Por qué si hemos matado el diésel las emisiones de CO2 siguen subiendo

Los coches diésel con más de diez años son muy contaminantes, no hay duda. Pero los vehículos diésel de última generación son mejores que los de gasolina, o igual de contaminantes

Foto: A las opciones clásicas de diesel o gasolina hay que sumar las de GNC, GLP, híbrido enchufable, eléctrico y los de hidrógeno.
A las opciones clásicas de diesel o gasolina hay que sumar las de GNC, GLP, híbrido enchufable, eléctrico y los de hidrógeno.

Las ventas de vehículos diésel caen mes tras mes, consecuencia de la persecución que sufre este tipo de motorización por parte de las grandes ciudades. “Es una señal para facilitar un proceso de adaptación rápido”, según la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Pero de momento, lo que se está logrando es que las emisiones de CO2 suban en España y en toda Europa. Pero también que los gobiernos ingresen más por los impuestos de las gasolinas y que los ciudadanos paguen más caros sus desplazamientos.

Los coches diésel con más de diez años son muy contaminantes, no hay duda. Pero los vehículos diésel de última generación son mejores que los de gasolina, o al menos igual de contaminantes. No es una tecnología muerta puesto que varios fabricantes importantes han puesto en marcha nuevos sistemas “mild hybrid” para hacer que los vehículos diésel de última generación tengan su etiqueta “ECO” de la DGT. Y Mercedes, Audi o el Grupo Hyundai no se van a equivocar en una decisión como esta. Pero parece que eso no le importa a nadie y continúan con la persecución al coche de gasóleo.

La ministra habla de un proceso de “adaptación rápido”, pero ese proceso requiere tomar alguna decisión importante además de que las alcaldesas de las grandes ciudades españolas hayan decidido cargarse el coche diésel. Hay nuevas tecnologías que permiten hacer coches menos contaminantes, pero eso pasa porque haya un aumento de las infraestructuras y decisiones útiles y bien pensadas.

Hay cinco tecnologías diferentes mejores que la gasolina, gas natural comprimido, GLP, hibrido enchufable y eléctrico, además del hidrógeno. Cualquiera de todas ellas es mejor que cambiar un coche diésel nuevo por uno de gasolina, que emite hasta un 30 % más CO2 por cada kilómetro recorrido. Todas esas tecnologías alternativas son mejores que la gasolina pero, quizá para no complicarse mucho, el discurso del Gobierno actual solo pasa por el coche eléctrico. O quizá por una cuestión económica, ya que los gasolina consumen más carburante y además es el combustible que más porcentaje de impuestos incluye en su precio final.

Los últimos diesel tienen etiqueta ECO.
Los últimos diesel tienen etiqueta ECO.

Los puntos de recarga de gas natural comprimido de uso público eran 50 al empezar el año y lo previsto es acabar 2018 con cerca de 100 puntos. Una tecnología que se apoya bastante poco, pese a ser una buena alternativa. Y lo mismo ocurre con el GLP, del que hay aproximadamente unos 700 puntos de recarga. Pero sin duda la clave está en los puntos de recarga para el coche eléctrico, que es lo que realmente “apoya muy fuerte” el Gobierno de España.

En estos momentos hay cerca de 5.000 puntos donde poder enchufar un coche eléctrico en España, aproximadamente una cuarta parte de los 20.000 que hay en la ciudad de París. En Francia suben las ventas de coches eléctricos, pero en España se han vendido en el mes de noviembre 623 coches eléctricos, de los 91.000 coches nuevos matriculados ese mes. Los dos modelos eléctricos más vendidos en el mercado español son el Nissan Leaf y el Renault Zoe, pero ninguno llega a las 200 unidades en un mes.

Difícil decisión

Los ciudadanos se enfrentan a un difícil dilema cuando tienen que decidir qué tipo de coche deben comprar. Por una parte pueden pensar que por coste es mejor adquirir un coche de gasóleo, que ahora ya no son más contaminantes que los de gasolina, pero con los continuos anuncios en contra de este carburante buscan alguna otra opción.

Si piensan en un coche de gas natural o de GLP, deciden no comprarlo por la escasa infraestructura para su repostaje. Y si miran un vehículo eléctrico, entre que es mucho más caro, hasta el doble que un equivalente de gasolina como ocurre en el caso del Hyundai Kona, y que casi no hay puntos de recarga públicos….

España, y Europa apuestan por la descarbonización, pero de momento lo único que se ha conseguido con la guerra a los diésel y el aumento de las ventas de coches de gasolina es que suban las emisiones de CO2. Según un informe elaborado por JATO Dynamics, una consultora especializada en el sector de automoción, las emisiones de los coches nuevos matriculados en 2017 en Europa han aumentado por primera vez desde hace 10 años. Las ventas de coches diésel cayeron un 11,9% en Europa en 2017, mientras que las de gasolina subieron un 10,9%, y un coche de gasolina emite hasta un 30% más CO2 que uno diésel equivalente.

Hay que buscar soluciones rápido, que sean reales y utilizables ahora, y no hablar del coche eléctrico en el año 2040 como la panacea. Los coches que se venden ahora van a estar diez, doce o quince años en uso y al ritmo que vamos las emisiones de CO2 van a seguir subiendo mucho en los próximos años. La anunciada descarbonización europea, y la española también, es como todo lo que tocan los políticos, una quimera.

Un buen ejemplo de cómo se hacen las cosas en España es que nuestros representantes están presionando a la UE para que imponga unos límites aún más ambiciosos para la reducción de las emisiones de CO2, pero lo más curioso es que España es el país de Europa que menos cumple con los actuales límites y donde más aumentan las emisiones de CO2.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios