Qué es el plan Moves y cómo te afecta (por tu dinero) si compras un coche eléctrico

El Gobierno aprobó la pasada semana la distribución territorial del Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves). Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid

Foto: Las empresas de alquiler de bicicletas también son beneficiarias del Plan Moves.
Las empresas de alquiler de bicicletas también son beneficiarias del Plan Moves.

El Gobierno aprobó la pasada semana la distribución territorial del Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves). Andalucía, Cataluña y la Comunidad de Madrid serán las comunidades autónomas que recibirán una mayor dotación en este plan de apoyo a los vehículos cero emisiones. De los 45 millones de euros presupuestados, Andalucía recibirá 8,09 millones; 7,3 millones Cataluña y 6,28 millones la Comunidad de Madrid, según el Real Decreto aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) y del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

El Programa Moves está dirigido a incentivar la compra de vehículos alternativos, la instalación de infraestructuras de recarga para estos vehículos eléctricos, el desarrollo de incentivos para implantar sistemas de préstamos de bicicletas eléctricas y la implantación de medidas recogidas en planes de transporte a los centros de trabajo. Pueden ser beneficiarios de las ayudas del Moves profesionales autónomos, personas físicas, comunidades de propietarios, empresas privadas, entidades locales y las entidades públicas vinculadas a ellas, así como las administraciones de las comunidades autónomas y otras entidades públicas de la Administración General del Estado.

Este programa Moves va a repartir un total de 45 millones de euros entre los beneficiarios, una cifra que parece bastante limitada para la cantidad de posibles beneficiarios que tiene. También hay que tener en cuenta que es una partida presupuestaria de 2018 que no se llegó a emplear el pasado año.

Estas ayudas son como un cajón de sastre, en el que cabe todo. Porque no son solo coches, sino que también estas ayudas se emplean para motos y scooter, furgonetas, camiones y autobuses. Incluso se pueden sumar a este programa los vehículos movidos con gas natural, pero solo en el caso de furgonetas y camiones, porque en este caso no hay suficiente oferta de vehículos eléctricos.

Tampoco son solo para la compra de vehículos sino que una parte va destinada a la instalación de infraestructuras y para la puesta en marcha de nuevos proyectos para reducir las emisiones de CO2, incluyendo servicios de alquiler de bicicletas eléctricas. También deben servir para que las empresas pongan sistemas de transporte para sus trabajadores. Son unas ayudas que sirven, en principio, para casi todo, pero que son tan complicadas que un posible usuario no sabrá qué hacer para conseguirlas.

El Ejecutivo ha tomado como referencia para el reparto de estas ayudas por Comunidades Autónomas el padrón municipal del Instituto Nacional de Estadística. Es una forma curiosa de repartir estas ayudas, ya que las ventas de coches eléctricos se acumulan en Madrid, sobre todo, y en Barcelona. En el mes de febrero el 56 % de los coches eléctricos vendidos en España fueron matriculados en Madrid. Sin embargo, por el importe de las ayudas esta comunidad es la tercera. En Andalucía, donde se vendieron 55 coches en febrero será la que tendrá más ayudas (en Madrid fueron 805 coches). Tampoco son iguales las necesidades para electrificar Madrid o Barcelona que otras ciudades más pequeñas y menos contaminadas.

Poco claro

La diferencia entre este Plan Moves y los Planes PIVE, que durante años han contribuido a reducir la edad del parque automovilístico español, es que mientras que estos últimos eran muy claros, el Moves es muy complicado y con un escaso presupuesto. En el Plan PIVE, era la misma ayuda para todos los usuarios y con una importante dotación, reservada exclusivamente a clientes particulares.

En el caso del Moves es un plan para ayudar sobre todo a las empresas. Por un lado, unas para hacer instalaciones de enchufes y otras para poner en marcha proyectos de "carsharing" y "motosharing". Incluso las administraciones de las Comunidades Autónomas. El reparto por Comunidades, por tipos de vehículo, por tipo de combustible o la parte proporcional para los instaladores, no ayuda a que un usuario pueda dar el salto hacia un vehículo cero emisiones. En este plan Moves la transparencia brilla por su ausencia.

Automaníacos

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios