No se engañe: los Juegos Olímpicos son política

No se engañe: los Juegos Olímpicos son política

Por sus costes, falta de transparencia y privilegios, quizás en el futuro solo puedan albergarlos las dictaduras. Pero también las democracias disfrutan con su lucha de poder

Cuba: la dictadura que no necesita fingir que no lo es

Cuba: la dictadura que no necesita fingir que no lo es

Cuba no ha sentido siquiera la necesidad de adoptar la apariencia democrática que buscan otros países autoritarios. Es aún hoy cruel, ineficaz y, desde hace 30 años, además, anacrónica