Los fabricantes se unen para no pagar multas en Europa

Volvo es uno de los pocos fabricantes que cumplen ya con la estricta normativa de emisiones impuesta por la Unión Europea. Lo ha conseguido a pesar de no tener ni un solo coche 100 % eléctrico

Foto: El XC90 T8 fue el primer híbrido enchufable de la nueva era de Volvo.
El XC90 T8 fue el primer híbrido enchufable de la nueva era de Volvo.

Es curioso que Volvo, un fabricante de coches de lujo, grandes, potentes y muy bien equipados, es uno de los pocos fabricantes que cumplen ya con la estricta normativa de emisiones impuesta por la Unión Europea. Lo ha conseguido a pesar de no tener ni un solo coche 100 % eléctrico a la venta en el mercado europeo. Pero la base de este éxito está en tener una completa gama de vehículos híbridos enchufables y también, sobre todo, en venderlos.

La normativa que se aplica desde este año 2020 en Europa es que las marcas tienen que vender vehículos con una media de menos de 95 g/km de emisiones de CO2. El cálculo de estas emisiones se hace en base a todas y cada una de las unidades vendidas en el conjunto del mercado europeo. Por ello, el trabajo de los fabricantes no es solo hacer coches de bajas emisiones, sino que su trabajo más importante ahora es conseguir que los ciudadanos compren esos coches menos contaminantes.

Ese es el éxito de Volvo con su gama enchufable, modelos que se integran en la familia Recharge. En el año 2021 comenzará una nueva etapa en esta gama electrificada con el XC 40 Recharge 100 % eléctrico, cuyas ventas comenzarán en Europa en el primer trimestre de 2021. A partir de ahí, irán llegando nuevos modelos eléctricos puros. El objetivo es muy ambicioso en cuanto a reducción de emisiones de los coches Volvo. Un objetivo muy real porque no se basa solo en lanzar coches eléctricos, sino en venderlos.

Ahora llega una noticia importante en esta política de emisiones de Volvo: la marca sueca ha firmado un acuerdo de agrupación con Ford para compartir su excedente de reducción de emisiones. De esta manera, Ford podrá reducir su media de emisiones de coches vendidos en Europa gracias a este pacto con Volvo. Por su parte la firma sueca invertirá el beneficio de este acuerdo en nuevos proyectos de tecnologías verdes. Esta asociación con Ford está potencialmente abierta a otros fabricantes.

Al hacer el anuncio, el consejero delegado de Volvo Hakan Samuelsson ha destacado que "para Volvo Cars el futuro es eléctrico y estamos transformando nuestra empresa mediante acciones concretas. Me complace ver que estamos superando nuestros objetivos de reducción de CO2, lo que demuestra que nuestra estrategia es la adecuada para nuestro negocio pero también para el planeta".

Oferta enchufable

Volvo ha logrado en los primeros nueve meses del año que un 30 % de sus ventas en el mercado europeo sea de versiones híbridas enchufables, una cifra que se reduce hasta un 20 % en el mercado español, un dato también muy destacable. Además, Volvo ya tiene una segunda marca, una división premium centrada en China, denominada Polestar, cuyos modelos ya se comercializan en diferentes mercados y también en Europa aunque de forma más limitada.

Este ejemplo de Volvo demuestra cómo hacer bien las cosas, seguir vendiendo coches buenos, de buenas prestaciones y un elevado nivel de seguridad sin que por ello tengan que ser más contaminantes. Volvo ya cumple holgadamente con su límite de emisiones para el mercado europeo este año. Pero es que desde el próximo mes de enero comienza el despliegue de sus vehículos eléctricos puros, lo que reducirá aún más esta cifra.

Es un acuerdo similar al logrado hace ya más de un año entre Toyota y Suzuki, según el cual la marca Suzuki comercializaría en Europa vehículos fabricados por Toyota de bajas emisiones. Se trata del Suzuki Across, basado en el Toyota RAV4 híbrido enchufable y también el Suzuki Swace, que se basa en el Toyota Corolla de carrocería familiar. Esto permite a Suzuki reducir su cifra media de emisiones, mientras que la contrapartida para Toyota es comercializar modelos basados en los Suzuki en el mercado indio, lo que supone la entrada en un gran mercado mundial.

Fiat también firmó un acuerdo para emplear las emisiones cero de Tesla para reducir su nivel de emisiones en Europa. Por otra parte, y desde la llegada del coronavirus, algunos fabricantes y sus redes comerciales están automatriculando muchas unidades de vehículos electrificados con las que rebajar las cifras de emisiones.

Las multas para los fabricantes podrían llegar a ser muy importantes porque su cálculo se realiza multiplicando 95 euros por cada gramo de CO2 que sobrepase el límite específico de cada fabricante a su vez multiplicado por el número total de coches vendidos por la marca en ese año.

De ahí que los fabricantes se hayan puesto las pilas, y nunca mejor dicho, para cumplir esta normativa. Esto les obliga a un desarrollo acelerado de sus vehículos híbridos enchufables, que es lo que vive en este momento el mercado. Ya solo falta una cosa, más infraestructuras de recarga, más ayudas a la compra, puesto que los coches eléctricos pagan más impuestos que los más contaminantes. Y también más apoyo desde las instituciones españolas y europeas a este gran cambio, a esta revolución de la movilidad cero emisiones

Automaníacos
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios