Diez años del carné por puntos

Tras una década, ¿ha servido para algo el carné por puntos? ¿Ha cumplido con las expectativas? ¿Se podía haber hecho más? Las víctimas mortales ha descendido un 62%

Foto: María Seguí en su intervención sobre el carné por puntos. EFE/Zipi
María Seguí en su intervención sobre el carné por puntos. EFE/Zipi

Se cumplen diez años de la entrada en vigor del carné de conducir por puntos. En ese periodo de tiempo se han reducido las víctimas mortales provocadas por el tráfico en un 62%, según los datos oficiales de la Dirección General de Tráfico (DGT), pero la pregunta que hay que hacerse es si realmente ha servido para algo, si ha cumplido con las expectativas o si se podía haber hecho más.

Personalmente, creo que el carné por puntos tiene sus cosas buenas innegables pero también tiene cosas negativas. Es una medida de choque muy razonable, que ha podido servir para reducir puntualmente las víctimas en un momento en el que eran muy elevadas. Pero debería haber estado acompañada por campañas formativas y por educación vial en las escuelas para hacer que fuera realmente efectiva a largo plazo. Con ello se podría seguir manteniendo la evolución a la baja de la siniestralidad, que es el único camino aceptable en una sociedad moderna.

Si en estos momentos, con el carné por puntos vigente, un día se detecta a más de 300 conductores que dan positivo por consumo de alcohol o drogas, es que algo no se ha hecho bien. Además, el carné por puntos deja varios aspectos polémicos como son el hecho de que ni la DGT ni otros organismos aplican correctamente el margen de error legal de los radares, según sentencian los jueces, lo que conlleva muchos puntos perdidos de manera injusta. También el hecho de que otra de las sanciones que conlleva pérdida de puntos, el pasar un semáforo en rojo, se está determinando de forma ilegal, según el criterio de varios jueces, al menos en el ayuntamiento de Madrid con el sistema foto-rojo.

Otro de los aspectos negativos de este carné por puntos es que con su puesta en marcha, los abuelos y abuelas españoles se han convertido en los más infractores de Europa... Como también lo es que las sanciones por exceso de velocidad detectadas por los radares fijos no quitan puntos si el conductor tiene un familiar que no conduce o si puede permitirse pagar el triple de la sanción económica y con ello no tendrá que identificar al conductor.    

Por su parte, la directora general de Tráfico, María Seguí, si lo considera un enorme éxito. Seguí ha aclarado que según estudios realizados por la DGT, la puesta en marcha del carné por puntos ha contribuido entre un 10 y un 14 % a la reducción de ese 62% en el número de muertos por el tráfico. Para Seguí, este dato "es un enorme éxito porque hay pocas medidas que tengan tanto impacto positivo", y recuerda que, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de este año, el 69% de los españoles opinan que la medida del carné por puntos es buena o muy buena.

Por el contrario, para la asociación de defensa de los conductores, Dvuelta, la nota que se debe dar al carné por puntos en España es la de un suspenso. Esta asociación basa su apreciación en que según las cifras oficiales de la DGT, la siniestralidad española se mantiene en las mismas cifras que hace 10 años (en 2005 se produjeron 91.187 accidentes con víctimas en España y en 2014, último dato oficial, fueron 91.570 los accidentes).

Según el Departamento de Seguridad Vial de Dvuelta, jamás una política de seguridad vial basada en la represión logrará, por sí misma, y a medio plazo, una reducción de los muertos en carretera. A la DGT se le agota el modelo represivo, como viene denunciando Dvuelta desde hace dos años. Además, destaca Dvuelta, si lo que se pretendía era “sacar a los malos conductores de la carretera” (drogas, alcohol, actitudes temerarias) el carné por puntos les regaló un sistema más laxo y tolerante que el precedente. Antes, cuando se daba positivo por alcohol o drogas se retiraba el carné de tres a seis meses de forma inmediata y ahora se pierden puntos, que se pueden recuperar previo pago del correspondiente curso.

Lo que si es un dato importante es que un 75% de los conductores españoles no han perdido ni un solo punto en estos diez años de vigencia de este carné. Y que en el otro lado de la balanza, a 214.150 conductores, aproximadamente el 1% del total, se les ha declarado la pérdida de vigencia de su carné por agotar los puntos, de ellos a 8.759 en dos ocasiones y a 219 tres veces o más. Y el número de víctimas mortales consecuencia del tráfico se ha reducido en un 62% en ese periodo de tiempo. 

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios