Luces y sombras del nuevo Plan Moves III de ayuda al coche eléctrico
  1. Motor
  2. Automaníacos
Carlos Cancela

Automaníacos

Por

Luces y sombras del nuevo Plan Moves III de ayuda al coche eléctrico

Con un presupuesto de 400 millones de euros, ampliable hasta 800 si hay demanda y llega hasta los 7.000 euros

placeholder Foto: Al Moves III se podrán sumar los vehículos eléctricos e híbridos enchufables nuevos y los "kilómetros 0".
Al Moves III se podrán sumar los vehículos eléctricos e híbridos enchufables nuevos y los "kilómetros 0".

El pasado viernes el Gobierno presentaba a través de la vicepresidenta cuarta para la transición Ecológica, Teresa Ribera, un nuevo plan Moves, la tercera edición del plan de impulso al vehículo eléctrico, que tendrá una dotación de 400 millones de euros y que estará vigente hasta 2023. Un plan que tiene sus cosas buenas, sin duda, pero también algunas importantes lagunas.

El sector del automóvil lleva muchos meses demandando un apoyo real y sostenido para la implantación del vehículo eléctrico en España. Por una parte por el interés general de reducir las emisiones contaminantes provocadas por el transporte y la movilidad. Pero también para dar un refuerzo al sector industrial de la automoción, tan importante en España. Y permitir con ello que las plantas españolas de automóviles cambien de fabricar coches con motor de gasolina y diesel a vehículos eléctricos de cero emisiones o híbridos enchufables.

En este sentido, sin duda es bueno este anuncio del plan Moves que aunque inicialmente tendrá una dotación de 400 millones de euros, esta podría aumentar hasta los 800 millones si la demanda es suficiente para este incremento. También por el incremento de las ayudas respecto al Moves II, ya que ahora se llega hasta los 7.000 euros si se achatarra un coche a cambio. Con todo ello se da un apoyo importante al sector automoción español, un pilar importante de la economía que supone el 10 % del PIB.

Las diferentes asociaciones del sector de automoción, fabricantes, vendedores, concesionarios han valorado positivamente este anuncio. Incluso la asociación que engloba al sector de la motocicleta, Anesdor, valora positivamente que también las motos eléctricas estén incluidas en este plan de ayudas a la compra y a la ampliación de la infraestructura de recarga.

Eléctricos usados

Sin embargo, quedan lagunas importantes con respecto al enunciado del nuevo plan Moves III. Una de ellas es que se haya dejado fuera de este plan a los vehículos eléctricos usados. Eso supone una limitación para posibles usuarios que no pueden acceder a un coche nuevo eléctrico, más caro, pero que si podrían apuntarse a la electrificación comprando un coche de segunda mano eléctrico. Y eso ayudaría a reducir las emisiones.

Con ello también se facilitaría un mayor movimiento en el mercado del vehículo eléctrico, lo que aumentaría su demanda. Si un coche eléctrico usado, con dos o tres años, tuviera más demanda permitiría que clientes con un mayor poder adquisitivo, o empresas, pudieran cambiar los suyos por otros nuevos más rápido y vender los usados con un buen precio.

Lo que sí es muy positivo es que se podrán sumar a este plan los clientes de vehículos eléctricos kilómetro cero, coches automatriculados por los concesionarios, que de otra forma no tendrían ninguna salida frente a uno nuevo si desde ahora se va a poder contar con ayudas de hasta 7.000 euros.

Otro aspecto negativo es que pese a que ya se ha anunciado que el presupuesto inicial se podrá duplicar si hay demanda suficiente, el hecho de que la distribución de las ayudas sea gestionada por las comunidades autónomas supone un problema. El año pasado, el Plan Moves II, que todavía sigue en vigor, se anunció en junio pero en octubre la mayor parte de las comunidades todavía no lo no lo había implementado. Ahora, el Gobierno ha aprobado el plan Moves III y desde el sábado pasado ya se pueden apuntar a este plan los nuevos clientes de coches eléctricos o híbridos enchufables. Pero ahora hay que esperar a ver cuándo aprueban realmente las diferentes comunidades autónomas dicho plan.

Europa

Pero más allá de estas pequeñas limitaciones del nuevo plan Moves, el automóvil eléctrico y la revolución por la electrificación llega en un momento muy complicado para Europa. Los fabricantes integrados en ACEA han mantenido reuniones la pasada semana con la Comisión Europea advirtiendo que están abiertos a reducir aún más los límites de emisiones de CO2, pero siempre que haya una fuerte inversión en infraestructuras. Que haya redes de carga tanto eléctricas como incluso de hidrógeno es imprescindible para que el coche eléctrico pueda funcionar.

Por ello, la pregunta que queda en el aire es si realmente la Unión Europea, con la situación económica que vive en estos momentos, puede afrontar una inversión como ésta. El coche eléctrico no es competitivo en este momento frente a un coche diesel de última generación y de ahí que los gobiernos tengan que apoyar su compra con dinero público. La pregunta que cabe hacerse es si este momento tan complicado es el idóneo para pasar de un coche térmico que lleva 120 años funcionando para convertirse en uno cero emisiones.

Tras el anuncio hecho por Teresa Ribera también me queda una pequeña duda. Si con un plan de ayudas de 400 millones de euros, o de 800 millones en el mejor de los casos, se van a generar 40.000 puestos de trabajo y va a contribuir en unos 2.900 millones de euros al producto interior bruto, ¿por qué no se ha hecho antes un plan Moves III como llevan años haciendo Alemania, Francia, Reino Unido y el resto de países grandes de la Unión Europea?

Coches
El redactor recomienda