Por qué el nombramiento de Reyes Maroto es bueno para la industria del automóvil

El Gobierno en funciones ha tenido una complicada situación en torno al automóvil el pasado año por la oposición entre dos de las ministras implicadas con el sector como son Reyes Maroto y Teresa Ribera

Foto: La Ministra Reyes Maroto en una conferencia de prensa. (EFE)
La Ministra Reyes Maroto en una conferencia de prensa. (EFE)

España ya tiene un Gobierno tras el acuerdo entre el PSOE de Pedro Sánchez y Unidas Podemos capitaneado por Pablo Iglesias, un ejecutivo que tiene el mayor número de ministerios, 22, y hasta 4 vicepresidencias. Un Gobierno que desde el sector de automoción se ha valorado positivamente tras su anuncio oficial por diferentes aspectos pero sobre todo por dos puntos destacados: la continuidad de Reyes Maroto al frente de la cartera de Industria y el refuerzo para la cartera de Transición Ecológica, muy importante para el futuro de nuestra sociedad, pero también para el del sector.

El Gobierno en funciones ha tenido una complicada situación en torno al automóvil el pasado año por la oposición entre dos de las ministras implicadas con el sector como son Reyes Maroto y Teresa Ribera. Mientras la primera defendía los puntos básicos de la industria del automóvil, el mantenimiento de los motores térmicos y de todas las nuevas tecnologías (híbridos, gas natural, GLP), la segunda optó por demonizar los motores diésel desde el principio y apostar exclusivamente por el coche eléctrico.

El papel de Maroto fue vital para el mantenimiento de la industria del automóvil como un sector industrial clave para el futuro de España. En la anterior legislatura se tuvieron en cuenta las aportaciones y la importancia de toda la cadena de valor de la industria de automoción. Ribera, en ese tiempo, lo único que hizo fue poner pegas al sector.

Pero ahora todo puede cambiar muy positivamente por un detalle importante: antes el ministerio de Transición Ecológica no era más que una cartera casi sin contenido, más allá de "redactar" un ambicioso plan de futuro, que nos posicionaba a la vanguardia europea, aunque sin opciones de hacerlo viable por su coste económico.

Ahora, con su vicepresidencia, Ribera si tiene posibilidad de hacer muchas cosas positivas para lograr un futuro más limpio para España. Pero ojo, esto no es solo aplicable a la movilidad y a los coches, también al transporte por carretera, a la producción de electricidad, a la industria, a la producción de cemento o a los barcos.

Cada día se presentan nuevos automóviles electrificados, todos los fabricantes apuestan a tope por el coche eléctrico y el Ejecutivo también tiene que hacer una apuesta de verdad, apoyar la compra de coches eléctricos y la infraestructura de recarga que son los dos puntos claros por los que los usuarios, de momento, siguen sin comprar un coche eléctrico.

Y también hacer una importante campaña divulgativa para quitar los miedos a muchos potenciales clientes del coche eléctrico. Es decir, no hablar de que el coche diésel es malo, sino que el coche de gas natural o de GLP es mejor, que los híbridos son un importante paso adelante y que, sobre todo, lo mejor por el momento es el coche eléctrico... a la espera de la llegada del coche de hidrógeno.

En las grandes ciudades españolas, y es algo que ocurre en muchas ciudades de todo el mundo, hay demasiados coches particulares en circulación. Además, cada día viven más personas en las grandes ciudades con lo que el problema se va agravando año tras año. La única solución es aplicar medidas para que los ciudadanos decidan dejar el coche particular en su casa cada día y se desplacen dentro de la ciudad en transporte público.

Es una obviedad, pero lo que no parece tan sencillo de explicar es que para conseguirlo hay que invertir dinero en el transporte público. Si el Metro en Madrid desplaza cada día a más de dos millones de personas, lo que no se puede plantear es que se pretenda que lleve a cuatro millones sin aumentar el número de trenes y la plantilla. De lo contrario los viajeros irán muy mal y volverán a coger su coche particular.

Transporte público

Si se quiere reducir el uso del transporte privado hay que mejorar mucho el transporte público y si hay que buscar soluciones especiales de movilidad, pues se buscan. Si cada día se mueven cientos de miles de personas desde Pozuelo y Majadahonda hasta el entorno de Alcobendas, habrá que poner algún transporte público que una estos dos núcleos de una manera viable y no con un metro que tarda una hora y 15 minutos. O en tren de cercanías más de una hora. Ese mismo recorrido en coche, y sin atasco, son 20 minutos.

Por eso otro de los aspectos importantes de este nuevo Gobierno de Pedro Sánchez es que por fin la movilidad va a tener un asiento en el consejo de ministros. Y es que el que antes era ministerio de Fomento pasa a ser, desde ahora, el de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana.

Hay muchos signos positivos... solo hace falta que el nuevo Ejecutivo empiece de verdad a trabajar duro, a buscar soluciones y a ponernos en marcha después de años de un parón inasumible. Es decir, el trabajo duro que desde el primer día de su nombramiento ha hecho la ministra Reyes Maroto es lo que necesitamos ahora todos los ciudadanos y en todos los ministerios.

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios