¿Comprar un coche eléctrico? "El mundo cambia con tu ejemplo, no con tu opinión"

En una gasolinera he visto hace unos días una pintada que me parece genial y que explica muy bien lo que está sucediendo, al menos en

Foto: Esta es la pintada en una gasolinera de la zona norte de Madrid.
Esta es la pintada en una gasolinera de la zona norte de Madrid.

En una gasolinera he visto hace unos días una pintada que me parece genial y que explica muy bien lo que está sucediendo, al menos en España, con el cambio climático, con el coche eléctrico o con las nuevas tecnologías. La pintada dice: "El mundo cambia con tu ejemplo, no con tu opinión". Y creo que define perfectamente nuestra situación actual: muchas palabras y muy pocas acciones.

Todo el mundo está a favor de la lucha contra el cambio climático, o al menos la mayoría de los ciudadanos. Pero lo que realmente hace falta es hacer cosas para reducir las emisiones, mejorar la sostenibilidad de nuestro planeta o rebajar la contaminación. Hay que dar ejemplo, hay que hacer cosas y no explicar lo que tienen que hacer los demás. Hay que usar más el transporte público, hay que viajar menos en avión, hay que bajar la temperatura de nuestra calefacción, usar menos plásticos...

España lleva años 'apostando' por el coche eléctrico. Desde aquellas famosas declaraciones de Miguel Sebastián, entonces ministro de Industria de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando vaticinó un millón de coches eléctricos en España en 2020... y de momento vamos por poco más de 30.000. No es que haya habido un error de cálculo, que podría ser humano. Lo que ha pasado, con los diferentes gobiernos desde entonces, es que no se ha hecho absolutamente nada por fomentar el coche eléctrico.

Todo el mundo está a favor de la lucha contra el cambio climático, pero lo que realmente hace falta es hacer cosas para reducir las emisiones

Esta manera de actuar contrasta con la que está pasando en Alemania. Hace dos semanas estuve en la puesta en marcha de la producción del Volkswagen ID.3, la gran apuesta por la electrificación del grupo alemán. Y allí estaba Angela Merkel haciendo un anuncio muy importante: una inversión de 3.500 millones de euros para que en 2030 haya un millón de puntos de recarga pública para los vehículos eléctricos en Alemania. Hay que cambiar las cosas dando ejemplo y no hablando y prohibiendo.

Al mismo tiempo, la canciller alemana ha reclamado que Europa debe tener más protagonismo en la producción de baterías para vehículos eléctricos. Un paso imprescindible para evitar que la industria del automóvil esté dominada por los fabricantes asiáticos que han centrado su futuro, desde hace años, en la electrificación de sus vehículos.

Angela Merkel junto a los máximos responsables del Grupo Volkswagen en la puesta en marcha de la producción del ID.3.
Angela Merkel junto a los máximos responsables del Grupo Volkswagen en la puesta en marcha de la producción del ID.3.

Merkel, en su discurso en la fábrica de Zwickau, destacó que se deben impulsar políticas que ayuden al despliegue de la infraestructura de recarga para hacer de la movilidad eléctrica una realidad. Y se atrevió a hacer una previsión sobre la evolución de la electrificación en Alemania, al señalar que en 2030 habrá entre siete y diez millones de vehículos eléctricos. Según las estimaciones de los expertos alemanes, para poder gestionar bien un parque así harían falta un millón de puntos de recarga públicos. Y eso es lo que va a poner en marcha el gobierno alemán.

Desgraciadamente, en España somos más de hablar mucho, de comentar en el bar o de hacer declaraciones grandilocuentes en el caso de nuestros políticos. Pero nada más. Las fábricas españolas han conseguido la asignación de varios modelos eléctricos, lo que supone un gran paso adelante para este sector industrial. Pero no ha sido por medidas concretas del Gobierno. Cada día mejora la infraestructura de recarga de coches eléctricos, pero no es por un apoyo oficial, sino por el empuje de la empresa privada. Son las decisiones de Endesa, Iberdrola y demás compañías eléctricas que están haciendo una inversión, de momento ruinosa, para apoyar esta electrificación.

Y si hablamos de apoyos a la compra de un coche eléctrico, la situación en España es aún más penosa. El actual plan Moves, o Movea, o como se llame, es un fracaso. En marzo de 2017, el Gobierno de Mariano Rajoy anunció una partida de 60 millones de euros para ayudas a la compra y a la instalación de infraestructuras. Esas ayudas no se usaron en 2017 ni tampoco en 2018. Cuando por fin se puso en marcha, en junio de 2019, eran tan oscuras y con unas condiciones tan difíciles de cumplir que de momento queda la mitad de esa partida por gastar. Y los coches eléctricos siguen siendo menos del 1% del mercado.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios