Madrid es una referencia del 'carsharing' eléctrico

El Ayuntamiento de Madrid ha tenido la visión de futuro necesaria para no poner trabas a unos servicios que mejoran la movilidad y ayudan a que los niveles de contaminación desciendan

Foto: Nuevo servicio Emov.
Nuevo servicio Emov.

Madrid se está convirtiendo en un nuevo referente en el uso del vehículo eléctrico y compartido mediante los programas car2go, que lleva más de un año funcionando en la ciudad con un gran éxito, y con el recién llegado servicio Emov, puesto en marcha por el grupo francés PSA en colaboración con la empresa EYSA. Además, pronto Uber ofrecerá un sistema de vehículo eléctrico de lujo con los Tesla Model S, y todavía quedan algunos proyectos que se están fraguando en este mismo camino. De momento ya hay 500 vehículos smart de car2go y otras 500 unidades de Citroën C-Zero de Emov circulando por las calles de Madrid.

Sin duda el equipo de gobierno del ayuntamiento ha tenido la visión de futuro necesaria para no poner trabas a unos servicios que mejoran la movilidad y que, sobre todo, permiten una notable reducción de la contaminación. Por el contrario, en Barcelona todavía no funcionan este tipo de servicios por las trabas burocráticas que se le imponen.

El Ayuntamiento de Madrid ha hecho más cosas positivas por la movilidad urbana, como es la incorporación a la flota de autobuses de nuevos vehículos movidos por gas natural y que sitúan a Madrid como un referente también en este sentido. Esta es una política que ya el anterior equipo de gobierno apoyó con mucha fuerza. E igualmente la puesta en marcha de un proyecto para incorporar 110 vehículos 100% eléctricos Nissan Leaf en la flota de taxis de Madrid.

Pero además de aprobar, de dar el visto bueno a nuevo proyectos, de no poner trabas, el ayuntamiento debe empezar a pensar en cómo solucionar las necesidades de puntos de recarga que este incremento de la flota de vehículos eléctricos que se mueven cada día por la ciudad va a suponer.

car2go lleva más de un año implantado en Madrid.
car2go lleva más de un año implantado en Madrid.

La semana pasada, en el programa de Carlos Herrera en la COPE, una especialista en temas energéticos comentaba que si las previsiones de crecimiento del vehículo eléctrico se cumplen, en el año 2050 harían falta 26 nuevas centrales nucleares en Europa para abastecer las necesidades de recarga de los coches eléctricos. Esto no significa que haya que abrir todas esas nuevas centrales, pero sí que hará la falta la energía equivalente a la producida por esas centrales para que no se colapse el sistema eléctrico europeo.

El coche eléctrico crece y crece sin parar, y aunque de momento las cifras son muy pequeñas respecto a las ventas de vehículos movidos por combustibles derivados del petróleo, esto pronto va a cambiar. Poco a poco la Fórmula 1, la categoría reina del automovilismo, pierde parte de su protagonismo a favor de la Fórmula E de coches eléctricos, y va a haber un coche español disputando el Dakar movido solo por electricidad, el vehículo de Acciona.

Se avecinan cambios muy importantes que deben analizarse con una gran proyección de futuro. Madrid ha abierto la veda al coche eléctrico y al 'carsharing', y creo que es una gran noticia, pero hay que pensar todos los aspectos que conlleva este cambio tan radical: cómo se van a recargar todos esos coches, cómo va a afectar al resto de usuarios la presencia de estos vehículos y cómo les va a afectar a los taxistas, que pagan religiosamente sus impuestos y que se ven desplazados por estas nuevas tecnologías.
Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios