Por qué no dejan en paz al coche o los datos que dejan en entredicho a los aviones

Se limita el uso del coche, pero no se toman medidas concretas para limitar el uso de aviones o barcos, los que más contaminan

Foto: La producción de automóviles en España ha mejorado en los últimos 4 meses por el aumento de ventas en los mercados europeos.
La producción de automóviles en España ha mejorado en los últimos 4 meses por el aumento de ventas en los mercados europeos.

Ya entramos en el último mes del año y parece que el pesimismo en torno al sector industrial del automóvil se diluye tras los últimos datos. La producción de coches en las plantas españolas aumentó en octubre por cuarto mes consecutivo, lo que ha llevado a que la fabricación acumulada en los diez primeros meses del año ya solo pierda un 0,8% respecto a los datos de 2018. Sin duda, son buenas cifras para un sector industrial clave para la economía española.

La clave está en el crecimiento de las ventas en los principales mercados europeos, pero también a la llegada de nuevos modelos que han vuelto a relanzar a esta industria y a la de componentes del sector de automoción, tan importantes para la economía española. Pero todavía queda mucho por hacer, en muchos aspectos, porque no hay que olvidar que la balanza comercial del sector, según los últimos datos oficiales a fecha de septiembre, ha perdido un 33% del superávit respecto a las cifras de 2018.

Los datos del mes de octubre han sido realmente buenos, con un crecimiento de casi el 10% respecto a octubre de 2018, al fabricarse un total de 270.070 vehículos. Y si hablamos del conjunto del año, hasta septiembre la reducción de la producción era de un 2% y solo un mes después este descenso se ha reducido hasta el 0,8%. En los diez primeros meses del año España ha fabricado 2,39 millones de unidades.

Entre los diez coches más vendidos en el mercado europeo hay dos modelos 'made in Spain' que además se fabrican en exclusiva para los mercados del Viejo Continente: el Volkswagen Polo y el Renault Captur. En 2019 han llegado modelos importantes a nuestras fábricas, como el renovado Captur o el Volkswagen T-Cross, el todocamino pequeño basado en el Polo, que también se fabrica en Landaben (Navarra).

Otro modelo muy importante que llega ahora a las fábricas españolas es el Peugeot 2008, el modelo todocamino pequeño de la marca francesa, que se fabrica por primera vez en la planta del grupo PSA en Vigo. Con ello, en los 10 primeros meses del año se han exportado 1,95 millones de vehículos fabricados en España con destino, básicamente, a los principales mercados europeos.

Los coches eléctricos

Pero sobre todo hay un importante cambio de tendencia en cuanto a la producción de coches en España. De la mano del grupo PSA están llegando modelos electrificados, como el propio Peugeot 2008, que tiene una versión 100% eléctrica igualmente fabricada en la planta de Vigo, o el Opel Corsa, con su variante 100% eléctrica fabricada en la planta de Figueruelas. En 2020, el grupo PSA comenzará a ensamblar conjuntos de baterías, sin duda el elemento clave de los vehículos electrificados, en España. Renault fabricará pronto una variante híbrida enchufable del Captur, y se fabrican versiones eléctricas de furgonetas.

Hace unos meses todo apuntaba bastante mal para el sector industrial del automóvil en España, pero con el paso del tiempo la situación empieza a aclararse, aunque todavía hay mucho trabajo por delante. Ahora llegan nuevos nubarrones con la declaración de la emergencia climática realizada por la Unión Europea.

En julio se batió varios días el récord de número de vuelos operados en un día, con una cifra de 230.000 vuelos. (Reuters)
En julio se batió varios días el récord de número de vuelos operados en un día, con una cifra de 230.000 vuelos. (Reuters)

Esta situación debería hacer que los gobiernos europeos tomen decisiones para que todo funcione, para reducir las emisiones, pero deben quitarse de la cabeza que lo único que crea problemas sobre contaminación y cambio climático en Europa, y en el mundo, son los automóviles. Europa está dispuesta a ser el estandarte de la lucha contra el cambio climático a nivel mundial, pero solo el 9% de las emisiones de CO2 en el mundo proviene de Europa.

Desde Bruselas se dan órdenes muy estrictas para reducir la contaminación de los coches y vehículos industriales, una reducción de hasta un 40% entre 2020 y 2030. Eso supone un sobrecoste muy alto para los ciudadanos y poner en peligro la industria europea del automóvil, un pilar clave de la economía europea. Pero conviene recordar que esa reducción supone menos del 1% de las emisiones de CO2 en el mundo.

Más y más vuelos

Por el contrario, solo se fijan algunas directrices para reducir las plantas de producción de electricidad que queman carbón, gasoil o gas natural. Tampoco se toman medidas concretas para limitar el uso de aviones o barcos, los que más contaminan. Y solo un dato, que merece la pena recordar: en julio se batió varios días el récord de número de vuelos operados en un día, con una cifra de 230.000 vuelos. Y dentro de este dato, brutal, también destaca que en un momento concreto llegó a haber 30.000 vuelos en el aire al mismo tiempo. Y todos ellos emitiendo toneladas y toneladas de CO2.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios