisión Europea planteó hace años que en la primavera de 2015 se acabaría el roaming para el uso del teléfono móvil en los diferentes países europeos, que es algo que afecta a muchos ciudadanos europeos a diario. Pero tras algunas presiones de las empresas de telecomunicaciones ha decidido retrasar, en principio hasta el 2018 pero sin fecha definitiva, el fin de este “impuesto” a los ciudadanos. Es decir que no hay fronteras en Europa, salvo para el uso del móvil y para el pago de impuestos. Pero ninguna comisión de competencia ni europea ni la española ha analizado si eso es legal o si se pueden aplicar multas a ese funcionamiento. O si con ello los ciudadanos europeos salen perdiendo. Lo único importante es que no pierda la CE.

Parece demostrado, según dice la CNMC, que los concesionarios de varias marcas, y en esta ocasión algunos de Seat, Audi y Volkswagen, han pactado sus precios, para no bajarlos más. En cualquier caso, la guerra comercial que hay en España en cuanto a la venta de coches es la más brutal de toda Europa. Los descuentos con relación al precio recomendado por el fabricante son, en España, los más altos de entre los mercados importantes de Europa.

Y sobre todo, es un mercado en el que si un ciudadano quiere comprar un coche compacto, por ejemplo, del tamaño del Volkswagen Golf, tiene más de veinte modelos diferentes para elegir. Y con precios que pueden oscilar hasta un 25% hacia abajo o hacia arriba. Cuando uno quiere contratar el suministro de agua, en el caso de Madrid, es obligatorio el Canal de Isabel II con sus tarifas, que no están pactadas, porque son ellos los que las imponen.

Si se quiere contratar electricidad, hay tres o cuatro opciones, pero todas tienen casi los mismos precios. Y sobre todo, el 50% de lo que se paga en ese recibo es lo que el Gobierno pone en ellos y que no tiene que ver con el coste de la energía. Pero la CNMC puesta por el Gobierno no se va a meter con el Gobierno.

Y el caso del teléfono es bastante claro, Telefónica, Vodafone, Orange y poco más. Cuando una compañía anunció hace años que se acabó lo de regalar teléfonos móviles, al día siguiente la competencia dijo exactamente lo mismo. Cada vez que una compañía anuncia una subida de tarifas a cambio de más servicios, al día siguiente el resto de compañías ofrecen lo mismo, con subidas similares. Una subida de 5 euros por usuario, como acaba de anunciar Telefónica, supone millones de euros de facturación cada mes.   

Libre mercado para todo

Me parece bien, que si han pactado los concesionarios para no bajar de un precio se les pueda multar. Pero lo que no tiene sentido es que se multe con millones de euros a un concesionario por pactar para no rebajar otros 500 euros más a un modelo en el que ya se rebajan 3.500 euros, por ejemplo.

El truco es que la CNMC impone sus multas en función de la facturación. Es decir que si a un usuario que paga 40 euros al mes por su teléfono le suben la tarifa 5 euros, la multa podría llegar al 10% de la facturación, 45 euros, es decir menos que lo que gana la compañía con esa subida. Y eso multiplicado por millones de usuarios, y no les van a multar todos los meses.  Pero en el caso de un coche, aunque el ajuste en el precio sea de 500 euros, si el coche que se compra es un Audi de 60.000 euros, entonces la multa será de 6.000 euros el 10% del valor de facturación. Si ese concesionario ha pactado el precio en el modelo más barato que tiene, pero luego ha vendido 50 coches del modelo más caro sin ningún pacto en sus precios, pagará igualmente un 10% de su facturación total, no solo la de los productos supuestamente amañados.    

El coche, que yo sepa, no es un bien de primera necesidad. Se puede vivir sin coche, pero no se puede vivir sin electricidad, o sin gas, o sin agua, o sin metro o autobús, o incluso sin teléfono. Y por ello creo que la CNMC muy bien podría enfocar sus actuaciones todos los meses hacia que los españoles no paguemos la luz, el agua, el teléfono o el autobús más caro que en cualquier otro país de nuestro entorno europeo, como ocurre.

Hay un detalle que no deja de sorprenderme cuando se habla de la CNMC y del automóvil. Entre 2007 y 2012 se han cerrado más de 3.000 pymes y se han perdido 50.000 empleos en el sector de la distribución. El primer año en el que este sector salió de las pérdidas, el 2013, fue el momento en el que la CNMC puso su objetivo prioritario en analizar el funcionamiento del sector. Y desde entonces ya van más de 150 millones de euros en multas. La CNMC yo creo que está para defender los derechos de los consumidores y no para sanear las cuentas del Estado.  

El caso de España ha sido el primero, pero la Comisión Europea ya ha puesto a trabajar a los departamentos de competencia de los diferentes países para estudiar a fondo el mercado del automóvil con el objetivo de evitar las prácticas que van contra la libre competencia en los mercados. En los próximos meses habrá muchas sanciones, similares a estas, por toda Europa y para la mayoría de marcas.  

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios