Las fábricas españolas de automóviles, a la última moda

La industria española del automóvil está muy fuerte y es la envidia de toda Europa. Y ahora los es aún mucho más por hacer coches cada día más buscados por los compradores

Foto: Inicio de producción del Opel Crossland X en Figueruelas (Zaragoza). (EFE)
Inicio de producción del Opel Crossland X en Figueruelas (Zaragoza). (EFE)

En los últimos años se han adjudicado importantes nuevos modelos de coches a la industria española, algunos de los cuales se integran en el segmento más de moda en estos momentos, el de los todocamino pequeños o los llamados SUV-B. En el mercado europeo en los últimos meses las ventas de este tipo de vehículos no hace más que crecer con mucha fuerza.

Esto es así desde hace años: la industria española del automóvil está muy fuerte y es la envidia de toda Europa. Y ahora los es aún mucho más por hacer coches cada día más buscados por los compradores. Ahora, las expectativas de la industria de automoción son aún mejores que hace unos meses.

En este momento ya son cuatro los modelos fabricados en España que se integran en este segmento, siendo el más veterano de todos ellos el Captur. Este modelo de Renault que se fabrica en exclusiva mundial en la planta de Valladolid y que se exporta en estos momentos a casi 100 países de todo el mundo, es una referencia para este tipo de vehículos.

Lo importante es que desde mediados del pasado año ya se fabrica otro modelo que se integra plenamente en este segmento, el Opel Mokka X, que se construye en la planta de producción de Opel en Figueruelas. De esta misma planta sale desde hace unas semanas un nuevo modelo aún más pequeño que el Mokka X, denominado Crossland X, pero también integrado en el segmento todocamino por debajo del compacto.

Por si todo esto fuera poco, el acuerdo de PSA para adquirir la marca Opel, cuyas negociaciones están funcionando a buen ritmo y que deberían culminar antes de final de año con la integración definitiva de Opel en el grupo PSA, también ha sido una buena noticia para la industria española. Y es que también en Figueruelas se hace el Citroën C3 Aircross, un modelo que comparte plataforma con el Opel Crossland X. Y todavía hay un modelo más del que les hablaremos mañana en la sección de Motor. Se llama Seat Arona, y es una versión de tipo todocamino basada en el nuevo Seat Ibiza.

Está muy claro que la industria europea del automóvil, y con ello también la española, atraviesa un muy buen momento. Pero no es momento de autocomplacencia, también hay muchas incertidumbres en torno a su futuro cuando se llegue al fin de ciclo de estos modelos y sean sustituidos por vehículos que probablemente serán eléctricos o híbridos enchufables.

En la fábrica de PSA en Villaverde trabajan 1.446 personas
En la fábrica de PSA en Villaverde trabajan 1.446 personas

Evolución del coche eléctrico

Aunque va más lento de lo previsto, el desarrollo del coche eléctrico marca, sin duda, el futuro de la industria automovilística. Cada día se van a hacer más coches movidos solo por electricidad. Los fabricantes empiezan a preparar su futuro con estas nuevas premisas del coche 100% eléctrico: un vehículo más sencillo de construir, que emplea nuevos materiales, que depende mucho de las baterías… Son modelos que poco a poco ya empiezan a funcionar en mercados como el noruego, el holandés o el norteamericano.

La industria española ha sabido adaptarse muy bien a los cambios en el sector y mantenerse como el segundo fabricante europeo de automóviles solo por detrás de Alemania. Para ello ha tenido que adaptarse, fabricando algunos de los coches más buscados en el mercado actual. Sin embargo, de cara a la nueva tendencia del sector del automóvil, la del vehículo eléctrico, hay que implementar muchos cambios importantes, los suministradores necesitarán adaptarse y hacer numerosos cambios en sus procesos productivos y, sobre todo, habrá que buscar nuevas empresas que puedan cubrir las necesidades de esta nueva industria.

El tren del coche eléctrico no se puede perder, hay que apoyar a la industria para acometer todos estos cambios tan importantes. También hay que ayudar a que el cambio en el concepto del coche nuevo venga apoyado con las infraestructuras necesarias para que el coche eléctrico también pueda vender se en España. De lo contrario, los nuevos modelos se fabricarán en otros países y España perderá la fortaleza de su primera industria exportadora.

Automaníacos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios